jueves, 12 de octubre de 2017

¿Cómo le entró “agua al coco”?


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
     Si no fuera porque fue notorio su desinterés por los quintanarroenses durante su sexenio y porque a todos consta su opacidad con las finanzas, hasta nos atreveríamos a pensar que la agresión dominical del priísta Félix González al perredista Julián Ricalde Magaña habría sido sólo un “teatro” para desviar la atención de la gente.
         Nos explicamos. Justamente preocupado por lo que ocurriría ese día, pero en otro sitio, el gobernador Carlos Joaquín González había organizado un desayuno, de lujo, para la clase política local en el Centro de Convenciones de Chetumal, con el pretexto de celebrar el 43 aniversario de la conversión  de Quintana Roo de Territorio a Estado.
         A escasos días de esa jornada, algunos o pocos olvidan que ese mismo día se realizaría -“coincidentemente”, también a las 9- una manifestación para protestar contra la dudosa, sospechosa, indignante imposición de la nueva, aún firme titular del Órgano Interno de Control de la Fiscalía de Quintana Roo, la yucateca Aida Leticia León Canto.
         La marcha saldría del Museo de la Cultura Maya y, sobre la avenida Héroes, dirigirse al Congreso del Estado, donde se pronunciarían contra esa medida “unánime” adoptada por la XV Legislatura, cuyos diputados estarían desayunando “coincidentemente” también, con el gobernador Carlos Joaquín, quien había invitado a cerca de un centenar de políticos.
         De este modo, ambos eventos coincidían, aunque tras el “duelo” Félix-Julián, del que, asómbrese Usted, ahora resulta que Félix se dice haber sido víctima de la agresión, la gente, políticos o no, periodistas o no, chetumaleños o no, se olvidaron de la manifestación, aunque sólo momentáneamente, ya que horas después todo mundo se preguntaba qué había pasado con la marcha.
         Y es que esa curiosidad tenía no pocos motivos de fondo, ya que la convocatoria había levantado las más amplias expectativas, no tanto por quienes la habrían emitido y difundido, sino por lo que implicaba ponerle alto a tantas irregularidades en la “actuación” de los diputados y la notoria injerencia del Ejecutivo ante el Legislativo, tal y como ocurría ante el Judicial.
         A poco más de un año de gobierno habían sido o siguen siendo notorios los yerros y sospechas, ante los cuales Carlos Joaquín poco o nada ha podido o querido hacer, aunque dado que aún restan 5 largos años administración, pocos o nadie lo ha querido enfrentar abiertamente, ante el riesgo de sufrir estar en la “banca”, sin chamba, o bien padecer una eventual persecución.
         En este sentido, resultaba más cómodo -o menos peligroso- protestar ante el Congreso del Estado que hacerlo ante el mandatario, de manera que las inconformidades contra la imposición de Aida Leticia León se centraron sobre los diputados.
         Hasta ahí las cosas, quienes llevaba la “voz cantante” eran Joaquín Oliva Alamilla y Luis Alain Matos Argüelles, presidentes de la Asociación de Profesionistas y del Colegio de Contadores, a quienes se sumó el representante del Comité de Defensa de Quintana Roo, José Alberto España Novelo, y Cruz Virginia Vera Alcázar, una de las aspirantes al Órgano Interno de Control de la Fiscalía.
         No obstante, quien destacaba era Oliva Alamilla por emotivo mensaje de protesta ante los legisladores, tal que un amigo nuestro lo bautizó como su “héroe sin capa” por su ferviente defensa de los quintanarroenses y pronunciamiento contra el “arribismo” de profesionales y políticos a Quintana Roo.
         Poco duraría el gusto, sin embargo, ya que al día siguiente de aquel discurso, al que sumamos nuestro apoyo, apareció la convocatoria a la marcha de protesta que, aunque sin firma de algún responsable, todo mundo atribuyó a los arriba mencionados, por lo que no pocos pronosticamos y deseamos un éxito sin precedentes que preocuparía a Carlos Joaquín.
         Nunca falta un pelo en la sopa, y ese fue el caso 24 horas después, cuando, “inexplicablemente”, Oliva Alamilla se deslindó públicamente de la convocatoria y se pronunció contra la marcha, con el infantil pretexto de que para eso existían las vías legales y que las marchas eran una suerte de muestra de “incapacidad”.
         Al igual que la mayoría de los quintanarroenses, y chetumaleños particularmente, enorme fue nuestra sorpresa, al grado tal que, como su servidor, no pocos nos preguntábamos dónde le habría entrado “agua al coco”. No tuvimos que esperar mucho, ya que apenas ayer miércoles sabríamos que el antes “héroe sin capa” habría vendido caro su amor.
         En efecto, Oliva Alamilla, que en su momento también había fungido como presidente del Colegio de Contadores, fue designado primer titular del Órgano Interno de Control del Tribunal de Justicia Administrativa, aunque ahora pretende aclarar que no apoyó la marcha porque de triunfar en la terna, tal y como ocurrió, sería claro que ese fue su “premio”.
        Por si fuera poco, no podemos olvidar que el ahora funcionario es “casualmente” tío del titular de la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado, el también chetumaleño, permanentemente cuestionado nepotista, Manuel Alamilla Ceballos. 
         Tal y como publicó el Por Esto, justo un día después de ser seleccionado en la terna para el cargo Oliva Alamilla se deslindó de la marcha, pese a que la Asociación que encabeza acordó una lucha social y jurídica contra la imposición de Aida Leticia León, por aparentes irregularidades e ilegalidades, en un proceso amañado y “dados cargados”.
         Para mala fortuna de Carlos Joaquín, el tema no se ha agotado, ya que, pese al fracaso de esa primera intentona, existe interés de los profesionales en promover una controversia ante el Congreso del Estado, ya que tratan de justificar su marginación de la marcha por una aparente contaminación política de intereses “extraños”.
         Hoy resulta que quienes organizaron la marcha, cuyos nombres no aparecían en la convocatoria, no los invitaron siquiera ni quisieron avalar el movimiento, como decíamos líneas arriba, por temor a “quemarse” o sufrir represalias por parte del Jefe del Ejecutivo, con lo que desaprovecharon la valiosa oportunidad de demostrar interés por defender a los quintanarroenses y arraigados.
         Hablar de este tema obliga necesariamente a recordar el Movimiento de Unificación Quintanarroense, que hoy fuera del escenario político, sólo sirvió en su momento a intereses particulares, tales que en su momento orillaron a organizar movimientos similares que paulatinamente desaparecieron por descrédito, o bien por alcanzar sus objetivos la dirigencia.
         Lamentablemente, lejos de una unificación política, administrativa o de lo que fuera, hoy sólo se observa una desunión, inclusive en el gremio periodístico -entre las zonas Norte y Sur-, que sólo favorece al gobierno en turno con el consabido “divide y vencerás” (del griego “divide et impera”, atribuida al dictador y emperador romano Julio César)
         En la cultura popular, divide y vencerás hace referencia a un refrán que implica resolver un problema difícil, dividiéndolo en partes más simples tantas veces como sea necesario, hasta que la resolución de las partes se torna obvia. La solución del problema principal se construye con las soluciones halladas.
         Así pues, para no desviar el objetivo del tema de hoy y evitar malos entendidos, lo justo sería preguntarle a Oliva Alamilla si sería capaz de renunciar al nuevo cargo para demostrar, primero su dignidad; segundo, que nada tuvo que ver su pronunciamiento inicial con su actitud posterior; tercero, para evitar malos entendidos; y cuarto, para hacer algo por la unidad quintanarroense.
         Aunque conocemos de antemano su respuesta, habremos de ser congruentes con la demanda que se le hizo y sigue haciendo a  Aida Leticia León: La renuncia por dignidad, ya que, sabemos, “palo dado, ni Dios lo quita”.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

