miércoles, 17 de septiembre de 2014

En primera fila
                        ¡Hedor en nueva terminal!
                                              Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Pomposamente anunciado por el presidente Enrique Peña Nieto con ocasión de su reciente informe y profusamente difundido por los medios masivos de comunicación, la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se convirtió de la noche a la mañana en tema de moda y, como si se tratara de una “cortina de humo”, momentáneamente hizo olvidar el indignante tema de la reforma energética.
         No obstante, lejos de las porras o aumento de popularidad que esperaba el mandatario, el anuncio despertó una serie de dudas y suspicacias sobre eventuales “buitres” que buscarían aprovechar esa inusual inversión, que ronda por los 120 mil millones de pesos, entre los cuales desde un principio sonaba insistente y sospechosamente el nombre de un yerno de Carlos Slim.
         No bien se había anunciado el proyecto, cuando el Gobierno Federal, por conducto del titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, confirmó que el arquitecto británico Norman Foster y Fernando Romero, esposo de Soumaya Slim, hija de Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, habían “ganado” el contrato para diseñar el aeropuerto, que movilizaría 120 millones de pasajeros al año.
         En este sentido, el senador perredista Luis Sánchez Jiménez planteó la presencia de Ruiz Esparza ante el Senado para exponer dicho proyecto, en cuyo concurso participaron varios despachos, entre ellos el de Legorreta, Bernardo Gómez Pimienta, y Javier Sordo Madaleno Bringas, ya que la actual terminal es la segunda más usada en Latinoamérica, después del brasileño Guarulhos, en Sao Paulo.   
El nuevo aeropuerto, que contará con seis pistas -actualmente tiene dos- se establecerá en terrenos del Estado de México, en el municipio de Ecatepec, parte de Atenco y Texcoco, aunque existen serias dudas, una de ellas su verdadero impacto, ya que no está a discusión la necesidad de una mayor capacidad, así como la considerable inversión, que podría llegar hasta los 169 mil  millones de pesos y que beneficiaría a la zona oriente de la metrópoli, donde no existe inversión que permita desarrollar la industria.
        La economía de la zona se basa prácticamente en servicios, con muy poca industria, por lo que es apta como desarrollo económico, aunque la duda sobre el impacto es que no se inserta en un tema de desarrollo urbano integral, por lo que la pregunta es ¿Qué sucederá con los municipios aledaños?
        ¿Está prevista la construcción e infraestructura para que los municipios, vecinos al proyecto no sufran consecuencias? No se sabe, como tampoco quiénes promueven la especulación de terrenos en la parte aledaña a la construcción.
        Cuando Vicente Fox dio a conocer su proyecto fallido del aeropuerto, el metro cuadrado de tierra valía 100 pesos, o sea un millón de pesos por hectárea, tras lo cual se duplicó a 2 millones por hectárea, pero hoy, 10 años después, de acuerdo con Internet, el metro cuadrado en la zona vecina al nuevo proyecto cuesta 10 mil 500 pesos metro cuadrado.
        Y eso que se dice que el proyecto se desarrollará en terrenos federales, en una reserva federal, pero los servicios que generará un aeropuerto,  esto es hoteles, centros comerciales y todo lo que conlleva, estarán en la zona habitacional.
        En este sentido, aunque digan que no se tocarán las tierras de Atenco con las pistas, sí lo afectará el resto de las actividades, y de ahí que deberán pensar cómo ser incluyentes con los vecinos de la zona aledaña, y no sólo comprarles la tierra, antes a precios risibles, ahora, con gran especulación, porque algunos empresarios han ido a comprar por información “privilegiada” que se filtró o entregó a amigos y compadres.
        Otras grandes preguntas son ¿Cómo mitigar el impacto ambiental en la zona? ¿Cómo garantizar la transparencia en la toma de decisiones, por ejemplo, sobre las licitaciones en servicios auxiliares? ¿Cómo se licitarán éstos? ¿Cómo se garantiza la movilidad a determinada terminal?
        Asimismo, ¿Cómo resolver la movilidad de las zonas aledañas? ¿Cómo está planeado el proyecto dentro del programa de reordenamiento urbano de la zona metropolitana?
Son muchas las preguntas que obligan la presencia de la SCT ante el Congreso de la Unión, ya que si haber otorgado una primera licitación al jefe de la firma “FR-EE Fernando Romero Enterprise” provocó las más variadas sospechas, imagínese cómo serán los siguientes concursos, aunque esta firma haya diseñado el Museo Soumaya de la Ciudad de México, ya que se trata de una obra donde está parte de la colección personal de arte de Slim, quien controla el gigante mexicano de telecomunicaciones América Móvil.
Por cierto, el martes 9 de septiembre de 2014 los diputados acordaron que, en el marco del análisis del II Informe presidencial, comparezcan los siguientes titulares de dependencias federales ante comisiones:
Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, el 19 de septiembre; secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, 23 de septiembre, al igual que el de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal; el titular de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez, el 19.
Asimismo, comparecerían los titulares de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; Energía y Petróleos Mexicanos, Pedro Joaquín Coldwell y Emilio Lozoya Austin, respectivamente; de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor; de la Función Pública, Julián Alfonso Olivas Ugalde; de la Fiscalía General de la República, Jesús Murillo Karam; de Medio Ambiente y Recursos Naturales y Procuraduría Federal de Protección al Ambiente; Juan José Guerra Abud y Guillermo Haro Bélchez, respectivamente.
Finalmente, llamarán al de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld Federman; del IMMS, José Antonio González Anaya; ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada, y de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos, Benito Neme Sastré.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba2003@hotmail.com                                                    leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003