viernes, 20 de abril de 2018


¡Arde  panorama electoral de Q. Roo!


                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Al escandaloso reclamo-advertencia de los taxistas de Solidaridad al gobernador Carlos Joaquín González por el incumplimiento de promesas de campaña, se suma ahora la denuncia de los hombres del volante de Cancún, con lo que todo hace suponer que el mandatario habría perdido a los tradicionales aliados políticos de gobierno con miras a las reñidas elecciones de julio próximo.
Si bien los pro-joaquinistas han cuestionado, con justa razón, los gobiernos del PRI y del Verde y se preveía una avalancha de votos similar a la que hizo posible el ascenso de Carlos Joaquín a la gubernatura, lo cierto es que la falacia del inexistente “cambio” mudó el escenario electoral en todos los ámbitos.
En este sentido, al menos en el papel, Morena ha resultado el más beneficiado, ya que no existe voluntad de permitir el retorno del PRI a los primeros planos, pero tampoco conformidad con los candidatos de Carlos Joaquín, por lo que es más probable el voto diferenciado por la Presidencia de la República, senadores, diputados federales y alcaldes.
Así, excepto en el caso del sucesor de Peña Nieto, donde nadie dará un peso por el PRI, en Quintana Roo se votaría por los candidatos, NO por los partidos, de modo que, sin ser adivinos, puede Usted jurar que, contra los pronósticos iniciales, no habrá “efecto López Obrador”, sobre todo por la visible inconformidad de los propios “morenistas”.
Los problemas internos de este partido salieron a la luz pública desde la incorporación de ex priístas, la nominación de los posibles precandidatos, posteriormente con las nominaciones y concluyó con los métodos de selección y la asamblea que, de manera increíble, en el caso de Quintana Roo se realizó ¡en la capital de la República!
Lo único cierto es que, como se ha vuelto tradicional, el municipio más peleado, por la serie de circunstancias que le rodean -volumen de votos, recursos que implica su administración, destino turístico, etc.- es el de Benito Juárez, mejor conocido como Cancún, donde, irónicamente, por razones obvias, el único partido descartado para el triunfo es el Verde “Ecologista”.
El desastroso papel del alcalde Remberto Estrada Barba, sobre todo en materia de seguridad, donde las matanzas diarias es su sello principal, le anticipan una catastrófica participación a sus “seguidores”, créalo Usted, independientemente del tamaño de las “canastas” electorales que obsequie para enamorar al electorado.
A todo ello súmele la reciente nominación del cuestionado diputado federal del PRI con licencia, José Luis “Chanito” Toledo Medina, quien, tras renunciar al tricolor, buscará el retorno del PRD a la única presidencia municipal de Quintana Roo donde lo mismo ha gobernado el PAN que el PRI, el PRD o el Verde, éste último el peor de todos en su historia.
Sin embargo, el hombre tendrá en contra su abierta identificación con el ex gobernador priísta preso, Roberto Borge Angulo, quien luchó hasta el último momento para hacer candidato del PRI a la gubernatura de Quintana Roo al hombre que impulsó primero a la diputación local.
Finalmente, el también opaco ex gobernador priísta Félix González le ganó la partida con el fallido “destape” del ex alcalde priísta de Solidaridad, Mauricio Góngora Escalante, también preso por un millonario desvío de recursos del erario público, pero que primero perdió las elecciones ante el “aliancista” Carlos Joaquín.
Así las cosas, irónicamente, quien se perfila como principal enemigo de Toledo Medina es el perredista Emiliano Ramos Hernández, quien también aspiró a la candidatura de la coalición PAN-PRD-MC en Benito Juárez y desde un principio advirtió que sería un error histórico imponer a un personaje allegado al exgobernador Roberto Borge.
Esto ocurre sólo unos días antes de que los taxistas de Solidaridad anunciaran que le cobrarían en las urnas a Carlos Joaquín haberles mentido en que dejarían de ser la “caja chica”, dejar de vender más concesiones de placas de taxi para financiar campañas políticas y, por el contrario, haber vendido ya más de mil 300 concesiones.
Ahora resulta que también los taxistas de Cancún le dan las espaldas, denuncian graves irregularidades y también le reclaman haber incumplido su promesa de sacar las manos del reparto de placas ante un incondicional “Congreso del PAN” que avaló la iniciativa, pero hasta hoy no les cumplen.
En este sentido, según los inconformes, que hicieron circular un video por redes sociales, en el que denuncian que Carlos Joaquín inundó el Estado con placas de taxi, dicen que, con la falsificación de firma del ex gobernador Roberto Borge y el aval del entonces titular de la Secretaría de Infraestructura y Transportes (Sintra), Jorge Portilla, inundaron el mercado de placas.
El “modus operandi” habría sido el relleno de formatos de concesión con fechas de cuando gobernaba el mandatario preso y falsificaron la firma de éste, con lo que liberaban placas para favorecer a amigos y familiares del ahora Jefe del Ejecutivo y del propio Jorge Portilla.
Lo cierto es que el tema del sindicato de taxistas, cuyo principal reclamo es el inminente ingreso de Uber al servicio público de Quintana Roo, se ha convertido en una imparable merienda de negros por ese “monstruo” de mil cabezas que parió el propio gobierno priísta de Quintana Roo para asegurar un “clientelismo” electoral hoy fuera de control.
Habrá tiempo suficiente para referirse al tema, aunque basta anticipar el marcado interés por obtener una sola concesión, ya que podría costar entre 800 mil y hasta un millón de pesos en Solidaridad y Cozumel, aunque ha tenido un manejo tan político que, aunque parezca increíble, existen “taxistas” con más de 30 concesiones.
Por citar un ejemplo, es el caso de la ex diputada federal y ex secretaria de Gobierno, Sara Muza Simón, quien no sólo posee decenas de concesiones de placas, sino también concesiones de grúas. La política fungió como representante del gobierno de Quintana Roo en la Ciudad de México por encargo del entonces gobernador Félix González, aunque en 1999 buscó la candidatura del PRI a la gubernatura ante Joaquín Hendricks Díaz y Addy Joaquín Coldwell.
Hoy es décima regidora del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, pero seguramente sin problemas económicos…como la mayoría de los “grandes” políticos de Quintana Roo, por lo que habremos de tener mucho cuidado en las próximas elecciones.   

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 41 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales y publicar cuatro libros.
Titulado en la Universidad Autónoma de Yucatán como Licenciado en Derecho, cuenta con cuatro Diplomados en Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, y en Juicio de Amparo, así como con más de 15 Seminarios, Talleres y Cursos diversos. 

luancaba@hotmail.com                                                      
leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003