lunes, 9 de octubre de 2017

Agresión de Félix, ¡historia reprimida!


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Para un hombre que, como don Jesús Reyes Heroles, creía en las instituciones y en la fuerza transformadora del Derecho, la irrupción de la violencia y el terrorismo en México provocó que, ante lo que calificara como un desusado fenómeno, propusiera a la nación un proyecto de reforma política.
Entre sus discursos políticos como presidente del PRI (1972-75), de una prosa clara, bien delimitados, y con sentencias como las clásicas que leyó y abrevó, se incluye el aforismo “A quienes esgrimen ideas, combatámoslos con ideas”, que hoy más que nunca nos vino a la mente con ocasión del sonado escándalo que protagonizó el ex gobernador de Quintana Roo, Félix González.
         Lamentablemente, el vergonzoso papel del cozumeleño arrastró a un colaborador del gobernador Carlos Joaquín González, el titular de la Secretaría de Desarrollo Social, el isleño Julián Ricalde Magaña, con quien se enfrentó a golpes en el marco de la celebración del 43 aniversario de la conversión de Quintana Roo de Territorio a Estado.
         El improvisado “ring” fue el Centro de Convenciones de Chetumal, donde, encabezado por el mandatario, se dio cita alrededor de un centenar de funcionarios, entre ellos diputados de la XV Legislatura, que habían convivido en un desayuno privado.
          Lo cierto es que, pese al exhorto del Jefe del Ejecutivo, en el sentido de que no trascendiera el altercado, éste inundó minutos después los medios de comunicación a mano, principalmente las redes sociales, de donde, se insiste, surgió precisamente la causa de la artera agresión del ex mandatario priísta, aún Senador de la República.
         Pese a que existían otros motivos de peso para que Félix atacara al ex alcalde perredista de Benito Juárez (2011-13), aparentemente todo habría iniciado con lo que se calificó como un simpático “Twit” de éste último, al parafrasear la estrofa de una canción de Joan Manuel Serrat: “Hoy el noble y el villano, el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano sin importarles la facha”.
Pero además, añadió al comentario una fotografía de minutos antes, precisamente, cuando aparecía el “padrino” de Roberto Borge estrechando la mano de Carlos Joaquín durante el propio evento, aunque aquél habría esperado que concluyera, pero sin que el mandatario se hubiera retirado.
Sabrá Dios cómo se dio realmente el enfrentamiento, pero la mayoría insiste en que Félix le reclamó en forma grosera a Julián Ricalde, a quien le habría propinado una bofetada que éste devolvió con dos puñetazos que lo hicieron trastabillar, pero lo amenazó con una silla, y recibió un nuevo golpe.
Al parecer siguieron insultos y ningún testigo intervenía, hasta que una entonces “misteriosa” mujer -Laury Cruz Vargas, su operadora financiera en Chetumal- lo tomó de los brazos y lo alejó del lugar. Ninguno de los enemigos asistió al posterior evento alusivo oficial en el Congreso del Estado.
La reseña y opiniones inundaron rápidamente los medios, aunque la mayoría coincide en que, dígase lo que se diga, fue una verdadera imprudencia de Félix González acudir a un evento rodeado de personas ante las cuales hoy es “apestado” político, aunque también se cuestiona que Julián Ricalde le insultara en redes sociales teniéndolo a unos pasos.
         Como era de esperarse, no pocos se congraciaron       con la golpiza al ex gobernador, ya que, como se sabe, éste habría sobre endeudado a Quintana Roo, además de ser sospechoso de corrupción, nepotismo, enriquecimiento ilícito y otras violaciones a la ley, como despojos de terrenos en Tulum y Holbox; ser socio de Dragon Mart y “Barcos Caribe”, y dueño de gasolineras y tiendas Oxxo.
         Ahora bien, durante sus últimos tres años de gobierno, el alcalde de Benito Juárez fue el perredista Gregorio “Greg” Sánchez Martínez, contra quien maniobró para enviarlo a la cárcel e imponer a Jaime Hernández Zaragoza (2010-2011), aunque no pudo evitar que fracasara su correligionaria Guadalupe Novelo Espadas ante Julián Ricalde.
         No obstante, siguió su cacería contra éste con Roberto Borge, quien mantuvo el acoso a través del alcalde priísta Paul Carrillo de Cáceres (2013-16), en una “titánica” labor para expulsar al PRD, lo que se le facilitó con Jaime Hernández, quien se cobijó en el PRI desde que inició como alcalde sustituto, cuando trabajó de la mano de Félix González y se pintó de tricolor.
         La entonces poderosa influencia del cozumeleño, que se prolongó todo el periodo de Roberto Borge, también se habría reflejado con ocasión de una grabación de 2010, donde Jaime Hernández, entonces munícipe en funciones, aparece entregando fajos de billetes a Julián Ricalde, el alcalde electo.
         Pero el mayor rencor del ex mandatario contra el isleño data del 23 de abril de 2013, cuando, estrictamente apegado a la legislación local, la Comuna benitojuarense negó la licencia de construcción del proyecto Dragon Mart, según Julián Ricalde, “por incumplir con una serie de normativas”.
         Como se recordará, aunque siempre lo negó, el cozumeleño estuvo involucrado permanentemente como presunto socio del multimillonario, ambicioso proyecto, finalmente fracasado tras las obligada, presionada, intervención del Gobierno Federal.
         A todo esto, el enfrentamiento dominical Félix González-Julián Ricalde obliga a una serie de reflexiones, una de ellas es que el Twit de este último no estaba dirigido personalmente al primero, por lo que “alguien” se lo reenvió, y tomó para él uno de los calificativos, ya que no dice quién es el “prohombre” -hombre ilustre respetado por sus cualidades-, ni quién gusano.
         Así, para nadie es creíble que le hubiera ganado el apasionamiento momentáneo ni que se tratara de un arranque de ira SÓLO por el mensaje, sino que ya lo traía entre ceja y ceja y, tal y como es la palabra en boga, sólo fue la gota que derramó el vaso, que terminó por colmar su frágil paciencia, aunque, podemos asegurar, nada tenía planeado. Fue un lapsus...
         Horas después de los hechos, Félix González publicaría en una de sus 4 cuentas de Twitter: “Creo en el respeto y en la prudencia, por eso ofrezco una disculpa pública a mis paisanos quintanarroenses por los hechos de esta mañana”.
         Su anterior mensaje en esa cuenta data del 23 de agosto, su cumpleaños, cuando agradece una de las escasas felicitaciones que recibió, a diferencia de sus años de gloria ¡Qué lástima que sólo se disculpara “por los hechos de esta mañana” y NO por los seis años de “gobierno” en la total opacidad o por la evidente corrupción que puso de rodillas a Quintana Roo!
         Asimismo, también es lamentable que mienta al asegurar que “creo en el respeto y en la prudencia”, pues el 22 de abril de 2016 demostró exactamente lo contrario, cuando apareció en un video arrancando publicidad del entonces candidato a gobernador Carlos Joaquín, y Ricalde, quien aspiraba a la alcaldía de Cancún, lo acusó de “delincuente que se exhibe en acto de desesperación ante los quintanarroenses, que sabemos bien quién es”.
         Ahora bien, a quienes acusan a éste último por haber respondido a la agresión  habría que preguntarles si lo ideal hubiera sido el acto mesiánico de poner la otra mejilla, o bien bajar la mirada y esperar los aplausos de la prensa y compañeros de gabinete por convertirse en “mártir”. Créase o no, pero lo cierto es que lo que menos esperaba Félix es que Julián respondiera el ataque.
         Hasta donde sabíamos, el concepto de política tenía dos acepciones, una de ellas “la ciencia de lo posible, que no de lo deseable”, y la más clara, “el arte de comer mier… sin hacer gestos” ¿Cuál de los protagonistas resultó ser menos político?  ¡Mejor leer nuevamente a Reyes Heroles!
         Empero, aunque parezca mentira, todo parece indicar que, para Carlos Joaquín, Julián Ricalde es “el malo de la película”, según leímos en su mensaje-advertencia, en el sentido de que…“no permitiré en mi gabinete… bla, bla, bla”.
         Si sirve de consuelo al mandatario, momentos antes se había anotado “un 10” en el tema de la marcha de protesta, anunciada a las 9 de la mañana en el Museo de la Cultura Maya, para manifestarse ante el Congreso del Estado ante la imposición de una funcionaria, en gran medida, gracias al “papel” de Joaquín Oliva. El evento fue un completo fracaso.
         La pregunta obligada es ¿Dónde o cómo le entró “el agua al coco”? ¡Ya lo analizaremos!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

jueves, 5 de octubre de 2017

¿“Padrinos” en polémico nombramiento?


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         El reclamo de los quintanarroenses es claro: Nadie está en contra de yucatecos, veracruzanos o jarochos, pero lo justo es que se ganen el lugar que legítimamente les corresponde en el Estado, como es el caso de muchos de nosotros que lo adoptamos como residencia y logramos alguna posición a base de esfuerzo, y no que de aprovecharnos de alguna coyuntura política.
         Lamentablemente, este NO ha sido el caso de no pocos políticos, empresarios y funcionarios que, bajo el calor de algún influyente personaje de alguno de los tres niveles de gobierno, de la noche a la mañana le arrebate alguna posición a nuestros miles de profesionistas, a los que de nada parecen haberles servido los años que se “quemaron” las pestañas en las escuelas.
         Aunque para algunos todavía pareciera un reclamo de quintanarroenses supuestamente “dolidos” por el cambio de partido en el poder, lo cierto es que, dígase lo que se diga, el malestar ciudadano, particularmente de la Zona Sur, se dio originalmente en los dos anteriores sexenios, ante la “importación” masiva de cozumeleños.
         Aquello también levantó ámpula porque, quiérase o no, la errónea política de nuestros primeros gobernantes -todos emanados del PRI- obligaron a que los sureños, particularmente de la capital chetumaleña, dependieran laboralmente de la administración pública, contra lo que ocurría en la Zona Norte, cuya base laboral estaba más involucrada en la iniciativa privada.
         Obvio, con la llegada de al poder de los cozumeleños Félix González y Roberto Borge, docenas de chetumaleños se vieron desplazados de su trabajo, principalmente en los cargos de mejor nivel, donde, sin mayor mérito que ser oriundos de Cozumel, se instalaron familiares, amigos, compadres y paisanos de aquéllos.
         Para nadie era un secreto que con Carlos Joaquín González traería consigo a su gente de confianza de Playa del Carmen, donde fue alcalde (2005-08), pero NO que hasta sus amigos trajeran a sus amigos y éstos a los amigos de los amigos de sus amigos, ni tampoco que también los partidos que apoyaron la coalición PAN-PRD hiciera lo propio.
         ¿Resultado? Que el gobierno del “cambio”, inclusive los propios chetumaleños que impulsaron al nuevo gobierno, se dieron a la tarea de correr trabajadores sin ton ni son, sin importar capacidad, trayectoria o antigüedad, como si “apestara” todo lo que oliera a la gente de los gobiernos anteriores, lo que dio con el traste la esperanza de un nuevo gobierno.
         Sobran los ejemplos del fallido “cambio”, al grado tal que obliga a comparar a la hoy no muy naciente administración como un enfermo en fase terminal, al que por dondequiera que se le toque le sale “pus”. Son muy, pero muy contadas, las áreas de la administración pública que atraviesen el pantano sin mancharse el plumaje.
         Lo más irritante no sólo es que algunos, como el titular de la Secretaría de Finanzas, Juan Melquiades Vergara Fernández, aspire a convertirse en candidato a presidente municipal de Benito Juárez, o que otros, como el de la Secretaría de Gobierno, Francisco López Mena, se sienta con la candidatura al Senado de la República.
         No. Lo peor es que, además, el mismo Carlos Joaquín defienda el papel de otros colaboradores, como es el -la mera verdad- sospechoso caso del soberbio Oficial Mayor, Manuel Alamilla Ceballos, cuya única virtud era ser de origen chetumaleño, pero cuyos propios paisanos repudian ante sus conocidos desaciertos.
          Decíamos en nuestra colaboración anterior que la gota que derramó el vaso fue la clara imposición de la yucateca Aida Leticia León Canto como nueva titular del Órgano Interno de Control de la Fiscalía de Quintana Roo http://luisangelqroo.blogspot.mx/2017/09/diputadosmaiceados-en-elecciones-luis-a.html  ¿Una Licenciada en un cago que requiere a un Contador Público?
         Desde luego que no fue el Jefe del Ejecutivo el que tuvo a su cargo esa im-po-si-ción, lo que hubiera sido el colmo, sino sus “corifeos” de la XV Legislatura, que ya habían demostrado su docilidad con las de Manuel Palacios Herrera en la Auditoría Superior del Estado, y de Rosaura Antonina Villanueva Arzápalo, como primera Fiscal Anticorrupción de la entidad.
         Sin embargo, el caso de Aida Leticia León es el de mayor polémica, ante el cinismo del presidente de la Gran Comisión del Congreso, el panista Eduardo Martínez Arcila, al reconocer que aquélla sólo tenía dos meses de haber llegado a Quintana Roo, lo que levantó no pocas especulaciones sobre ese favoritismo sobre las pretensiones de profesionales quintanarroenses.
         Aunque Usted no lo crea, entre éstas se incluyen dos aparentemente válidas: Que la nueva titular de aquél Órgano es hija de un yucateco que tiene nexos con “alguien” del Poder Legislativo -¿será Martínez Arcila?-, o bien que es familiar del presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, José Antonio León Ruiz.
         ¿A qué le apuesta Usted? No lo sabemos, pero lo cierto es que también se puso de manifiesto que Aida Leticia León, quien debería renunciar al cargo por dignidad profesional, es recién “egresada” de la Dirección Jurídica del Poder Legislativo de Yucatán -su currículum completo, en gráfica-, por lo que tampoco se descarta que, entre “pares”, su ex jefe la hubiera recomendado con Martínez Arcila.
          En cualquiera de los casos, lo cierto es que, en protesta por lo que se califica como “atropellos, manifiesta insensibilidad, y nulo amor por nuestra gente, quintanarroenses, profesionistas, ejidatarios, empresarios y población general por parte de la XV Legislatura”, este domingo se realizará una marcha de protesta contra los diputados.
         Convocada, según público cartel, por sociedad civil y profesionistas, el evento, coincidente con la celebración del 43 Aniversario de la Conversión de Quintana Roo de Territorio a Estado, se realizará a las 9 horas, cuando el contingente, para el que han invitado a la gente, partirá del Museo de la Cultura Maya, en una caminata que culminará en el recinto legislativo.
          También “coincidentemente” el gobernador Carlos Joaquín seguiría de viaje de promoción turística por Estados Unidos -se ignora su día de retorno-, por lo que los festejos alusivos a la jornada estarían a cargo del panista López Mena.
         ¿Se volverá a repetir el escenario en que la población fue víctima de agresión oficial cuando protestaba contra el desvergonzado papel de la anterior Legislatura? ¿Reaccionará el gobierno de Carlos Joaquín con la misma intolerancia contra la que luchó para convertirse en gobernador? ¡Miles de quintanarroenses estarán atentos este domingo!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

viernes, 29 de septiembre de 2017

Diputados, ¿“maiceados” en elecciones?


                                               Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         En un hecho insólito, indignante que, sin embargo, se convirtió en la gota que derramó el vaso, la XV Legislatura del Congreso del Estado terminó por nombrar por unanimidad a la Lic. Aida Leticia León Canto como nueva titular del Órgano Interno de Control de la Fiscalía de Quintana Roo, con lo que se habría consumado un evidente “control” de Poderes.
         A la nueva, aparente, muestra de que el Jefe del Ejecutivo, Carlos Joaquín González, mantiene postrados a los Poderes Ejecutivo y Judicial, por primera ocasión los quintanarroenses dijeron “esta boca es mía”, cuando la Asociación de Profesionistas de Quintana Roo y organizaciones similares por fin externaron su inconformidad.
Como se sabe, en un primer tema sobre la unanimidad, por influencia del Ejecutivo en el Poder Judicial, el Tribunal Superior de Justicia del Estado habría “elegido” el 8 de agosto a quien fuera secretario particular del ex gobernador Félix González, el magistrado José Antonio León Ruiz, quien sustituyó a Fidel Villanueva Rivero.
Al repetirse la escena de la unanimidad, el 2 de septiembre último los legisladores aprobaron la imposición del cuestionado Manuel Palacios Herrera como nuevo titular de la Auditoría Superior del Estado, pese a que éste mismo reconoció haber estado enterado de las anomalías en las que habían incurrido sus antecesores, Javier Félix Zetina González y Emiliano Novelo Rivero.
Tal vez convencidos o “maiceados” -¿a qué le apuesta Usted-, los diputados locales, incluyendo los de la supuesta “oposición”, volvieron a repetir la unanimidad a mediados de este septiembre, con la “elección” de la ex vice fiscal General de la Zona Norte, Rosaura Antonina Villanueva Arzápalo, como primera Fiscal Anticorrupción de la entidad.
Como consecuencia, arrancó la designación de los titulares de los órganos de control interno, en particular en la Fiscalía General del Estado, con lo que  iniciaría una lucha jurídica para contrarrestar la sospechosa actuación legislativa, encabezada por el presidente de la Gran Comisión de Diputados, el panista Eduardo Martínez Arcila.
En este sentido, los presidentes de la Asociación de Profesionistas y del Colegio de Contadores, Joaquín Oliva Alamilla y Luis Alain Matos Argüelles, así como otra de las aspirantes al referido órgano interno de control, Cruz Virginia Vera Alcázar, expresaron su malestar con la evidente imposición de Aida Leticia León por no reunir cinco años de residencia en el Estado, tal y como lo establece la Constitución.
La terna final la integraban Aida Leticia León, Matos Argüelles y Cruz Virginia Vera, aunque también se registraron Moisés Iván Celis González, José Octavio Augusto Pérez y Priego, Moisés Demetrio García Martínez, Lenin Amílcar Correa Chulim Hichel y Atilano Gorostiola.
Finalmente, con 22 votos a su favor, resultó “electa” de manera unánime la primera de ellos, por lo que fungirá en el cargo por un lapso de cuatro años, a partir de anteayer y hasta septiembre de 2021.
Contra lo que pudiera pensarse, el reclamo ciudadano y malestar de los profesionistas no sería sólo por la falta de capacidad y preparación de la nueva funcionaria, sino porque el propio diputado Martínez Arcila reconoció que aquélla apenas cuenta con dos meses de residencia en Quintana Roo.
En efecto, Aida Leticia León es egresada de la Universidad Autónoma de Yucatán como Licenciatura en Derecho, en tanto cuenta con una Maestría en Derechos Empresarial por la Universidad Anáhuac-Mayab, de aquella entidad
Perteneciente a la organización “Abogados en RAR”, ubicada en la Privada Del Maestro, en Yucatán, la profesionista cuenta aparentemente “con una larga trayectoria en la Auditoría Superior de Yucatán, Juzgados de Distrito y Tribunales de Campeche, y desde el 2014 es miembro de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados.
Sin embargo...nada sobre Quintana Roo hasta hace dos meses, y ahora por obra “del Espíritu Santo”, pasa por encima de la trayectoria y residencia de otros ocho profesionistas que, como reclamara públicamente Oliva Alamilla, por lo menos cuentan con una residencia más evidente o de cinco años, en su caso, con una envidiable quintanarroísmo.
No se trata de volver nuevamente al controvertido y cuestionable tema del nativismo como patente de corso para ocupar cargos públicos, dado que, en todo caso, ningún quintanarroense pidió nacer en esta tierra -mientras que los residentes la elegimos para contribuir a su desarrollo-, pero sí resulta un verdadero insulto pasar por encima de los legítimos derechos de los demás.
Estamos ciertos de que, ante la falta de algún profesional que pudiera desempeñar un cargo en Quintana Roo, es perfectamente válido y justa la contratación de personas provenientes de otros Estados, pero, caray, en igualdad de circunstancias y sin pasar por encima de la ley, necesariamente se debería preferir a un quintanarroense. Claro, si se presume tener moral.
Cuanto más no, entonces, se debería elegir a un profesionista quintanarroense por encima de un perfecto desconocido que tal vez sólo conozca Cancún, Cozumel o Playa del Carmen…, pero en vacaciones.
Así las cosas, perfecta razón tiene el representante del Comité de Defensa de Quintana Roo, José Alberto España Novelo, en considerar que existen elementos para solicitar juicio político contra los diputados, no sólo por violar la Constitución respecto a la residencia para ocupar un cargo público, sino por su falta de MORAL, si es que conocen esa palabra.
Hasta donde sabemos, el único caso en el que nuestra Constitución exige haber nacido en Quintana Roo es para aspirar a la gubernatura, y conste que, casualmente, Carlos Joaquín fue cuestionado en su momento sobre el tema, ya que, recordamos, pese a haber sido alcalde de Playa del Carmen, no pocos sugerían que nació en Yucatán, donde estudió y pasó la mayor parte de su juventud.
Por otro lado, estamos de acuerdo -¿acaso alguien no?-, en que se trató de una simulación de la XV legislatura, sobre todo en el caso de los diputados plurinominales que, después de exhibir a los postulantes, como relataría el periodista Rafael Briceño, mostraron que todo estaba “planchado” y que ya tenían “línea”.
La pegunta necesaria es, por si alguien tiene dudas, ¿”línea” de quién? ¿Acaso cree Usted que el panista Martínez Arcila tendría tanto poder de “convocatoria” para convencer a más de una veintena de homólogos a votar en el mismo sentido? Sería demasiado ingenuo creerlo, o bien creer que fue obra de la “casualidad”.
¡Caramba” Hubieran pensado al menos convencer a uno o dos diputados a votar en contra para “legitimar” la propuesta, y no tratar de vernos la cara de pen…itentes con esa supuesta unanimidad que seguramente los tendrá muertos de risa, al igual que cuando optaron por hacerlo con Manuel Palacios Herrera y Rosaura Antonina Villanueva.
Aunque da coraje reconocerlo, por lo menos los priístas -que también hoy se dejan “maicear”- sabían cuidar las formas, y una prueba de ello es que cuando el ex gobernador Roberto Borge registró su candidatura al Poder Ejecutivo tuvo como “opositor” al también priísta Sergio de la Cruz Osorno, para, por lo menos, dar la impresión de que existía democracia en el PRI.
Al final de cuentas, lo que está provocando el Congreso es que los quintanarroenses se vuelquen sobre la XV Legislatura o se pronuncien en términos similares a los de la anterior, cuando la participación del Ejecutivo era más que evidente.
¿Hasta cuándo entenderán Carlos Joaquín o sus colaboradores que no sólo ya basta de señales de corrupción, sino que ya basta también de poblanos u otros arribistas similares que sólo vienen a Quintana Roo a contribuir al desempleo?
¿Quién o quiénes son los principales sospechosos de “importar” gente de otros Estados para suplir a los nuestros?
¡Recuerden que ya estamos a cerca de 10 meses del cobro de “facturas”!

  (Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

jueves, 28 de septiembre de 2017

¡“Martirio” en la SCJN por Tribunal!


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
También denominada Corte Constitucional, el Tribunal Constitucional es un órgano jurisdiccional que, responsable de hacer efectiva la primacía de la Carta Magna, se significa en una de las principales carencias del sistema jurídico mexicano al que recién se pone atención en la etapa de modernización en la llamada Décima Época de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Entre las principales atribuciones del mencionado Tribunal, se incluyen la interpretación de la Constitución y el ejercicio del control de constitucionalidad de las leyes y otras normas de rango infra-legal, esto es, actos de gobierno que, aunque tienen forma de ley, carecen de fuerza de ésta.
Así, tiene la facultad de revisar la adecuación de las leyes y, en último término, de los proyectos de ley y decretos legislativos o del Poder Ejecutivo a la Constitución
Algunos países siguen un modelo austríaco que contempla un Tribunal Constitucional, mientras otros, como es el caso de México, siguen el modelo estadounidense de un Tribunal o Corte Suprema que ejerce las funciones de Tribunal, aunque no es inusual, como en ciertos Estados iberoamericanos, que comparten el control de la constitucionalidad entre el Tribunal Constitucional y la Corte Suprema.
Frente a este panorama, la ahora senadora del PT y otrora perredista  Dolores Padierna Luna, presentó recientemente un proyecto de decreto para reformar el Artículo 105 constitucional sobre el tema, ya que México carece de un Tribunal Constitucional propiamente dicho.
En efecto nuestro modelo se sustenta en la existencia de una Suprema Corte de Justicia que cumple con dos funciones: Es cabeza del Poder Judicial Federal y hace las labores que corresponden a ese Tribunal, en un modelo que, no obstante, genera múltiples problemas.
Si bien desde 1987 se ha tratado de especializar a la Corte como Tribunal Constitucional, los esfuerzos no han sido completamente exitosos, ya que mantiene una pesada carga jurisdiccional y administrativa que le impide realizar con eficacia y eficiencia deseables la función de Tribunal que se le encomendó.
Las decisiones relevantes sobre interpretación constitucional que se toman día a día en nuestro Tribunal aparecen mezcladas junto con una multiplicidad de asuntos que tienen que ver con cuestiones muy variadas, entre ellas la carga de trabajo, por ejemplo, pues la de un par de semanas de la Corte se equipara a la de todo un año de los Tribunales Constitucionales.
Asimismo, lo que es peor, también resulta sumamente complicado a los Ministros de la Corte concentrarse exclusivamente en las tareas que exige la jurisdicción constitucional, toda vez que, como cabezas del Poder Judicial Federal, realizan múltiples funciones.
Para empezar, su Presidente encabeza también el Consejo de la Judicatura Federal, de manera que es responsable tanto de la dirección como de la operación del aparato que integra la Justicia Federal, lo que exige mucho tiempo, y aleja de sus atribuciones estrictamente jurisdiccionales, y precisamente en esta faceta jurisdiccional una de sus responsabilidades más importantes es dirigir los debates del Pleno en ese Tribunal.
Esta tarea exige conocimientos especializados y amplias horas de preparación para una adecuada conducción de debates, lo que incide directamente en el tiempo que ocupa para la toma de decisiones, pero también puede incidir en la calidad de esas mismas resoluciones.
Por otra parte, la Corte se integra de una estructura burocrática enorme y se ha convertido en un aparato administrativo que exige muchos recursos para su operación, por lo que cumple con mucha dificultad su labor de defensa de nuestra Constitución, Su estrecha relación con el resto del Poder provoca que se ocupe formal e informalmente de múltiples cuestiones relacionadas con la vida institucional del Poder Judicial
Los últimos esfuerzos por especializarla empezaron con la reforma constitucional de 1987, que buscaba hacerlo en cuestiones estrictamente constitucionales, en un ejercicio que tuvo un impacto limitado, por lo que en 1994 se volvió a reformar la Carta Magna para profundizar su cambio de especialización.
En 1999 se presentaron nuevas reformas para colocarla a la cabeza del gobierno y la administración del Poder Judicial Federal, La reforma también le otorgó al Pleno la facultad de emitir acuerdos generales para enviar asuntos de su competencia a los Tribunales Colegiados de Circuito.
Además, en 2011 se presentaron nuevos cambios para modernizar el Juicio de Amparo -al que nos habremos de referir en su momento- y este año se cumplen 30 años de esfuerzos orientados a consolidar la jurisdicción constitucional en México, aunque, repetimos,  los efectos han sido limitados.
La jurisdicción constitucional de México permanece sin consolidación y especialización necesarias. Nuestro máximo tribunal mantiene una agenda muy compleja que NO le permite abocarse por completo a la jurisdicción de la Constitución.
En este sentido, la propuesta es crear un Tribunal Constitucional encargado de cumplir con la función especializada que requiere la defensa constitucional, con lo que tendría la única función de conocer asuntos de estricta constitucionalidad.
Desde luego que el tribunal no sería la última instancia en  materia constitucional, pero sí una instancia suprema en materia de Amparo, con lo que el Poder Judicial de la Federación mantendría sus atribuciones en términos muy semejantes a los que lo rigen actualmente.
En Tanto, la Corte conservaría su posición como cabeza de Poder Judicial Federal, y podrá conocer en  materia de revisión de Amparo.
La propuesta, turnada a las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Justicia; y Estudios Legislativos, Segunda del Senado, presenta la posibilidad de que el Tribunal pueda atraer para su conocimiento los Amparos en revisión para su definitiva resolución.
En el caso de las acciones de inconstitucionalidad y las controversias constitucionales, el Tribunal tendría jurisdicción exclusiva para conocer de las mismas.
En síntesis, el Tribunal se especializaría de asuntos relevantes relacionados con la interpretación de la Constitución, en un primer paso para una necesaria reforma al sistema de impartición de justicia que garantice su mejor funcionamiento con imparcialidad, objetividad, eficacia, transparencia, pero también con una perspectiva de derechos humanos, condición de género y de multiculturalidad tal y como establece la Constitución.
¡La mesa está servida para nuestros representantes “populares”! ¿Lo “archivarán” para que duerma el sueño de los justos? ¡Ya veremos!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                               

sábado, 23 de septiembre de 2017

¡Lección de temblores a políticos!


                                                Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Los recientes movimientos sísmicos de septiembre en México, que se prolongaron este sábado en Oaxaca -con magnitud de 6.1 grados y epicentro al oeste de Unión Hidalgo-, se convirtieron en menos de 17 días en un verdadero parteaguas político-social para todo el país, ya que lo mismo rompieron con históricos paradigmas, que confirmaron el hartazgo político y sentir de la mayoría de los mexicanos.
         En el caso de Quintana Roo y Yucatán, otrora considerados de difícil, casi imposible afectación telúrica por la fuerte compactación de su suelo, a partir del día 7 se comprobó que no estaban del todo libres, cuando, minutos antes de la medianoche, quienes permanecíamos despiertos pudimos constatar el inusual temblor.
         Y conste que era la tercera ocasión en la historia que temblaba en la entidad, y aunque, a decir verdad, pocos recordamos con exactitud las fechas, oficialmente puso de manifiesto que Quintana Roo NO se está a salvo, como tampoco lo está Yucatán de los huracanes, por lo cual es inútil la frase “me regreso o me voy a Yucatán” ante este último tema.
           Lo que SÍ es cierto es que ambas entidades se incluyen entre las 10 zonas con menores posibilidades de sufrir algún movimiento telúrico, ya que, ubicado en el llamado “Cinturón de Fuego del Pacífico”, México, sobre tres de las placas tectónicas más grandes de la Tierra, según el US Geological Survey, es uno de los países con más probabilidades de ser afectados.
         Así, los territorios donde es poco probable son Nuevo León, Saltillo, Coahuila, Chihuahua, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí. Tamaulipas y Yucatán, y aunque el caso de la Península es una de las consideradas “zonas de bajo riesgo”, los episodios más recientes en Campeche y Quintana Roo no tuvieron gran intensidad.     
         Ahora bien, aunque Quintana Roo adolece de un sistema sismográfico, en el caso de Yucatán cuenta con uno que, ubicado en el Cementerio General, se instaló desde 1910 durante el gobierno de Porfirio Díaz, y aunque se inundó durante el huracán “Gilberto” del 13 de septiembre de 1988, se “modernizó” e inauguró en 2010. Sólo queda un edificio abandonado y una placa inaugural.   
         Hasta donde se sabe, el Servicio Sismológico Nacional confirmó que el anterior movimiento telúrico de Yucatán se registró el jueves 7 de abril de 2016, con un sismo de 2.9 grados en la escala de Richter a las 11:50 de la mañana, esto a 19 kilómetros de Motul, entre Dzemul y Dzidzantun.
         Obligados a documentarnos, cabe señalar que en el caso de la Península, se registra un sismo de poca intensidad cada 12 ó 18 meses, generalmente con epicentro en el Sur del Estado y costas de Quintana Roo, el último de ellos el 11 de enero de 2015, a 67 kilómetros de Playa del Carmen, en el mar, con una intensidad de 4.2 grados.
         Por otro lado, la pregunta obligada en torno a los recientes fenómenos climatológicos es si existe relación entre huracanes y terremotos, ya que, en cuestión de un mes el continente americano sufrió cinco huracanes de enorme  magnitud (Harvey, Katia, Irma, José y María), y dos terremotos que devastaron el sur y centro de México, uno el 7 de septiembre, y otro el 19.
El hecho de que el último terremoto de 7.1 grados ocurriera en el aniversario del de 1985 es sólo coincidencia, y aunque no existe relación directa entre huracanes y terremotos, no significa descartar un vínculo en casos específicos.
Según investigaciones científicas, ambos fenómenos tienen explicación natural separada y su ocurrencia no es anómala, tanto por el momento de los huracanes como por el lugar de los terremotos, además de que mientras los huracanes se pueden monitorear y pronosticar, no hay tecnología para predecir terremotos.
Profesor asociado de ingeniería geotécnica y de terremotos de la Universidad Tecnológica de Australia, Behzad Fatahi explica que si bien el paso de Katia en la costa del Golfo de México y la devastación de Irma y María en el Caribe ocurrieron entre el primer y el segundo terremotos, la explicación está en la tierra.
Por su parte, investigadores de la Universidad de Miami apuntan que los deslizamientos de tierra inducidos por la lluvia y el exceso de ésta transportan materiales erosionados aguas abajo. Como resultado, se reduce la carga superficial por encima de la falla.
Hasta ahí las cosas, hoy amanecimos con la novedad del sismo de Oaxaca y que brigadistas mexicanos y japoneses que trabajan en el rescate de personas en la Ciudad de México no pudieron ocultar su frustración y dolor ante las órdenes oficiales de abandonar la búsqueda como medida protocolaria y de seguridad tras el fenómeno, que desató las alarmas apenas cuatro días después de que otro de 7.1º causara unas 300 víctimas.
         Días antes, el malestar general era la nula participación de políticos y sus partidos en apoyo a damnificados, así  como el desvergonzado y hasta cínico papel de las autoridades estatales, sobre todo de Oaxaca y Morelos, donde el gobernador Graco Ramírez y su esposa Elena Cepeda de León, presidenta del DIF-Estatal, son los principales “protagonistas” por retener y condicionar la entrega de apoyos.
         Antes circunstancias como éstas, las redes sociales se convirtieron en principales medios de denuncias e hicieron viral una serie de llamados a hacer conciencia, una de ellas del periodista-político, Pedro Ferriz, quien preguntaba qué pasaría si en las elecciones del  2018, al abrir las urnas, aparecieran tachadas totalmente mal las boletas correspondientes al voto para senadores.
La interpretación lógica, dice, sería que los mexicanos no los queremos Senadores y, por lo tanto, desaparecerían y nos ahorraríamos el innecesario y costoso Senado, con lo que sugería enviar la papeleta del Senado con una gran cruz que abarcara TODA la boleta, para ser nula, y así eliminar el Senado.
Puntualiza, con justa razón, que, por ejemplo Noruega, Suecia,  Dinamarca y Holanda carecen de Senado, mientras que Alemania sólo tiene 100, y Estados Unidos UNO por cada Estado ¿Por qué mantener 128 ineptos en México?, aduce
Comen lo que el 15 % de la población puede comer, viven como el 1% de la población puede vivir, ganan sin trabajar lo que deben y a nadie rinden resultados ni cuentas, pese a que deberían hacerlo ante nosotros, pero también es evidente y cierta nuestra apatía. Con su eliminación ahorraríamos 4 mil 500 millones de pesos al año.
Por si fuera poco, existe la propuesta de permitir su reelección, mas no su reducción, lo que significa que el esfuerzo ciudadano ni siquiera se tuvo en cuenta o que la voz de los mexicanos no cuenta, por lo que llegó el momento de participar, tal y como ejemplificaron los árabes, al acordar derrocar su régimen.
Según Ferriz, un periodista recabó más de 3 millones de firmas para abolir la existencia de diputados plurinominales en México, pero NO pasó nada, se hicieron “de la vista gorda”, lo que, creemos, nos obliga a tomar medidas más radicales, y la única vía son las elecciones, concretamente en las boletas, donde podemos demostrar nuestro hartazgo.
Ferriz opina hacerlo contra el Senado, pero, caray, nuestro coraje, tal y como, por ejemplo, demostramos el año anterior los quintanarroenses contra los gobiernos del PRI, habremos de canalizarlo buscando un cambio, pero un VERDADERO cambio, tal que no nos cambien votos por “espejitos” que se concretan luego en desempleo y corrupción.
Sin ser necesariamente adivinos, estamos en condiciones de anticipar que el reflejo del parteaguas político serán las elecciones del 2018, y los primeros castigados, justamente, serán el presidente Peña Nieto y el PRI, que han dado sobrada muestra de corrupción, impunidad e incapacidad desde TODAS sus “trincheras”, particularmente el Congreso de la Unión.
Haber donado todos sus ingresos como partidos o parte de ellos, no cambian cinco años de prefabricar un marco legislativo que no sólo tienen al país al borde del abismo -como Quintana Roo y la deuda de sus tres últimos gobernantes-, sino con una serie de medidas para “blindarse” y buscar asegurar su impunidad, como Roberto Borge ante su fin de sexenio, y ahora Carlos Joaquín González con “su” Auditor Superior, Fiscal Anticorrupción y presidente del Tribunal Superior de Justicia.
En fin, lamentablemente, los fenómenos meteorológicos, que apenas parecen empezar ante la temporada natral que concluye en noviembre -en el caso de los huracanes- han significado un doloroso medio para el despertar de los mexicanos, algo similar a lo ocurrido con los “gasolinazos” que, sin embargo, tampoco parecen tener fin…al menos NO en este sexenio priísta.

 (Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                              
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx