lunes, 13 de febrero de 2017

¿Quién lava nuestra “ropa sucia”?


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Finalmente concentrados en el tradicional Ángel de la Independencia, dos contingentes, Vibra México y Mexicanos Unidos, marcharon ayer domingo en el centro de la Ciudad de México, desde el Auditorio Nacional y el Hemiciclo a Juárez, respectivamente, para protestar contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Como era de esperarse, las manifestaciones no sólo estuvieron marcadas por el rechazo a las políticas y amenazas del mandatario republicano contra los mexicanos, sino también incluyeron numerosos reclamos al gobierno de Peña Nieto, principalmente contra los “gasolinazos”, hasta concluir en una desorganización que generó confusión.
        Representante de la agrupación Provecino, que apoyó a Mexicanos Unidos, Laura Elena Herrejón, criticó que los organizadores de Vibra México, encabezados por la activista María Elena Morera, cuestionaran al presidente Peña Nieto porque, supuestamente, las protestas debían enfocarse en Trump, según ella, porque “la ropa sucia se lava en casa”.
Otra conocida activista que encabezó Mexicanos Unidos fue la dirigente de la asociación Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, a quien acompañó la activista Contra la Trata de Personas, Rosi Orozco, cuyos seguidores abuchearon en algún momento a ciclistas que pasaban cerca de su contingente y gritaron consignas contra Peña Nieto.
         Hasta aquí las cosas, lo cierto es que pretendíamos analizar desde otra óptica las manifestaciones, pero el planteamiento de “Mexicanos Unidos” obliga a preguntarnos si realmente se lava esa “ropa sucia”, y la mejor respuesta la encontramos en redes sociales, a través de un mensaje que circula profusamente de un tiempo a la fecha.
         El análisis de los planteamientos conlleva respuestas implícitas ante la dura realidad que priva en México, y no precisamente a raíz de que Trump declarara prácticamente la guerra, ahora vemos, no precisamente a los mexicanos, sino a los gobiernos que mantienen en el caos al país.
         Ignoramos de dónde surja el mensaje sobre el tema, que nos llegó vía celular -suponemos que de algún organismo empresarial-, pero lo cierto es que resultaría oficioso cuestionarlo, en cuanto que tiene toda la razón del mundo y vale la pena darlo a conocer  
         Así las cosas, pregunta si a alguien sorprende que Estados Unidos y Canadá no quieran hacer negocios con México, y menciona una serie de “referencias” que sólo cuestionarían los políticos más románticos de los románticos.
De entrada, refiere que somos el país más corrupto del mundo, donde viven los políticos más ignorantes, con menos estudios, que menos trabajan y más ganan. Salvo algunas muy, pero muy contadas excepciones, creemos que tiene toda la razón.
Asimismo, México es un país donde no se les exige ni la primaria para cambiar, “hacer y deshacer leyes”, así como donde “desaparecen” los estudiantes -Ayotzinapa, la mejor prueba-, y los narcotraficantes se pasean a plena luz del día ¿Se referirá a Guerrero, Tamaulipas, Veracruz y Quintana Roo?
Mitad en burla, mitad en serio, el mensaje cuestiona que vivamos en un país donde el que cumple las reglas es un estúpido, el que paga impuestos, un imbécil, y el que se roba la luz, “cable”, agua y todo lo que puede, un héroe.
La lista es larga: Somos el país donde el que trabaja de manera honrada no gana ni para comer, y el ladrón tiene todos los lujos; los buenos ciudadanos viven muertos de miedo, y los corruptos, libres y en las calles; los servidores públicos hacen todo, menos servir; el presidente no ha leído ni tres libros, pero sabe hacer negocios con sus amistades y paga los favores por adelantado.
Por otro lado, denuncia que las mujeres son violadas y asesinadas, pero los culpables lo confiesan y obtienen Amparos, por lo que pueden salir del país y vivir libres de vacaciones.
Aquí les faltó incluir que en México los ex gobernadores saqueadores viven tranquilos (Félix González, Roberto Borge, César Duarte y Humberto Moreira, entre otros), mientras otros más desaparecen “misteriosamente” (Javier Duarte)
Además, los gobernadores en funciones se hacen multimillonarios, pero a nadie le extraña, nadie les pide cuentas, y todavía quieren regresar por más, ¡y los dejan! Este fue el caso de Félix González, que después de endeudar escandalosamente a Quintana Roo lo hicieron Senador de la República.
Sin embargo, el mensaje incluye prostitutas con “casas blancas” que van del brazo de alguien “importante”; donde los sindicatos tienen líderes millonarios (CTM, PEMEX, SNTE, etc., etc., etc.), y trabajadores muertos de hambre, ah, pero millones de “colados” se apuntan a una fiesta de XV años y les da flojera acudir a una marcha para exigir sus derechos,
Recordando el tema de “El Chapo”, también refiere que México es el país donde “casualmente” se captura a los más buscados, pero sólo cuando el “changarro” se les está cayendo en pedazos ¿Verdad, Peña Nieto?
Por si fuera poco, somos el país donde los diputados no saben ni el número de artículos de la Constitución -tal es el caso de Quintana Roo-, y el país que menos lee, mientras los maestros tienen que ir contra el sistema,  y las instituciones de salud pública carecen de insumos y medicinas,
         Donde los niños son obesos, y los adultos mayores desnutridos y solos; donde se manipula la salud, la economía, la política y la educación, también es México.
En fin, somos el país con más feminicidios, más homicidios, más secuestros, más reporteros desaparecidos,  más fosas clandestinas y mayor impunidad.
¿Sorprendido?
Al igual que quieres tuvieron la delicadeza de enumerar lo que ya todos sabemos y hacerlo circular, creemos que si tuviéramos un vecino así, cualquiera le cerraría sus propias puertas y ventanas; levantaría muros; pondría rejas, alarmas, guardias y perros, y si pudiera, se cambiarían de casa, pero en este caso es imposible.
En este sentido, concluye el mensaje, ya es hora de aceptar que Trump está realmente muy loco, pero nosotros no somos ninguna “monedita de oro”, por lo que cambiar las cosas para hacer de nuestro país lo que debe ser desde hace mucho es tarea de todos…y ahora.
No faltó quienes sugirieran que el mensaje fue obra de Morena, lo que no nos extrañaría tras el desastre de los experimentos de nación que nos han heredado el PAN y el PRI, ya que ambos han fracasado, el primero de ellos durante una docena de años, y cualquier cosa es mejor que resignarse a más de lo mismo.
 ¿La conclusión? Tienen justa razón quienes se marcharon el domingo CONTRA el gobierno de Peña Nieto, ya que, digan lo que digan los que sólo buscaron el protagonismo, o pretendían solidarizarse “con la lucha” del mandatario contra Trump y Estados Unidos, la “ropa sucia” ni tan siquiera se ha comenzado “a lavar” en casa.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                            
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

viernes, 10 de febrero de 2017

¡Q. Roo, víctima de corrupción federal!

    
                                               Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Como asignatura indiscutiblemente pendiente en Quintana Roo -y de todo el país-, la corrupción fue tema principal de una conferencia que, invitados por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), impartimos anteayer miércoles a estudiantes del segundo cuatrimestre de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación.
         En efecto, aunque, al menos en teoría, el combate a esa corrupción en uno de los principales objetivos del gobierno de Carlos Joaquín González, para nadie pasa inadvertido el fuerte hedor que dejaron las administraciones que encabezaron Félix González y Roberto Borge, respectivamente, al grado tal que indigna ponerles segundo apellido.
         Para mala fortuna de los quintanarroenses, todo hace suponer que la mácula del problema no es exclusiva para la entidad, ya que una de las aristas más visibles es la innegable complicidad de las autoridades de nivel superior, concretamente la Procuraduría General de la República (PRG) que, dígase lo que se diga, ha optado por hacerse ciega, sorda y muda.
         No somos peritos en la materia, pero lo cierto es que hasta hoy sigue sin entenderse cómo es posible que en el caso de Veracruz el Gobierno Federal actuara con una celeridad tal, que de no ser por la falta de detención de su ex gobernador, estaríamos hablando ya de haberle colocado la cereza al pastel, ya que, aunque mínimas, ya se habla de confiscación de recursos ilícitos.
         En cambio en Quintana Roo, pese a que, al menos en teoría, la Fiscalía General está en lo suyo -bueno, eso es lo que nos dicen, al menos creemos que con los “peces chicos”-, la PGR, en cambio, no ha dado ninguna muestra de querer hacer su parte respecto a las denuncias que interpuso el Gobierno del Estado, ni tan siquiera para insinuar, en su caso, alguna falla de formalidades.
         Eso, aquí y en China, no puede menos que ser criticable y calificarse de corrupción, puesto que, en términos de legalidad, no sólo se delinque por comisión, sino también por o-mi-sión   , lo que nos mueve a pensar que existe una voluntad superior que impide, obstaculiza u ordena a la PGR ignorar las demandas de Quintana Roo contra los ex gobernadores Félix González y Roberto Borge.
         La pregunta obligada sería ¿quién o quiénes tienen tanto poder sobre la PGR? No hay que ser sabios para ponerles nombre y apellidos: El presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quienes, inclusive, pensando en voz alta, serían los principales interesados en evitar que se esclarezca el tema de la desviación de los multimillonarios dineros de Quintana Roo.
         Siempre hemos dicho que el silencio de las autoridades nos obliga a pensar, suponer y hablar, y de ahí que la duda es obligada: ¿Le habría entrado agua al “coco”? ¿Cómo? ¿Por dónde? No lo sabemos, pero la premisa es que por algo muy, pero muy delicado no se querido intervenir Peña Nieto en Quintana Roo.
         ¿Habrá desviado recursos Roberto Borge de todos los programas para financiar parte de la campaña priísta de Peña Nieto para la Presidencia de la República? Nadie puede asegurarlo, pero para cualquier persona con un centímetro de frente es la única posibilidad para entender esa impunidad del ex gobernador ante la PGR.
         Ante este panorama, es obligado reconocer que, lamentablemente, la transparencia que no puede presumir el gobierno de Peña Nieto se ha convertido en componente fundamental en el combate a la corrupción, uno de los principales problemas que aquejan a México, y que le coloca a nivel mundial en uno de los lugares menos envidiables de la lista de corruptos.
En este sentido, ha generado la movilización y repudio de todos los sectores de la sociedad, ya que no solamente afecta las inversiones en el mercado nacional, sino que impide el sano desarrollo del país y es una amenaza para nuestra incipiente democracia, y de ahí que la presión de esa sociedad obligara al Congreso a legislar en materia de transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción.
Así, a partir de las reformas constitucionales en la materia, el país cuenta ya con el Sistema Nacional de Transparencia, el Sistema Nacional Anticorrupción y de Fiscalización, que conforman un entramado institucional, aunque hasta hoy se preguntan los mexicanos ¿Qué pasó con la licitación fallida del tren México-Querétaro? ¿Qué pasó con la “Casa Blanca”, la casa de Malinalco, la casa de Osorio Chong?
Asimismo, nos preguntamos ¿Qué pasó con el tema de los ex gobernadores acusados de malversación de fondos, entre ellos, desde luego, el priísta Roberto Borge? ¿Qué pasará con los endeudamientos que dejaron en sus entidades, entre ellos el también priísta Félix González? ¿Qué ha pasado con las empresas privilegiadas en el gobierno de Peña Nieto: Oceanografía, OHL, Infra? ¿Quién será el responsable de la mala administración en las empresas “productivas” del Estado, Pemex, CFE?
Con plena seguridad podríamos afirmar que la respuesta en la mayoría de los casos sería que no pasó nada y que siguen en la impunidad.
Entonces la pregunta obligada es ¿qué le hace falta a México para erradicar la corrupción? Y la respuesta es erradicar primero la indiferencia e ineficiencia de las autoridades responsables, ya que, al menos en el caso de México, el problema  no es la falta de leyes, sino su correcta aplicación, o bien la homologación, transversalidad y coordinación entre ellas.
Por ejemplo, la recién aprobada  Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados -para formalizar la protección de los datos del Sistema Nacional Anticorrupción- no es un tema aislado, sino una de las leyes pendientes, pero contiene limitaciones, entre otros en el principio de seguridad, además de contradecir su contenido.
Por otro lado, omite mecanismos eficaces para evitar la divulgación indiscriminada o que los datos personales se utilicen con un fin distinto para el que se recabaron.
En pocas palabras, el principio de seguridad para el tratamiento de los datos personales no se incluye en la ley de los mecanismos necesarios para salvaguardar los datos de las personas, que quedan en situación vulnerable.
Ahora bien, lo cierto es que, dígase lo que se diga, los periodistas somos, no uno de los principales actores en torno al tema de la corrupción, sino el principal, ya que, como responsable de encabezar y crear la opinión pública, constituimos el UNICO contrapeso frente a los Poderes del Estado, es decir el Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
De ahí que, lamentablemente, es triste reconocer que, en gran medida, somos responsables de la corrupción que priva en el país, de la que Quintana Roo no escapa, repetimos, no sólo por el pecado de acción, sino también por el de omisión.
De ahí también que, como reiteramos a los asistentes a la plática sobre el periodismo de Chetumal, la sociedad, en términos generales, sólo sabe lo que lee, ve o escucha, lo que nos obliga a respetar el compromiso que asumimos al abrazar esta noble actividad que el maestro Gabino Fraga coloca como contrapeso al otro lado de la balanza del poder.
Nuestro agradecimiento a la UNID, así como a su Rectora, Libertad Sánchez Galán, quien, a través del coordinador de la Licenciatura señalada, Ángel Aldecua, nos entregó un reconocimiento, junto con la catedrática en la materia de Géneros Periodísticos, Mary Coronel, tras lo cual firmamos a los alumnos libros de nuestra cuarta obra: ¡Escándalos y “danza” de millones! 
     
