Ir al contenido principal

 ¡“Piedra Verde” en el zapato del Fiscal!

                                                     Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*

         No cabe duda de que ser mal visto por tener pésimos antecedentes, es tan peor como morderse los labios ante el trabajo de los subordinados, y esto se agrava cuando se está supeditado a tratar de tomar alguna medida y no saber a qué o quién enfrentarse.

Tal es el caso del Fiscal impuesto por la gobernadora Verde-Morenista Mara Lezama, es decir Raciel López Salazar, una de cuyas penas es no saber qué hacer o no poder hacer nada en relación con “su” administrador Rubén Sarif Ávalos Garnica, flamante recomendado nada más ni nada menos que del titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación -Verde, también-, Eugenio Segura Vázquez.

Verá Usted. Resulta que el funcionario, hijo, por cierto, de Fátima Garnica, quien fuera candidata a diputada por el Distrito VI, por el Partido Encuentro Social (PES) en elecciones pasadas, se negó a recibir los justificantes médicos de dos empleadas a las que no sólo acosa sexualmente, sino que las pretende correr por no acceder a sus pretensiones sexuales,

Hermano, a su vez, de la “auxiliar del Ministerio Público”, Fátima Yamile Ávalos, quien figuró en la planilla del propio PES al Ayuntamiento de Benito Juárez en las elecciones de 2018, para convertirse en primera regidora por el mismo partido en el que milita su madre, fue escolta del ex vicefiscal de la Zona Norte, Carlos Maya Girón.

Por si fuera poco, Ávalos Garnica, según la página de La palabra del Caribe, aparece acusado de otras irregularidades más “bellas”, como pactar con crimínales, extorsionar a madres buscadoras y desaparecer carpetas de investigación en contra de sus familiares por diversos delitos.

Curiosamente, ignoramos si es falta de información de Mara Lezama o de su súbdito Segura Vázquez -o de ambos-, pero las “hazañas” de nuestro personaje no son nada nuevas, ya que, en septiembre de 2020, agentes de la policía de investigación de la Fiscalía denunciaron al entonces titular de la dependencia, Oscar Montes de Oca Rosales y al director de Administración y Planeación, César Octavio Ayerdi Hernández, por discriminación, abuso de autoridad, uso ilícito de atribuciones y facultades del servicio público, ejercicio abusivo de funciones, tráfico de influencias y/o lo que resulte.

Entre los hechos que denunciaron está que diversas personas contratadas en la Fiscalía percibían sueldos mayores a los aprobados en el presupuesto de egresos 2020 para la Fiscalía, entre ellos Jéssica Saraí Ramírez Lozano, quien, como agente de investigación, y menos de un año de servicio, cobraba mensualmente 26 mil 900 pesos, mientras que un querellante, con 22 años de servicio, percibía 15 mil 700 pesos.

De acuerdo con el tabulador aprobado para la FGE, el sueldo de un agente ministerial de investigación es de 15 mil 285, según los anexos del presupuesto de egresos 2020, publicados en el Periódico oficial del Estado el 10 de enero de ese año. 

Otro de los hechos que dieron lugar a la querella era que Ávalos Garnica contratado como “auxiliar administrativo” y con un sueldo de 6 mil 484 pesos mensuales, y Fátima Yamile Ávalos Garnica, con puesto de auxiliar del Ministerio Público y sueldo de 13 mil pesos mensuales, en realidad no se presentaban a su centro de trabajo, por lo que se desempeñaban, como coloquialmente se conoce, de “aviadores”.

Entre los denunciantes en la Fiscalía Anticorrupción del Estado, se incluyeron Héctor Chávez, Juan Carlos Jiménez, Viena Mex, Carlos Meléndez, María Osorio, Blanca Jiménez, Claudia Panting y Felipe Piste, y quedó radicada bajo el número FGE/QR/FECC/CHE/0285//09/2020. Los querellantes nombraron como asesores jurídicos a los abogados de “Somos Tus Ojos”, Fabiola Cortés Miranda y Moisés Araujo Olmos, además de un tercer litigante, Gustavo Javier Rodríguez González.

Por su parte, Alfredo Morales escribió en La palabra del Caribe que otra de las denuncias -las nuevas- contra Ávalos Garnica es que “aprovecha el poder para pedir favores sexuales a ministeriales y las que no acceden son despedidas, en cuatro años hizo lo que ni un policía ministerial ha logrado ni con Maestrías ni doce años de carrera, es el fiscal “de facto” de la Fiscalía General del Estado, a grado de decir que no le rinde cuentas a López Salazar, sino al titular de Sefiplan.

El ex escolta es hijo del ex director de protección civil de Cancún en la gestión de Gregorio Sánchez, Rubén Ávalos Gutiérrez, ahora prófugo de la ley y de Fátima Garnica, ex candidata del PAN por el Distrito VI en 2019, quien tiene varias denuncias, una de ellas por los condóminos de Isla Dorada, donde extorsionó con 5 millones de pesos por entregar el restaurante del fraccionamiento el cual no pagaba la renta y se negaba a entregar, presumiendo en ese entonces sus relaciones con personal de la Fiscalía.

La carpeta del caso fue desaparecida por la vicefiscalía a petición de Rubén Ávalos.

Otra de las denuncias contra Fátima Garnica y Rubén Avalos fue hecha por Sergio J. Delgadillo Cámara a quien quisieron asesinar con un bate, pero se refugió en la estación de policías de la zona hotelera de Cancún y solo lograron dañarle un vehículo. La carpeta también “desapareció”.

Rubén Ávalos Garnica desapareció la carpeta de investigación de su tío Víctor Garnica, detenido cuando pretendía tener sexo con una niña de 10 años en el fraccionamiento Isla Dorada, esto fue justo cuando subía a la niña a una camioneta. La menor iba caminando rumbo al “Seven Eleven” de Isla Dorada.

Por estos hechos, las víctimas presentaron denuncia en la Fiscalía General, pero la carpeta fue enviada “misteriosamente” a la “congeladora” y, finalmente, desapareció, según las primeras investigaciones internas por instrucciones del vicefiscal Carlos Maya de quien Rubén “Avalos” era escolta.

Con todo y lo anteriormente detallado, existen presuntos acuerdos con grupos crimínales, y nuestro personaje mantiene el control de las finanzas de la Fiscalía, porque detrás de él está uno de los nuevos funcionarios del Estado, Segura Vázquez, el cual tiene de rodillas a López Salazar por mantener un cerrado control de las finanzas.

Con esto, sin embargo, es más que claro que las madres buscadoras no obtendrán justicia y los ataques contra varios periodistas en los últimos meses no sólo no tendrán castigo, sino que pudieron originarse desde esta propia dependencia.

No obstante, Mara Lezama sigue festejando con toda seguridad su primer disque “informe” de gobierno y el triunfo de la candidata de López Obrador a la Presidencia de la República. Entre tanto, ¿Quién mandará en Quintana Roo?

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

 

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 46 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres ex presidentes municipales, y escribir cinco libros, uno de ellos pendiente de publicar.

       Titulado como Licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma de Yucatán, cuenta con siete Diplomados, tres de ellos en materia de Juicio de Amparo (2017, 2019 y 2021), Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; y Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, así como con más de 75 Seminarios, Talleres, Cursos y Conferencias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les