(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

martes, 7 de febrero de 2017

 ¡Tras la Presidencia de la República!


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         No cabe duda de que cada día están peor las cosas en México, sobre todo tras los dos últimos, trascendentales acontecimientos, el primero de ellos la virtual ruptura política del gobierno de Estados Unidos con nuestro país, lo que seguramente provocará serios problemas a los mexicanos, aunque lo más inmediato es el tema del “gasolinazo”, cuyos efectos vivimos día con día.
         En ambos casos, emerge la figura del presidente priísta Peña Nieto con sus erróneas políticas públicas, pese a que, a partir del efecto Donald Trump, su principal argumento es defender la soberanía hasta con los dientes, insuficiente para evitar que se siga decayendo su desaparecida “popularidad”.
         Con todo, entre la serie de desaciertos de su “gobierno”, la gota que derramó el vaso fue el doloroso incremento al precio de los combustibles y la electricidad, y mejor prueba de ello es que a pesar de que en las últimas semanas la nota del día ha sido Donald Trump, de poco ha servido para olvidar las alzas, aunque sí calmó ligeramente los reclamos.
         Sin embargo, fiel a su costumbre de ponerse en evidencia -llámese “hacer cosas chuecas”- Peña Nieto siguió dando de qué hablar, ahora en un nuevo tema de corrupción del que hablaremos enseguida.
         Lo único cierto es que, pese a que se había anticipado como una “medida dolorosa” e “inevitable”,  para nadie era un secreto que las gasolinas NO subirían de precio el pasado día 4, al menos no en ese momento tan crucial en el que Peña Nieto tenía al país frente a dos enormes temas nacionales, sólo uno de los cuales podría enfrentar “exitosamente”.
         Y conste que tanto Peña Nieto como su secretario de Hacienda habían anticipado que, supuestamente, no estaba en sus manos decidir sobre la medida, y que los próximos días 11 y 14 habría nuevos precios de combustibles, tras los cuales, “consolaban” a la población, quedarían definitivamente a merced de los movimientos internacionales, por lo que (ja, ja, ja) podían bajar de precio en algún momento.
         Curiosamente, se había hablado de lo mismo para el pasado día 4, aunque suficiente hizo el gobierno federal con no aumentar los precios, se sabe, en gran medida para resarcir sus indiscriminados gastos en materia de publicidad e imagen, así como en pago de la deuda externa que ha provocado la pésima administración priísta.
Ahora bien, respecto a la última “hazaña” de Peña Nieto en materia de corrupción -pocos medios de información dieron cuenta-, apenas se planteó el 11 de enero en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, donde el PAN, sin embargo, sólo pidió “exhortar” a la PGR y a la Auditoría Superior de la Federación a investigar una denuncia penal de la empresa tecnológica “Infraiver” ¡contra Peña Nieto! y del titular de la SCT.
Según la diputada Angélica Moya Marín, el PAN ha solicitado infructuosamente a la Secretaría de la Función Pública investigar los aparentes nexos del gobierno federal y funcionarios del Estado de México con la empresa española OHL, dado que se han puesto al descubierto irregularidades en la construcción y operación del Circuito Exterior Mexiquense.
El tema de OHL es una clara muestra de esas redes de corrupción e impunidad y de negocios privados desde la administración pública, pero éstas no solo se observan en la empresa, sino que existen litigios donde ­Infraiver –dedicada a la medición de aforos vehiculares- ha denunciado la modificación sin sustento legal de la concesión de OHL en el Circuito, tal que le permitió a ésta aumentar un 50% las tarifas de peaje en ocho años.
Desde hace varios meses, OHL e Infraiver enfrentan un conflicto jurídico tras que el gobierno de Edomex cancelara a Infraiver un convenio que le permitiría medir el aforo en la vialidad mexiquense porque, según la SCT, sus costos eran mayores a otros servicios similares.
Así, se desató un conflicto de empresas que se ha estado dirimiendo en los juzgados sin resolución, ya que, más allá de un conflicto legal, existen elementos de fondo con la contratación de servicios con autoridades del Estado de México y funcionarios federales, revelados en conversaciones telefónicas difundidas en medios de comunicación y que deben investigarse.
En efecto, se sabe, OHL ha sido una de las empresas consentidas de Peña Nieto, quien le ha proporcionado todo tipo de facilidades, además de que los vínculos de aquélla con el gobierno del Estado de México se remontan al sexenio de Arturo Montiel Rojas, aunque los beneficios siguieron con Peña Nieto como gobernador y siguen con Eruviel Ávila. Hoy pretende el Ejecutivo imponer como candidato del PRI a su primo Alfredo del Mazo Maza.
Tan sólo entre los sexenios de Montiel Rojas y Peña Nieto, OHL obtuvo concesiones de tres obras de alto impacto, por más de 37 mil millones de pesos, además de que un 70% de sus ingresos provienen de sus concesiones del Estado de México durante los gobiernos de Peña Nieto y Montiel Rojas, incluido el Circuito Exterior Mexiquense.
Lo anterior conlleva a pensar que la relación Peña Nieto-OHL no tiene límites, lo que ha llevado a varios analistas políticos, organizaciones sociales y población a preguntarse qué favores le adeuda el presidente a esa empresa, tal que se ha vuelto intocable a la acción de la justicia.
Por si fuera poco, el 10 de enero, diversos medios informaron que el abogado de Infraiber interpuso una denuncia ante la PGR contra Peña Nieto y el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, porque el primero ordenó retirarle a Infraiber el convenio para medir el aforo vehicular en el Circuito Exterior Mexiquense y Viaducto Bicentenario.
Todo hace suponer que se trata de un conflicto sobre el que las autoridades tienen mucho que decir y sobre el que hasta ahora han sido omisas, pese a tratarse de un asunto de orden público donde Peña Nieto está involucrado y sobre el que la PGR deberá informar y dar alguna solución.
Lo cierto es que se observa una red de corrupción en el gobierno del Estado de México, por lo que las investigaciones deben ser de raíz y sancionar de acuerdo a la ley a los que participan desde hace muchos años en este sistema de corruptelas y negocios personales desde el gobierno de Edomex.
Por si no fueran suficientes los problemas de corrupción y los diarios vericuetos del caso Donald Trump, nuevamente se pone de manifiesto la “disfrazada” complicidad de nuestros representantes “populares” federales que, al igual que desde la aprobación del “gasolinazo” desde hace unos meses en la Cámara de Diputados, hoy nuevamente hacen mutis con el tema.
En efecto, recién reanudaron sus respectivos periodos ordinarios de sesiones la semana anterior y, al igual que en el que concluyó en diciembre, el partido del “Peje” Andrés López Obrador, Morena, fue el único que dijo “esta boca es mía” con una iniciativa en relación con el tema de hidrocarburos, mientras los representantes de los demás partidos -incluso en el Senado- hicieron como si el país no estuviera prácticamente en llamas.
¡Caray!, nos preguntamos, ¿Y así pretenden alcanzar la Presidencia de la República para el año 2018? ¿Acaso nos creen enanitos mentales?

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

jueves, 2 de febrero de 2017

¿“Narco-político” ataque a la Fiscalía?


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Que algún funcionario declare que el móvil de la reciente balacera en la Fiscalía de Cancún es de carácter político para desestabilizar al gobierno de Carlos Joaquín González y que la mejor prueba de ello fue el hallazgo de un arma “exclusiva” para uso del Ejército, es totalmente comprensible y justificable, ya que está en su papel de optar por la justificación más fácil.
         Pero, caramba, que dicha conclusión surja de un análisis periodístico o tratar de convencer de que se trata de un razonamiento concluyente, eso sí que es verdaderamente preocupante, sobre todo porque para medio mundo es más razonable suponer que hoy en día cualquier organización del narcotráfico puede obtener un arma con esas características, y hasta más sofisticada.
         Por si fuera poco, el argumento esbozado se ha venido por tierra ante la convicción cada vez más insistente en el sentido de que, “sospechosamente”, el arma hallada en el lugar de los hechos, y que, aparentemente, era de las tres únicas en Quintana Roo -en manos de escoltas del ex gobernador Roberto Borge-, se habría esfumado en forma por demás “misteriosa”, frente a las narices de la propia Fiscalía.
         Más preocupante aun, resulta que quienes comulgan con esa teoría cierren los ojos ante la evidente realidad de que Cancún está en manos del narcotráfico y, lo que es peor, que funcionarios o ex funcionarios están metidos hasta el cuello en esa ilícita actividad, y que nuestras autoridades se han visto rebasadas -y algunas coludidas-, o bien carecen de capacidad para enfrentarlo.
         Lamentablemente, y dígase lo que se diga, los agentes ministeriales o judiciales están más acostumbrados a los “tehuacanazos”, la tortura -como el multicitado caso de Héctor Casique Fernández-, a las denuncias anónimas o bien, como recién anunció el flamante, nuevo Fiscal General, Miguel Ángel Pech Cen, a los testigos protegidos, Obvio, resulta más sencillo. No dan para más. 
Mejor prueba de ello fue la liberación de los nueve detenidos por las balaceras de Cancún y Playa del Carmen -cuatro de ellos en la discoteca “Blue Parrot”-, a los que no pudieron fincarles tan sólo una presunta responsabilidad y, en virtud del nuevo sistema penal acusatorio, no pudieron retenerlos por más tiempo, como otrora ocurría, para arrancarles alguna “confesión”…, pero cero investigación.
¿Y qué podemos decir de la policía preventiva? Muy sencillo: Los agentes, esos agentes del gobierno del “ecologista” Remberto Estrada Barba,  están más dedicados a la extorsión de automovilistas y “levantar” borrachos, que a vigilar para evitar la comisión de delitos o la venta de drogas entre taxistas o “narcotienditas”, donde prefieren sacar su “mochada” para evitarse problemas.
Luego entonces, ¿en manos de quién está el combate al narcotráfico? Lamentablemente, no podemos decir que en manos de la PGR, que nunca sabemos a qué se dedique realmente .excepto a decomisar mercancía “pirata”, ya que, en el mejor de los casos, trabajarán con tanto sigilo que sólo ellos y sus jefes saben en qué diantres andan.
¿Y qué decir de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Narcomenudeo Especializada en Narcomenudeo? Sólo se sabe que se creó en 2012, durante el periodo del hoy Notario Público -¿qué raro, verdad?- Gaspar Armando García Torres al frente de la Procuraduría de Justicia del Estado, y que su titular era la ex delegada de la PGR en Puebla, Marcela García Torres Vega.
Nos recuerda el tema de Leticia Rodríguez Lara (a) “Doña Lety” o “La 40”, quien también procedía de la PGR y terminó encabezando uno de los carteles de la droga en Cancún, aunque ya abundaremos sobre ella en nueva columna, aunque el caso es que de la citada Fiscalía ya sólo se hablaba de esporádicas detenciones de pequeños consumidores, y párele de contar. Lo demás son denuncias en su contra.
Lo cierto es que, el narcotráfico de Cancún, como decía el colega Julián Santiesteban respecto a la seguridad, es una asignatura pendiente en Quintana Roo, ya que el tema resulta cada vez más complicado, lo que justifica la preocupación de las autoridades por su eventual efecto en la actividad turística que, al menos hasta ahora, no se ha reflejado en el exterior.
Y conste que es un renglón tan complicado, que la plaza, que tan buenos dividendos arroja a los carteles, ha comenzado a extenderse a la Zona Sur y a involucrar a yucatecos ¡y canadienses!, según se puso de manifiesto el 27 de enero, cuando la policía de esa entidad detuvo a tres sujetos armados con chaleco antibalas y pasamontañas en un puesto de revisión y control a la entrada de Tizimín.
         Viajaban en una camioneta Toyota Hilux con una placa de Yucatán, la posterior, uno de ellos el ganadero chiapaneco Roberto Nájera Gutiérrez (a) “El Nájera” o “La Gallina”, de 29 años de edad, presunto jefe de una cédula del Cartel de Sinaloa en Cancún, y portaban cinco armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.
También fueron detenidos el yucateco Miguel Ángel Rodríguez Ramírez (23 años) y el mexicano con domicilio en Canadá Romeo Orantes Gómez (35 años), quienes, además de las armas, portaban 65 cartuchos útiles de diferentes calibres, dos chalecos tácticos y un pasamontañas.
Ninguno dijo que hacía en Yucatán, pero operaban en Quintana Roo y volvían a refugiarse, al menos Nájera en los últimos años, pues aunque posee un rancho cerca de Buctzotz, fue detenido en 2013 en ese Estado, y luego liberado, al igual que este 31 de enero, ya que un juez federal dijo que sólo se le consignó por el delito de portación de armas de uso exclusivo del Ejército.
Presuntamente se dedicaba a “lavar” dinero del cartel de Sinaloa, para lo cual adquirió varios ranchos en la Península, aunque llevaba una vida de “bajo perfil” en Bacalar y viajaba esporádicamente a Yucatán para esconderse.
Ahora bien, respecto al arma hallada y aparentemente “extraviada” en la Fiscalía de Cancún, se trata de una “P90”, supuestamente en manos de escoltas de Borge Angulo, de fabricación belga y uso exclusivo de la OTAN, en Europa, con capacidad de destrozar chalecos antibalas y concreto.
El 18 de enero, un día después del ataque armado a la Fiscalía de Cancún, se recuperó esa “P90”, que entró en servicio en 1994 para retroceso de masas con modos de disparo automático y semiautomático, con selector de disparo ambidiestro, empuñadura ergonómica y eyección de vainas hacia abajo.
Se diseñó con novedosa configuración tipo bullet, con cargador transparente de 50 cartuchos. La rampa circular bajo el cargador alinea cada cartucho con la recámara, diseño que la hace muy compacta y maniobrable, mientras que el cargador de polímero translúcido facilita la rápida comprobación de la munición disponible.
En 1997, el Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército Peruano las usó en combate durante la Operación Chavín de Huantar, el rescate de rehenes en la residencia del embajador japonés en Lima. La operación resultó exitosa, pues fueron eliminados 14 guerrilleros del grupo MRTA y se liberaron 71 rehenes, pese a que los terroristas estaban equipados con chalecos antibalas, pero los perforaron las “P90” de las Fuerzas Especiales peruanas.
En 2011, las fuerzas del dictador libio Muamar Gadaffi las utilizó en la guerra civil, donde algunos de ellos fueron aseguradas y usadas por las fuerzas rebeldes libias.
Con todo, caray, sólo nos hablan de la eficacia de esas armas, pero nada nos asegura que sólo podrían estar en manos de tres “privilegiados” escoltas de un exgobernador, cuando que, sabemos, el crimen organizado tiene equipo tan sofisticado, que para nadie es un secreto que, inclusive, ha derribado, hasta dos helicópteros militares en Michoacán y Jalisco.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

jueves, 26 de enero de 2017

¡Ilumina don Nacho camino a la prensa!


                                      Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Abordar el tema de fallecimientos siempre ha sido particularmente difícil para su servidor, más aun cuando se trata de referirse a alguien querido, como ahora es el caso del ayer desaparecido maestro y colega Ignacio Herrera Muñoz, quien, víctima de una causa natural, se nos adelantó en el camino tras 81 años de edad -nació el 24 de septiembre de 1936-, tras una exitosa y admirable trayectoria.
Hablar de la vida de quien conocíamos cariñosa y respetuosamente como “don Nacho”, sería tanto como un reto para la memoria, ya que resulta tan prolongado el anecdotario, que omitiríamos involuntariamente alguno de ellos en quien para la mayoría de los chetumaleños fue mucho más que maestro, periodista y Cronista Vitalicio de la Ciudad.
Contemporáneo de otro admirable periodista y escritor, como lo es Francisco Bautista Pérez, con sólo 24 horas de diferencia en sus edades, nuestro personaje de hoy, quien recibiera en 2014 la medalla al Mérito Ciudadano “Othón Pompeyo Blanco”, pasó a engrosar desde ayer al mediodía la larga lista de colegas que se han desligado de la vida terrenal.
Padre de un compañero nuestro de la Facultad de Derecho de la UADY (Gonzalo) y de otro buen amigo y colega de profesión (Leopoldo), don Nacho, vástago de otro laureado maestro chetumaleño, Ignacio Herrera López, fue responsable de la Casa de la Crónica de esta ciudad desde su fundación el 23 de julio de 1998.
   Sin menosprecio del trabajo de otros desaparecidos colegas, su trayectoria resulta tan sólo comparable con la de nuestro siempre recordado compadre y amigo, don José “Pimpo” Pereyra Lizarraga, quien falleció en septiembre del 2008, tras fundar tres periódicos, el último de ellos el Diario de Quintana Roo, del que lo despidió el ex gobernador Mario Villanueva Madrid.
Su amor por la actividad periodista provocó que “Pimpo” nunca superara haber sido alejado de ese rotativo, del que fungía como director editorial, lo que le hizo derramar amargas lágrimas siempre que recordaba el tema, hasta fallecer desempleado, poco tiempo después de la muerte de su inseparable compañera, doña Beatriz,”Betina” Gamboa, en un caso similar al de don Nacho.
 Lo cierto es que al llegar anoche a la velación de este último, donde, tristemente, los grandes ausentes fueron precisamente las docenas de periodistas de Chetumal, la sorpresa generalizada fue mayúscula por la asistencia de quien menos se esperaba: El gobernador Carlos Joaquín González.
En efecto, el mandatario, a quien acompañaba el alcalde de Othón P. Blanco, Luis Torres Llanes, permaneció más de una hora con dos de sus más cercanos colaboradores, el Jefe de la Oficina del Ejecutivo, Miguel Ramón Martín Azueta, y la directora del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, Martha Silva García, con quienes montó una guardia de honor.
El recuerdo de los tristemente “célebres” ex gobernadores Félix González y Roberto Borge acudieron inevitablemente a nuestra mente, sobre todo en el caso del segundo, sobre quien, con el título “¡Dos enemigos del periodismo!”, el miércoles 15 de junio de 2011 hicimos extensa referencia en torno a la actividad periodística.
Casualmente esa sería la causa de nuestra ruptura amistosa con el entonces “Voz-Cero” Rangel Rosado Ruiz, ya que referíamos que, sobrino del ex gobernador Miguel Borge Martín e hijo de Roberto Borge -uno de los fundadores del Diario de Quintana Roo-, Borge Angulo continuaba las políticas de Félix González respecto al periodismo local, pues nunca se habría caracterizado precisamente de tener amigos entre la prensa local.
En efecto, y no precisamente porque Félix no se hubiera distinguido por dejarles placas de taxi o patentes de alcohol a casi todos los reporteros locales -como Mario Villanueva-, sino porque desde un principio demostró que la deferencia con ellos no era su fuerte, no así en el caso de los medios “grandes” con los que firmó jugosos contratos de publicidad.
Para consolar a los periodistas locales, sin embargo, a través de su Vocero, Jorge Acevedo Marín, el mandatario les entregaba mensualmente envidiables “presentes” en sobres color manila. Los “cañonazos” eran y son, decíamos, conforme el tamaño del “sapo”.
Sabedor de que con ello nadie se atrevería a poner de entredicho su imagen, el funcionario se fue desligando poco a poco del periodismo junto con su Vocero, quien se pasaba prácticamente toda la semana viaticando en Cancún y se dio el lujo de ser intocable en el cargo durante todo el sexenio, pese a los esfuerzos por tumbarle la chamba por parte de Rangel Rosado.
Así, Félix se alejó de los reporteros, a los que nunca soportó por su falta de costumbre, dado que en su natal Cozumel sólo sostenía tratos con unos cuantos, mientras que a las docenas de Chetumal sólo se les conocía los días de quincena frente a las oficinas de los funcionarios y con ocasión de algún festejo, como el Día de la Libertad de Expresión y en diciembre.
Lo cierto es que, con el pretexto de que le resultaba demasiado oneroso festejar esos días, Félix los fue cancelando hasta el extremo de enviar una simple felicitación.
Ese muro prensa-Félix se comenzó a elevar desde inicios de su sexenio, ya que durante las últimas celebraciones solía encargar el mensaje principal a su Vocero, tras lo cual intervenía menos de 5 minutos, esperaba la rifa de tres obsequios y se retiraba con la misma prisa con la que llegaba, generalmente con bastante retraso, aunque la puntualidad nunca fue su principal cualidad.
Con todo ello, el ex mandatario consiguió marcar sana distancia con los reporteros, al grado tal nunca se le conoció un sólo periodista amigo en Chetumal. Leyó Usted bien: Ni uno sólo.
Su principal rechazo por el periodismo local, sin embargo, se reflejó en 2008 con la muerte de don Pimpo, uno de los mejores periodistas que ha conocido Chetumal y maestro de la mayoría de los reporteros locales, por lo que el “don” se lo ganó a pulso, a lo largo de su trayectoria.
En este sentido, mínimo esperábamos un destello de sensibilidad de Félix o su Vocero Jorge Acevedo -después “flamante” director del SQCS- para organizar algún evento o muestra de reconocimiento, o bien poner el nombre del hoy occiso a algún diploma, evento periodístico, cultural o sala de alguna dependencia como la Secretaría de Cultura, Instituto Quintanarroense de la Cultura, Museo de la Cultura Maya o biblioteca.
         Lo cierto es que, desde ese entonces nos seguimos preguntando cómo a periodistas que no han dejado una huella similar a la de don “Pimpo” se les han hecho reconocimientos, inclusive en vida, como es el caso de Isabel Arvide, ex “asesora” de Seguridad Pública cuyo nombre lleva una sala de la biblioteca central del Estado, mientras que Félix entregó el Premio Estatal de Derechos Humanos 2006 a Lydia Cacho ¡Y ambas viven aún!
Esperábamos que Roberto Borge no imitara a su antecesor y mostrara mayor sensibilidad, pero el hombre estaba endiablado y poco a poco lograba “coordinar” a los periodistas locales, pero en contra suya. El PRI fue uno de los últimos en organizar un evento en memoria de los periodistas caídos, pero, para su mala suerte y falta de convocatoria, hubo más funcionarios que reporteros.
Ni modo compadre “Pimpo”. Y “hete aquí” -frase que puso de moda en su época- que tu obra seguirá siendo tema pendiente para nuestros gobernantes, pues nuestros políticos, o los que presumen serlo, resultan ser los que menos sensibilidad tienen, con lo que demuestran que en periodismo “sólo te sirven cuando les sirves”, ya que en Quintana Roo ¡Son enemigos de los periodistas locales!, concluíamos aquel junio de 2011.
A casi seis años de distancia, sin embargo, la actitud de Carlos Joaquín, quien pospuso su agenda de ayer para asistir a los funerales de don Nacho, no nos hacen albergar esperanzas sobre alguna luna de miel prensa-gobierno, sobre todo por otros intereses políticos externos a los que hemos hecho referencia -llámense Félix y Borge-, aunque SÍ una mejor relación de respeto. Paulatinamente se vienen dando las condiciones.
También a seis años de distancia de aquel reclamo nuestro insistimos en un reconocimiento para los nuestros, para los periodistas cuya vida entera giró en torno a esta actividad que suele llamarse del rincón de las amarguras.   
¡Carlos Joaquín tiene la palabra!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                     
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

miércoles, 25 de enero de 2017

Félix y Borge, ¿ligados al narcotráfico?


                                       Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Difundida en septiembre último y reproducida sólo en una ocasión en redes sociales, extensa nota del portal Animal Político, titulada “Presunto operador del cártel de Sinaloa, socio de líder campesino del PRI en Q. Roo”, pasó prácticamente inadvertida, pero, a raíz de los últimos ataques armados en Solidaridad, Cancún y Cozumel, el tema vuelve a cobrar relevancia.
         Señalado por una y mil arbitrariedades y delitos durante su nefasto sexenio, el ex gobernador priísta Roberto Borge, sin embargo, hasta hoy no ha sido involucrado con el narcotráfico en el Estado, pese a que llama la atención que, al igual que con su correligionario Félix González, la ilícita actividad floreció libremente durante sus respectivos periodos.
          Asimismo, resulta sospechoso que, como “propietarios” del PRI en la entidad, ambos “ignoraran” lo que ocurría en uno de los principales sectores del tricolor, el campesino, al que se le involucra insistentemente en el narcotráfico desde hace 4 meses, aunque también habría que cuestionar el papel de la PGR en la “investigación” de los hechos.
         ¿Falta de voluntad política, como ha demostrado ante la denuncia del gobierno de Carlos Joaquín González contra su antecesor? No lo sabemos, pero lo cierto es que, lejos de profundizar en el tema -o, por lo menos, abordarlo-, la PGR sólo demuestra apatía o incapacidad para frenar al narco, particularmente en la Zona Norte, donde opera “como Pedro en su casa”.
         Mejor prueba de ello es que para nadie es secreto que esa actividad estuvo ligada abiertamente en los casos de los tres municipios mencionados, el peor de ellos Cancún, donde los capos tuvieron la osadía y descaro de atacar las propias instalaciones de la Fiscalía de Quintana Roo. Poco faltó para que entraran a cenar a la casa de algún funcionario.
         Aunque faltan pruebas contundentes para acusar a los priístas Roberto Borge y Félix González de instigar a la violencia contra el gobierno de Carlos Joaquín, lo cierto es que persisten dudas sobre el papel del PRI y su dirigente estatal, Raymundo King de la Rosa, en la Confederación Nacional Campesina, aunque el primero, su “padrino” político, debe estar perfectamente enterado.
         Y conste que insistimos en ese sector, no porque se le haya involucrado en el tema del bloqueo “ejidal” de la carretera a Bacalar, sino por el papel del coordinador financiero de la CNC en Quintana Roo, Fidel Soto Arellano, padre del presunto líder del Cártel de Sinaloa en el Sureste, Dilver Fidel Soto Alvarenga (a) “El Gallero”.
         Detenido en Chetumal el 12 de septiembre último, era presidente del consejo de vigilancia de la “Sociedad Cooperativa Dilver”, fundada en enero de 2007 para “producir, distribuir, comercializar y consumir bienes y servicios para los sectores agropecuario, forestal, pesca, ecoturismo y de servicios”.
         Dicha cooperativa, que preside Soto Arellano, fue beneficiada con programas de la Sagarpa, y sus facultades, conforme al Registro Público del Comercio, incluyen celebrar contratos hasta por cien mil pesos, además de concertar instrumentos financieros para mejorar las condiciones para la producción y garanticen el  éxito de los socios y sus empresas.
Documentado por Animal Político -lo que “no pudo” hacer la PGR-, desde la conformación de la cooperativa, y por lo menos en tres ocasiones, Dilver Fidel Soto y su padre Fidel Soto Arellano recibieron apoyos de la Sagarpa en la compra y modernización de dos tractores y 700 mil pesos para la adquisición de ganado bovino.
Presidente y socio mayoritario de la cooperativa, Soto Arellano, Coordinador General Económico y Financiero de la CNC, es un reconocido priista que varios años ocupó cargos en la CNC, aunque en 2013 fracasó como candidato a delegado municipal de Subteniente López, mientras en junio último fue uno de los principales promotores de la infructuosa campaña de la priísta Arlet Mólgora Glóver.
En torno a la detención de su hijo, Soto Arellano había “desaparecido”, mientras que el líder estatal de la CNC, José Alfredo Ramos Tescum, se negó a hablar sobre el caso, aunque apuntó que su coordinador financiero era quien debería responder sobre el tema.
Según el Registro Público, el capital social de la Cooperativa es de 20 mil pesos, y entre sus accionistas se incluyen más familiares del detenido: Sofía y Sara Soto Alvarenga; Dilver Fidel Arellano Ledesma y Sofía Miranda UC, quienes juntos poseen el 30% de las acciones. El restante 70% está en manos de Soto Arellano
El Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, dijo que Dilver Fidel, de 31 años de edad, tendría posibles vínculos en “lavado” de dinero y narcotráfico, para lo cual habría establecido su centro de operaciones en Subteniente López, desde donde mantendría vínculos con la delincuencia organizada de Belice, “con la que habría establecido una red de contrabando, principalmente cigarros, licor, armas y drogas”.
Asimismo, mencionó que realizaba operaciones con recursos ilícitos a través de empresas ganaderas y que poseía diversos bienes inmuebles en el Estado. Durante su detención lo acompañaba un beliceño de 24 años, su supuesta escolta y chofer, con quien le aseguraron dos armas, 7.8 kilogramos de cocaína, un vehículo, equipo de comunicación y documentación.
Para empeorar el tema del narcotráfico en Quintana Roo, se sabe que un amigo común de Roberto Borge y Félix González es el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdez, ex líder nacional del PRI, a quien se le vincula insistentemente con el narcotráfico, pero libre por “falta de voluntad política” para ponerlo tras las rejas.
Diversos testigos revelan que el norteño auspiciaba a Los Zetas en su entidad, el último de ellos Rodrigo Humberto Uribe Tapia, ex operador financiero de un grupo del crimen organizado detenido en San Antonio, Texas, donde declaró que durante el gobierno de Moreira el narco ejerció tanto control en el penal de Piedras Negras, que utilizaba éste para disolver cuerpos.
Puntualizó que Moreira, detenido y sospechosamente liberado en España hace un año -ahí sí hubo “voluntad política”-, recibió millonarios pagos para dejarlos operar, al grado tal que cuando el cártel necesitó más hombres para, sacó a más de 100 reos por la puerta principal del penal.
Y a todo esto nos preguntamos, caray ¿hasta cuándo habrá esa voluntad para investigar y proceder contra los expertos en endeudar impunemente a Quintana Roo, los priístas Félix González y Roberto Borge? ¿Cuáles serán las instrucciones de quién a la PGR? ¿Por qué en el caso de Veracruz actuó como rayo contra el ex mandatario Javier Duarte?
Y mientras tanto, no pocos siguen culpando de esa impunidad a Carlos Joaquín ¿Hasta cuándo la Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo dirá “esta boca es mía”? Hasta hoy sólo se sabe de sus cómodas oficinas en la Colonia Campestre, y en su portal aparece como titular Roxana Lili Campos Miranda, ex aspirante a Fiscal General de Quintana Roo.

PD: Nuestro más profundo pesar por el delicado estado de salud del colega tabasqueño radicado en Cancún, nuestro amigo columnista Carlos Cantón Zetina, actualmente en tratamiento en Aguascalientes. Esperamos su pronta mejoría, y reincorporación a la actividad periodística

 (Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx