jueves, 22 de junio de 2017

 ¡Abandonan ratas barco de Q. Roo!


                                               Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Entre las alrededor de 45 personas, entre familiares, amigos, notarios, empresarios y ex funcionarios investigadas por sus vínculos con el ex gobernador de Quintana Roo preso en panamá, Roberto Borge, también figura el hijo de una ex gobernadora de Yucatán y un ex funcionario tabasqueño, entre todos los cuales habrían desfalcado a la entidad más de 25 mil millones de pesos.
Además de los nombres de la ex gobernadora priísta del vecino Estado, Ivonne Ortega Pacheco, y del hijo del senador yucateco Emilio Gamboa Patrón, como publicamos la semana anterior, no sólo figuran familiares de Borge, sino también del ex gobernador priísta Félix González, aunque la lista de incondicionales implicados es enorme… y va en ascenso.
Así, figuran nombres “comunes” como los del cuestionado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Fidel Villanueva Rivero; del juez Primero Civil de Playa del Carmen, Gustavo Chan Caamal; del ex director del Registro Público de la Propiedad, Carlos Lima Carbajal, y de la ex actuaria María Elena Anaya Reyes, todos ligados a una red de Borge para despojar patrimonios, entre otros con el desahucio de 44 hoteles y 19 predios en Tulum, y departamentos en Cancún.
Además de legitimar el despojo a través de la Notaría Pública 33 de Mérida, Yucatán, a cargo de Hernán Zetina Albertos, este jueves se puso de manifiesto otra serie de irregularidades que, al menos de entrada, parece constituir el delito de operaciones con recursos de actividades ilícitas.
Las barbaridades parecen no tener fin, como tampoco los aparentes prestanombres, entre ellos Martín Cobos Villalobos, ex titular de la Comisión para la Juventud y el Deporte, en cuya periodo se embargó al organismo por una deuda millonaria de 72 millones 600 mil pesos con proveedores, créditos a corto plazo y falta de apoyo a deportistas.
Por si fuera poco, también aparecen el ex secretario y ex subsecretarios de Infraestructura y Transporte (Sintra); Fernando Escamilla Carrillo y Ariel Federico Meeser, y Andrés Canul, respectivamente, éstos ante el millonario gasto en la construcción del Auditorio del Bienestar que, a más de un año de concluido, no se utiliza aún por fallas estructurales.
El más reciente escándalo del “gobierno” borgista es el hotel The Westin, de Cozumel, que implicó una sospechosa inversión de más de 109 millones de pesos y del que, en su momento, el ex gobernador colocó la primera piedra, todo hace suponer, a sabiendas de la serie de irregularidades.
En efecto, acompañado del entonces presidente de la XIV Legislatura del Congreso, José Luis “Chanito” Toledo; el ex alcalde Fredy Marrufo Martín, y la hoy cuestionada alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, entonces secretaria Estatal de Turismo, Borge inició los trabajos en julio de 2014, cuando anunció 200 empleos directos para construir el hotel en un predio de casi 8 mil metros.
Conforme amplio reportaje de la periodista Vanessa Job y difundido por Milenio, se trata de un hotel de lujo con complicado entramado para tratar de ocultar huellas de prestanombres, que semanas antes del arresto de Borge seguían sus operaciones para tratar de ocultar huellas.
El más nuevo y moderno de Cozumel, el Westin cuenta con 15 pisos y 156 habitaciones de lujo, muchos con vista al mar y terrazas privadas, con 3 albercas, 3 restaurantes y 5 bares, muelle privado y gimnasio, que anunciaría Borge, con una inversión de 30 millones de dólares.
La red de corrupción involucraría a funcionarios, empresarios y empleados de Borge, uno de ellos su operador financiero, el tabasqueño Edgar Manuel Méndez Montoya, de 35 años de edad, relacionado con la compra de seis predios por los que habría pagado 11.5  millones de pesos, cuando su valor real era de 189.7 millones, una diferencia de casi 189 millones.
Los socios del hotel aportaron casi 108 millones de pesos para constituir la sociedad Isla Cabañas que, según escritura pública de diciembre de 2011, tendría como representantes a Juan González Angulo -tío de Félix González- y Méndez Montoya, quienes habrían pagado 109.1 millones por el terreno donde se construyó, aunque desde diciembre del 2016 la organización “Somos tus Ojos”, de Fabiola Cortés, había denunciado “lavado” de dinero ante la PGR.
Para ese efecto, el 6 de diciembre de 2011 se constituyó Isla Cabañas, cuyo consejo de administración encabezaban como presidente y secretario Juan y Raúl Omar González Angulo, respectivamente; Méndez Montoya (vicepresidente); el hijo de la ex gobernadora de Yucatán, Dulce María Sauri Riancho de Sierra (1991-93), Luis Alberto Sierra Sauri (tesorero), y el empresario Roberto Marroquín Sámano y el ex oficial mayor del gobierno de Tabasco, Germán Garduza Linares (vocales)
(Representante legal de la cuestionada Inmobiliaria “Punta Tormentos” de Cozumel. Raúl Omar González también es tío de Roberto Borge  y padre del ex delegado de la Sedatu en Quintana Roo, Raúl González Castilla)
Durante el gobierno anterior, junto con el titular del Registro Agrario Nacional, Rodolfo Vallín Lugo, González Castilla, a quien Freddy Marrufo Martín sucedió en la Sedatu, también validó la cesión “en usufructo y libre de fianza” de un terreno de 50 hectáreas del ejido de Cozumel a Borge; otro de 130 hectáreas a Villanueva Rivero; y uno más de 50 hectáreas para el ex Auditor Superior del Estado, Javier Zetina González
En el caso del Hotel, conforme a datos aportados al SAT por Méndez Montoya y Juan González Angulo, ninguno de ellos reporta ingresos suficientes como para la construcción de un hotel con las características del Westin.
(Como se sabe, con un costo de cerca de 10 millones de dólares -unos 200 millones de pesos-, dos naves de “Barcos Caribe” totalmente de aluminio, están listos en los esteros de la empresa australiana “Aluminium Marine”, pero no los había podido traer Borge porque en dos años de funcionamiento, ésta no puede justificar su compra, publicó en marzo periódico Quintana Roo Hoy.
(Así, en caso de que “Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe” deseara traer los barcos, tendría que solicitar al Servicio de Administración Tributaria el permiso para su importación, pues las embarcaciones ya fueron probadas y aprobadas por la constructora, y aguardaban en Australia.
(La naviera Barcos Caribe se ligó a la administración de Borge, cuando presuntamente formó la empresa “Impulsora Marítima de Quintana Roo” con los permisos otorgados por la Comuna que presidía en 2015 Mauricio Góngora Escalante, y la puso a nombre de Franco González Patrón -otro tío de Félix González-, César Celso González Hermosillo y Melgarejo, y Lourdes Pinelo Nieto)
Ahora bien, la familia González Angulo ya había quebrado otros negocios hoteleros, como El Meliá, además de que Juan González no habría reportado ingresos fiscales del 2009 a la fecha, cuando tuvo ingresos por 200 mil pesos, además de carecer de actividad empresarial visible publica e identificable ni recibido herencia alguna que le pudieran aportar los 52 millones que habría aportado para constituir la sociedad Isla Cabañas.   
Según Fabiola Cortés, Méndez Montoya no es desarrollador hotelero reconocido, pero tuvo la “virtud” de estudiar con Borge en el Tecnológico de Monterrey, lo que le habría valido para recibió una empresa que se creó tres meses después de tomar posesión Borge y múltiples contratos de obra.
En este sentido, la Fiscalía General del Estado lo investiga, y el 3 de enero último aseguró un Folio Electrónico relativo a predios de Mahahual, Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, con documentación donde trasmite la propiedad de 5 bienes a la empresa también de su propiedad, Inmobiliaria Hermez, cuyo representante legal es casualmente Garduza Linares.
Conforme al reportaje de Milenio, el aseguramiento inicial de los terrenos de prestanombres de Borge está relacionado con la venta de terrenos que éste realizó a precios subvaluados a través del IPAE, mismo que también habría denunciado el 27 de febrero el empresario Carlos Antonio Mimenza, quien dijo pero el dinero para la construcción del Westin, según le mostraría Sierra Sauri, proviene de créditos bancarios.
Fieles al dicho en el sentido de que las ratas son las primeras en abandonar el barco cuando éste se hunde, semanas antes de librarse la orden de aprehensión contra Borge, el 10 de marzo, ante el Notario Alejandro Moreno, renunciaron a la sociedad Sierra Sauri, Juan y Raúl Omar González, Cruz Pérez Torres y Mauro González Méndez, liberándola de toda responsabilidad de índole contractual, civil, penal o de cualquier otra que pudiese corresponderle en relación con cualquier acto u omisión de los mismos realizados en relación con la misma.
La PGR indaga el caso, pero no ha asegurado los Folios de la sociedad para su revisión, tal como lo ha hecho con otras empresas presunta propiedad de prestanombres del ex gobernador, a lo que está obligado, según reclaman el Fiscal General de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech Cen, y la diputada del PAN Gabriela Angulo Sauri.
La historia del tema Borge aún empieza ¿Continuará con el capítulo “Tráfico de influencias”? Pronto lo veremos.

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      
leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 

viernes, 16 de junio de 2017

 ¡“Lavado” de 100 millones de dólares!


                                                 Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Con un ex gobernador preso en Panamá y otro más muriéndose impunemente de risa en el Senado, las finanzas públicas de Quintana Roo, que ambos “administraron” a su antojo durante sus respectivos periodos, vuelven a ser objeto de mayúsculo escándalo, al ponerse de manifiesto un millonario “lavado” de dinero, en el que estaría involucrado importante funcionario yucateco.
        Asimismo, para variar, estarían involucrados conocidos políticos quintanarroenses que “destacaron” en las administraciones de los priístas cozumeleños Félix González -insistimos, por razones obvias, en omitir su segundo apellido- y Roberto Borge Angulo, con quien también haremos lo propio en adelante.
         Por si fuera poco, al igual que en el caso de los nexos entre Félix y el ex candidato del PRI a la gubernatura, Mauricio Góngora Escalante, cuando una Notaría Pública de Playa de Carmen resultó ser el nexo para el opaco manejo de recursos, una oficina particular habría vuelto a involucrarse en sospechosos manejos.
En esta oportunidad se trataría de un Despacho de Contadores que, a cargo de Leonel Villanueva, proporciona servicios de contabilidad y auditoría, según figura en Internet, en la calle Roble de la Supermanzana 23 de Cancún. El profesional es hijo del desaparecido ex alcalde de Cozumel (1981 y 1984), Fausto Leonel Villanueva Marrufo, diputado local (1993-96) de la VII Legislatura, que encabezara Primitivo Alonso
El recordado ex funcionario, surgido de las filas de la CTM, también fue tío del ex diputado y ex presidente municipal de esa isla, Fredy Marrufo Martín, ex cercano colaborador de Félix González y hoy cuestionado delegado de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Territorial y Urbano (SEDATU)
         Para no dejarle a Usted con dudas, le adelantamos que los yucatecos envueltos en los escándalos son nada menos que el diputado federal Pablo Gamboa Miner, hijo del presidente del Senado, Emilio Gamboa Patrón, aunque también la ex gobernadora de ese Estado, Ivonne Ortega Pacheco, figuraría en otro escándalo junto con el ex diputado federal neoleonés, Felipe Enríquez Hernández.
         Por su parte, los quintanarroenses involucrados son el propio Félix González, Mauricio Góngora, Freddy Marrufo y la inédita primera presidenta municipal de Puerto Morelos, la tapatía Laura Fernández Piña, militante del Verde “Ecologista” que reside en Benito Juárez.
         Conforme investigaciones de autoridades federales, asesorados por el despacho de Leonel Villanueva, donde colaboran entre 11 y 30 personas, entre los cuatro estarían “lavando” ¡100 millones de dólares! en bancos de Estados Unidos, a través de la Ceon Bording Riverside Universal Academy. Se ignora si también está incluido Roberto Borge.
         Pero eso no es todo, ya que también se investigaría por otra vía -aunque no se reveló la cantidad- una serie de depósitos en instituciones bancarias de Boston y Atlanta ¡ahora a través del poderoso Pablo Gamboa!, presidente de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados.
         En el caso de los yucatecos, denunciado desde años atrás, se ubican Notarios de Quintana Roo y Yucatán que se prestaron a alterar documentos, así como políticos y empresarios de Monterrey, que de la noche a la mañana aparecieron como dueños de valiosos terrenos u hoteles en playas de Tulum.
Entre los “colaboradores” figuran el presidente del Tribunal de Justicia del Estado, Fidel Villanueva Rivero; el ex director del Registro Público de la Propiedad, Carlos Lima Carbajal; así como el ex titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Patricio de la Peña Ruiz de Chávez.
Todos ellos presuntamente falsificaron documentos o fabricaron juicios laborales para desposeer a legítimos posesionarios de esos bienes, o bien dilataron la justicia para beneficiar a los despojadores. Se sabe que antes que Borge concluyera su mandato, con ayuda del Congreso del estado, de mayoría priista, promulgó un paquete de impunidad para él y esos colaboradores.
Uno de los beneficiados con los despojos es Felipe Enríquez Hernández, ex candidato del PRI al ayuntamiento de Monterrey, Nuevo León, compadre de Ivonne Ortega, Félix González y Roberto Borge, aunque el ilícito se repitió en Cancún, con los departamentos del lujoso fraccionamiento Torres Maioris, de Puerto Cancún, donde también salieron beneficiados perredistas y gente relacionada con Morena.
Entre los primeros se incluye Aldo Francisco Reséndiz Martínez, ex secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Benito Juárez y primo de Jesús Ortega Martínez, ex dirigente nacional del PRD., primero en tomar posesión de dos condominios, así como Lidia Esther Portilla, ex directora de Relaciones Públicas de Benito Juárez, Cancún, ex esposa de Nicolás Molinero, ex chofer de Manuel López Obrador.
Respecto a la ex gobernadora yucateca (2007-2012), secretaria general del CEN del PRI (diciembre 2012 a agosto 2015) y diputada federal con licencia (desde septiembre de 2015), se ha encargado de desestabilizar a los ejidatarios de Tulum para que sus amigos se queden con sus terrenos, aunque no es del todo desconocida en Quintana Roo.
En junio de 2010, con ocasión de las elecciones del 5 de julio, ofreció ante Roberto Borge su público apoyo a la candidata priísta a la presidencia de Benito Juárez, Guadalupe Novelo Espadas, pero ésta terminó siendo derrotada ampliamente por el perredista Julián Ricalde Magaña.
Por su parte, desde junio de 2012 se descubrió que la familia de Felipe Enríquez Hernández, quien, asociado con Félix González defraudar al ex gobernador Mario Villanueva con terrenos de Isla Blanca, poseía sospechosamente terrenos en Punta Piedra, Tulum.
Su fortuna empezó con Isla Blanca, siguió con Ucú, al poniente de Mérida, y abría otro capítulo de tráfico de influencias en Tulum, con terrenos ejidales en litigios, aunque y en casi todas sus empresas utilizaría a su cuñado Hugo César Flores Toba como prestanombres.
Su tráfico de influencias sólo se explicaría por su compadrazgo con Peña Nieto, Ivonne Ortega, el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, y ex gobernador Félix González, o bien por sus lazos con el ex mandatario de Nuevo León. Natividad González Parás, y el hermano de éste, Luis Francisco, sus socios en el proyecto de Isla Blanca, al norte de Cancún, cuyo litigio con Mario Villanueva nunca quedó suficientemente aclarado.
Ahora bien, ¿Quién es la alcaldesa Laura Fernández? Una funcionaria que pasará a la historia como la primera electa del nuevo municipio, pero también por ser la primera edil que no vive donde gobierna.
Ex diputada local y secretaria estatal de Turismo, se caracterizó por su cercanía con Félix González, aunque ganó su elección por escasísimo margen de 505 votos, aunque previamente, como candidata del PRI a la diputación federal por el Distrito 03, perdió frente a la perredista Graciela Saldaña Frayre.
Lo cierto es que todo parecía indicar que la candidatura a Puerto Morelos la obtendría Fabián Vallado, ex delegado de la Sedesol, y amigo personal de Roberto Borge, pero una filtración de audios lo dejó fuera de la carrera. Con el camino libre, enfrentó el escollo de falta de residencia, pero los magistrados consideraron que Puerto Morelos pertenecía jurisdiccionalmente a Benito Juárez, con lo que también Ludivina Menchaca Castellanos también pudo ser candidata y hoy regidora.
Respecto al vástago de Emilio Gamboa y la desaparecida (2016) María Angélica Miner de la Concha, de 31 años de edad, estrenó mandato legislativo con un reciclado proyecto de 2013 para reformar la Ley General de Cultura Física y Deporte, rechazado por el Senado en 2015 y que se remonta a la gestión de su antecesor Felipe “El Tibio” Muñoz.
Socio fundador y director del periódico capitalino gratuito “Más por Más”, fue colaborador de la campaña de Ivonne Ortega a la gubernatura, consejero político del CEN del PRI y colaborador de la Secretaría General de la CNOP.
Precisamente la ex gobernadora, entonces secretaria general del PRI, “amadrinó” su entrada a la administración pública, como titular de la Coordinación Metropolitana de Yucatán, organismo descentralizado 'con personalidad y patrimonio propios, con millones de pesos para proyectos.
Diputado local del PAN y presidente estatal de ese partido, Raúl Paz Alonzo, pudo hundirlo en su momento cuando aquél fungió como director de la COMEY y se le detectó una serie de irregularidades en el parque lineal Paseo Verde, pero no los denunció por mantener vínculos con el PRI, con Gamboa Patrón concretamente
Según el panista yucateco Carlos Aldana, eran datos sólidos sobre mal manejo de recursos destinados a esa obra, y los puso a disposición del entonces diputado federal Raúl Paz, pero éste se negó a denunciarlos en la Cámara y la Auditoría Superior de la Federación por sus “relaciones”.
Así pues, el principal hilo de la madeja de la corrupción y toda la cloaca de Quintana Roo se llama Félix González, a quien ¡aún resta un año de impunidad en el Senado! ¿Qué pasará después del 2018? ¡Es una verdadera incógnita por sus “importantes” relaciones políticas!
¡Todo un reto para el gobernador Carlos Joaquín González! ¿Podrá superarlo? Ya veremos.

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

miércoles, 14 de junio de 2017

CJG, ¿Crónica de una venganza?


                                                Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Titular de la Tesorería de Solidaridad durante el trienio de Gabriel Mendicuti Loría (2002-2005), a quien sucedió en la “silla”, el nombre del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, vuelve a estar implícita y directamente relacionado con el de su antiguo jefe, el ex secretario de Gobierno de Roberto Borge, ahora con lo que todo apunta a un ajuste de cuentas.
         En efecto, conforme a información exclusiva dada a conocer ayer por el periodista Carlos Loret de Mola en el noticiero matutino de Televisa, 17 personas del primer círculo de Roberto Borge estarían siendo investigados por la Fiscalía General de la entidad, según una lista que habría infiltrado la propia dependencia, y en la que se incluye el nombre de Gabriel Mendicuti.
         Otrora infructuosos contendientes por la candidatura del PRI a la gubernatura en 2010, que finalmente cedió el ex mandatario Félix González a Roberto Borge, tanto Carlos Joaquín como Gabriel Mendicuti cuentan con sólidas raíces en Yucatán y también buscaron la candidatura por el tricolor el año pasado, misma que favoreció a Mauricio Góngora Escalante.
         Lo cierto es que, como era de esperarse, el ex secretario de Finanzas de Roberto Borge, el aún suplente del diputado federal José Luis “Chanito” Toledo Medina, es decir Juan Pablo Guillermo Molina, encabeza esa lista, que también incluye a ex funcionarios, una ex diputada federal y el principal prestanombres del ex mandatario.
         Otros “investigados” son el ex titulares de las Secretarías de Educación, Trabajo y de Ecología y Medio Ambiente  en el Estado, José Alberto Alonso Ovando, Patricio de la Peña Ruiz de Chávez y Carlos Rafael Muñoz Berzunza, respectivamente.
         Asimismo, se incluyen el ex subsecretario de Finanzas, Eliezer Villanueva Lanz:; el ex director de los Servicios Estatales de Salud, Saúl Badillo Perry -cónyuge de la actual titular del ramo, Alejandra Aguirre Crespo-, y el ex coordinador administrativo de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, Manuel de Jesús Marrufo Lara, así como Marilyn Rodríguez Marrufo, hermana del ex secretario de Desarrollo Urbano.
         Pareja sentimental del ex gobernador, la ex diputada federal del Verde “Ecologista”, Gabriela Medrano Galindo, es otra de las implicadas en la “lista”, al igual que quien fuera titular del Instituto del Patrimonio Estatal, Claudia Romanillos Villanueva, y Édgar Manuel Méndez Montoya, a quien se considera principal prestanombres de Roberto Borge, 
         Aunque son del dominio público los nombres de más de una docena de ex funcionarios que también se enriquecieron durante la anterior administración, todo hace suponer que la lista que habría filtrado la Fiscalía sólo incluyó a quienes así convenía al gobierno de Carlos Joaquín, ya que, aunque se habló de 17 involucrados, por ningún lado aparecen cinco faltantes.
         Ahora bien, a reserva de reiterar más adelante los temas en los que están involucrados estos personajes, al menos en el caso de Mendicuti Loría todo parece indicar que se trata de un asunto “personal” del Jefe del Ejecutivo, con quien, de manera por demás sorpresiva, se habría reunido “pacíficamente” el 7 de enero de 2015, poco antes del “destape” del abanderado del PRI, partido en el que ambos militaban.
         La reunión entre quienes en ese entonces fungían como Subsecretario Federal de Turismo y Secretario de Gobierno, respectivamente, se efectuó en Cancún, donde se especuló sobre la posibilidad de que alguno se aliara al otro, aunque finalmente se informó que sólo se trató de una plática sobre “las formas y fondos” de la política.
         Lo cierto es que ésta no sería la única ocasión en que Carlos Joaquín habría intentado cobrar sabrá Dios qué venganza contra su ex jefe de la Comuna de Solidaridad, ya que, se sabe, apenas concluido el trienio de Gabriel Mendicuti, en el que Carlos Joaquín se ocupó de integrar un enorme expediente desde la Tesorería, lo “acusó” ante el entonces gobernante Félix González (abril de 2005-abril de 2011) y le entregó la información.
         Y es que, convertido en presidente municipal (2005-2008), el ahora gobernador tenía un mayor acercamiento con el hoy cuestionado Senador que, por su parte, había nombrado a Gabriel Mendicuti titular de la Secretaría de Infraestructura. Éste reclamó el aparente distanciamiento de Félix González, quien terminó por mencionarle las acusaciones de aquél: Los tres se reunieron y colorín colorado.
         Doce años después, ahora con distintas reglas de juego, nuevamente se pone de manifiesto aquel añejo rencor con la inclusión del ex Secretario de Gobierno de Roberto Borge en la “lista de los 17”, coincidentemente a poco menos de un mes de que el ex funcionario diera a conocer una misiva en la que cuestiona a los dirigentes nacional y estatal del PRI.
         Profusamente difundida en redes sociales, entre otros, por este medio, http://luisangelqroo.blogspot.mx/2017/05/llamadoa-resucitar-al-pri-por-luis-a.html  la carta externa la profunda preocupación del ex funcionario, como testigo del abandono del que ha sido objeto el tricolor de Quintana Roo tras la estrepitosa derrota de éste en la lucha por la gubernatura, precisamente ante Carlos Joaquín y su decepcionante coalición PAN-PRD.
         Así las cosas, lo único que obliga a pensar esa reacción del gobierno de Carlos Joaquín es su malestar por la intervención de su ex jefe en cuestiones partidistas del tricolor, donde, el más tonto lo sabe, lo que más conviene es la apatía y desinterés de la otrora “maquinita” de votos -comprados, de buena fe o como fuera-, por lo que la permanencia de Raymundo King de la Rosa es lo más deseable. 
         En efecto, quiérase o no, de ninguna forma interesa al gobierno de “coalición” el eventual surgimiento de un verdadero líder en el CDE del PRI, y menos aún ante el notorio desencanto ciudadano con el “cambio” mil veces repetido por un equipo que, totalmente descoordinado a pesar de su lluvia de “asesores”, hasta hoy ignora dónde está parado y simplemente busca el poder por el poder mismo.
         ¿El pecado de Gabriel Mendicuti? Exactamente el mismo de otros tantos que, como Carlos Cardín Pérez, buscan revivir al “monstruo” tricolor, cuyo principal pecado ha sido la nominación de candidatos que, como Félix González y Roberto Borge, han saqueado y postrado a Quintana Roo con una desesperante impunidad y hasta aparente “permiso” de la Federación, aunque habría que esperar la suerte de aquéllos.
         ¿Qué busca el gobierno joaquinista con la “inhumación del PRI? Obvio: garantizar su permanencia en el poder y evitar a toda costa que cualquiera levante el dedo para revivirlo, inclusive, aunque Usted no lo crea, ¡con la compra o secuestro de voluntades!
         En un hecho, Carlos Joaquín busca que sus próximos candidatos del 2018 arriben sin ninguna dificultad a los cargos de elección popular en pugna, o bien descartar sólo a uno de sus eventuales enemigos, el PRI, ya que su verdadero reto estará en las huestes del partido que encabeza José Luis Pech, el Movimiento de Regeneración Nacional.
         Para ese efecto, el peón que eligió el mandatario ante el PRI -asómbrese Usted-, es el mismito Jefe de la Oficina del Gobernador, Miguel Ramón Martín Azueta, a quien, según confirmaron fuentes palaciegas, envió a “negociar” con Gabriel Mendicuti, ignoramos si darle un “estate quieto” o vaya Usted a saber. Ya le informaremos en su oportunidad, o veremos en su momento.
         Estamos ciertos de que Carlos Joaquín está perfectamente enterado de que el nuevo sistema penal NO es el mismo que el que otrora permitía meter a la cárcel a cualquier cristiano para cumplir caprichos o ven-gan-zas, por lo que hoy en necesario comprobar las acusaciones, o bien caer en el riesgo de las suspicacias…o del ridículo.
         De acuerdo con la información que filtraría la Fiscalía a Televisa -cuyo elevado costo de minuto aire conocemos, más no el del convenio-, Gabriel Mendicuti es un constructor acusado de favorecer a sus empresas desde sus cargos públicos como alcalde y secretario de Infraestructura en el sexenio de Félix González, y según el Registro Público de la Propiedad, posee 18 bienes en Playa del Carmen.
         ¿Cuántos bienes tiene el titular de la Secretaría de Finanzas, Juan Melquiades Vergara Fernández, o el propio Carlos Joaquín? Así fueran centenares, eso no significa necesariamente que los hubieran adquirido al margen de la ley, lo que, en todo caso, es necesario demostrar, aunque, en uno u otro caso, el tiempo dará la razón a unos u otros, tras el poder o fuera de él., aunque, aclaramos, ¡no todos se refieren a venganzas personales!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

martes, 6 de junio de 2017

Captura de Borge, ¡regalo de onomástico!


                                                Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         En lo que pareciera ser un regalo de onomástico, justo a la medida del gobernador Carlos Joaquín González, la Procuraduría General de la República detuvo en Panamá al ex mandatario de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, acusado, al menos por el momento, de operar con recursos de procedencia ilícita, mejor conocido como “lavado” de dinero.
         De suyo grave, el delito no permitirá al ex gobernador del PRI alcanzar su libertad bajo fianza, aunque todo hace suponer que cuenta en su haber con otra serie de carpetas de investigación abiertas que, en su momento, podrían significar nuevas órdenes de aprehensión, por lo que, de hacerse bien las cosas, le harían pasar alrededor de una veintena de años en la cárcel.
        Independientemente de reiterar fechas, cantidades e involucrados en el gran saqueo a Quintana Roo que encabezó el político de origen cozumeleño, lo cierto es que por segunda ocasión la figura del “lavado” de recursos vuelve a enlodar el nombre de la entidad en el ámbito, no sólo nacional, sino también internacional.
         En efecto, hace cerca de 20 años, tres gubernaturas para ser más “exactos”, el también ex mandatario Mario Villanueva Madrid, “casualmente” priísta también, fue detenido por la PGR en Cancún, en una medida que para algunos sigue siendo venganza política de su propio partido, pero que hasta hoy, pese a las alternancias en la Presidencia de la República, le mantiene tras las rejas.
         Pero además, de no meter la cola el diablo, la acción de la “justicia” podría alcanzar a otro ex gobernador priísta de Quintana Roo, el también cozumeleño Félix González, a quien su ahijado Roberto Borge se encargó de procurarle impunidad en el Senado de la República, y quien, pese a iniciar los maculados endeudamientos, no le han tocado ni con el pétalo de una rosa.
         Como era de esperarse, tras la detención de Roberto Borge, quien se hospedaba en un hotel de 30 mil pesos por noche en Panamá, para nadie es un secreto que su “padrino” Félix González era realmente el poder tras el poder durante el quinquenio borgista, la mano que mecía la cuna… hasta para la contratación de alguna secretaria.
         Puede Usted jurar que el hombre pondrá las barbas a remojar tras esa decisión política de Peña Nieto, en el sentido de detener a quien, para muchos, también habría “contribuido” en su momento con una lluvia de millones de pesos para la campaña presidencial, tal y como el ex mandatario jarocho Javier Duarte denunció, en su caso, tras ser “capturado” en Guatemala, donde habló de cientos de millones.
         Ahora bien, al igual que en el caso de Duarte, quien permanece en ese país tras cerca de dos meses a la espera de su supuesta extradición a México, la detención de Roberto Borge puso de moda el término “sospechosismo”, ya que para todo mundo resulta extraño que hubiera ocurrido precisamente un día antes de las controvertidas elecciones del Estado de México.
         Asimismo, llama la atención que se hubiera dado a conocer al filo de la medianoche, se cree que para levantar el menor “humo” posible entre la población, y más cuando que los medios de información estarían más ocupados en la cobertura de las elecciones, tras las cuales se dividirían para investigar y analizar el no menos sospechoso “triunfo” del primo de Peña Nieto en Edomex.
         Con menor impacto tal vez en Quintana Roo, también resulta demasiado casual que la aprehensión del ex gobernador se diera exactamente a un año de la victoria de Carlos Joaquín por la gubernatura, cuando venció al priísta Mauricio Góngora Escalante, otro de la veintena de involucrados en la desaseada administración anterior.
         Para algunos, el obsequio del “onomástico”, cuyo festejo oficial omitió la transitoria coalición PAN-PRD, en jaladas de chongo desde la repartición del “pastel” en el gabinete joaquinista, tendría dedicatoria del titular de la Secretaría de Energía, el ex gobernador Pedro Joaquín Coldwell, hermano del hoy feliz mandatario quintanarroense.
         Y no precisamente feliz por haberse convertido en el octavo Jefe del Ejecutivo de Quintana Roo, ya que, tras poco más de ocho meses en el poder, los problemas internos, reclamos de “cambio” de la población, “resbalones” de colaboradores, exigencia de justicia y manifiesta inseguridad en la Zona Norte -entre muchos otros-, nadie quisiera más queso sino salir de la ratonera.
         Ante este panorama, el encarcelamiento del sucesor “incómodo” no deja de ser una verdadera bocanada de oxígeno puro para su gobierno, donde desde hace muchos meses son evidentes las “pataditas” bajo la mesa en busca de una codiciada candidatura para las elecciones del próximo año, donde las más codiciadas son las de senadores y diputados federales.
Así las cosas, creemos que el “factor Borge” influirá de sobremanera en el ánimo del gobernador, aunque no por ello podríamos considerar que haya pisado fondo hasta en tanto no consiga meter en cintura a tantos “enamorados” de poder, ya que lo que seguramente abundará en las próximas semanas será información que rebosará las redes sociales… y solicitudes de Amparo por parte de probables involucrados.
Por otro lado, la pregunta obligada es a quién colgarle la “medallita”. No lo sabemos, aunque sería injusto desconocer la presión social y los esfuerzos del mandatario por obligar prácticamente al gobierno de Peña Nieto a proceder contra otro correligionario, pese a la presión política de grupos de poder de Félix González en el centro del país.
Entre éstos tenemos que incluir necesariamente al mismito Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, en cuya búsqueda de la candidatura del PRI a la Presidencia de México le han orillado a firmar “pactos” de apoyo con legisladores con alguna influencia en Peña Nieto. No de balde hace unas semanas negó la existencia de alguna investigación de la PGR contra Borge.
En el caso de Carlos Joaquín, por lo menos se podía descartar prácticamente la existencia de alguna “negociación” con su antecesor, lo que más adelante podríamos corroborar con las carpetas de investigación a cargo de la Fiscalía General, que no debería olvidar la existencia de plazos “fatales” y prescripciones por falta de promoción. No lo creemos.
Sin embargo, las criticables experiencias en el caso de la PGR obligan a pensar mal, y más en la integración de los expedientes, donde las sospechosas y siempre misteriosas “lagunas” podrían permitir alguna libertad negociada o el consabido “yo hago como que te pego, y tú, como que te caes”.
No basta con haber detenido a Beto Borge y hacer lo propio con sus ex colaboradores. Hay que recuperar propiedades y miles de millones de pesos que siguen “bailando”.
   PD: Ante la imposibilidad de hacerlo personalmente, sirva la presente para enviar nuestras más sinceras felicitaciones para todos los colegas periodistas y cientos de compañeros de redes sociales -que para el gobierno no son periodistas-, con ocasión de celebrarse mañana el Día de la Libertad de Expresión. ¡Enhorabuena a todos!

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

sábado, 27 de mayo de 2017

¡Carlos Joaquín “secuestra” al PRI!


                                               Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Sin ánimo de ser adivinos -ni de aparentar serlo-, todo hace suponer que, además del gobierno de Carlos Joaquín González, a nadie, absolutamente a nadie, conviene que el PRI de Quintana Roo retorne a su activismo político, y en los hechos queda de manifiesto porque sus dirigencias nacional y estatal están de acuerdo con ello.
En efecto, como decíamos ayer, a un año de su aplastante derrota electoral del 2016, contra lo que se supone, es sorprendente que permanezca totalmente inactivo y que todos los intentos de algunos cuadros por impulsar su reagrupamiento y trabajo político hayan sido inhibidos por sus propios dirigentes.
En este sentido, es evidente que en 2018 el tricolor no jugará por “la grande” en Quintana Roo como apuesta de fortaleza política, sobre todo porque los últimos tres procesos para la Presidencia de la República los ha ganado invariablemente Andrés López Obrador, y el próximo no parece ser muy diferente, excepto por el mayor número de votos.
No hay que ser adivinos para percatarse de que buen volumen de votos que perderán el PAN y el PRD ante el desencanto ciudadano con el gobierno aliancista de Carlos Joaquín seguramente caerá en manos del Movimiento de Regeneración Nacional…que no del PRI, en venganza del pueblo contra la opacidad del periodo de Roberto Borge.  
Así que, de antemano, las apuestas de todos los jugadores pasarían inevitablemente a la consolidación de la fortaleza del mandatario estatal como el verdadero mandamás de la entidad, al menos en teoría, ya que, por otro lado, para nadie es un secreto que padece de “asesoritis” y requiere consejeros hasta para… dormir.   
No obstante, para alcanzar esa meta de “mero-mero”, un simple análisis de contexto demuestra que la ausencia política del PRI en el escenario político es condición obligatoria.
Si por alguna razón lograra reagruparse y se activara para enfrentarse políticamente al Gobierno del Estado, es muy probable que signifique un gran escollo en las aspiraciones de control total de Carlos Joaquín a partir del 2018, y más aún, es posible que le cause un revés importante.
Los partidos amarillo y blanquiazul que le acogieron para llegar al poder están seria, gravemente disminuidos y notoriamente desorganizados.
La enorme esperanza del “cambio” que ofreció el gobernador como bandera de campaña contra Roberto Borge, se diluye de manera acelerada, principalmente donde recibió mayores muestras de apoyo, como Othón P. Blanco y Cozumel, y en su lugar se perciben frustración y desencanto social generalizado.
De ahí deriva precisamente que no le convenga que el PRI se reorganice y se levante.
Lo extraordinario, es que este simple análisis es tan evidente que es imposible imaginar que las dirigencias nacional y estatal y algunos personajes de alta influencia en el partido, lo desconozcan o no lo hayan visualizado.
Así las cosas, es fácil concluir la existencia de una intención real de la dirigencia, en el sentido de demorar al máximo los intentos de los verdaderos priistas en reorganizar y reposicionar al PRI, ante la sociedad quintanarroense.
En la medida que no exista un priismo combativo, el gobierno del “cambio” avanza hacia la toma de control político total pese a la evidente disminución de su aceptación social.
Vea Usted si no es cierto. Cada vez que algún priista ha hecho un llamado a su dirigencia para reagruparse y retomar el camino de la activación social y la competencia política, ha sido atacado, ofendido y descalificado, en diversos medios, principalmente en redes sociales, mediante las cuentas falsas conocidas como “bots” y “trolles”.
Lo cierto es que hay tantos interesados en impedir que el PRI regrese a la lucha, que los ataques evidencian la incomodidad que ocasiona la sola posibilidad de una seria reorganización. Es indudable que todos tienen razones válidas, ya que defienden intereses personales.
Tanto panistas como perredistas no quieren de vuelta al PRI en las contiendas, principalmente porque sus cuadros son poco competitivos, y porque así como se beneficiaron en su momento del “efecto Carlos Joaquín”, ese mismo efecto actuará ahora en forma negativa.
A quienes aspiran por esos partidos a contender por las presidencias municipales más importantes del Estado, como Benito Juárez, Solidaridad, Cozumel y Othón P. Blanco, no les conviene un PRI reagrupado y actuante porque saben que no son competitivos.
Carlos Joaquín prefiere a los priistas sin fuerza porque no tiene verdaderos contrapesos políticos ni operadores capaces de construir juntos un proyecto de Estado y mucho menos estimular la libertad democrática en las contiendas.
Con todo, lo extraordinario del caso es que las dirigencias priístas también impidan sistemáticamente cualquier intento de convocatoria a sus correligionarios o alguna propuesta de posicionamiento social.
Lo anterior obliga a una serie de cuestionamientos ¿Pero por qué las dirigencias del PRI y los más connotados priistas se mantienen indiferentes o, peor aún, intencionalmente ausentes de la reorganización de los priistas leales a su partido?
¿Se estarán beneficiando de algún modo con la toma de control total por parte del gobernante en turno? ¿Sostendrán algún acuerdo para dejar al PRI sin margen de maniobra para el 2018? ¿No entienden las lecturas del contexto político en el corto plazo?
En resumen, nadie quiere al PRI de vuelta y menos los priistas que lo dirigen, menos aún los personajes que debieran impulsar un movimiento de reorganización y de trabajo político, lo que nos obliga a preguntar ¿Dónde están los priistas?
Lo evidente es que tendrán, y deberán, reagruparse y reactivarse en algún momento… a pesar de sus dirigencias.
De otro modo, Morena tendrá amplio margen de maniobra para ganar presencia y posiciones de poder ¿Será por ello que muchos priistas están migrando hacia ese partido? ¿Alguien puede afirmar lo contrario… y demostrarlo?
         ¡Nadie lo cree!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

viernes, 26 de mayo de 2017

¡Llamado a “resucitar” al PRI!


                                                Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Víctima de una traición del ex mandatario Roberto Borge en la carrera por la candidatura del PRI a la gubernatura de Quintana Roo, el ex secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loría, quien, sin embargo, niega haberse visto obligado a renunciar por esa circunstancia, reapareció en el escenario político con un mensaje al partido donde militara tantos años.
          A 15 meses de renunciar por causa “estrictamente personal”, el ex funcionario envió una carta al presidente del CEN del PRI, Enrique Ochoa Reza, en la que, al igual que muchos otros miembros y simpatizantes del tricolor, lamenta, con profunda preocupación, ser testigo del abandono del que ha sido objeto el PRI de Quintana Roo por parte de sus dirigencias.
         Ampliamente difundido en redes sociales, el mensaje dio mucho de que hablar en redes sociales desde el viernes último, cuando, salvo contadas excepciones, la mayoría coincide en que dicho abandono, a todas luces manifiesta desde la presidencia que aún encabeza Raymundo King de la Rosa en Quintana Roo, es injustificable.
         Más que injustificable, resulta sumamente extraño, y más aún en el caso de la dirigencia nacional -Mendicuti Loría habla de “dirigencias”-, donde todo hace suponer una de dos: Que Ocho Reza muestra una vez más su profunda novatez e ignorancia sobre la actividad política, o bien, por instrucciones, le vale un cacahuate el PRI.
         Pareciera que al tricolor sólo le importan los comicios del Estado de México, donde ha puesto toda la carne al asador, ya que en las demás entidades, sobre todo en las que NO habrá elecciones este año, sólo muestra completa apatía, fácilmente comprobable -porque a todos los priístas les consta- en el caso de Quintana Roo.
         Tan sólo con un centímetro de frente, cualquier otro dirigente le hubiera cortado la cabeza a King de la Rosa apenas concluidas las elecciones del año anterior, donde el PRI sufrió una estrepitosa derrota en la gubernatura, Cozumel y la capital quintanarroense, aunque se salvó en los municipios donde resultó determinante la lluvia de despensas tolerada por las “autoridades” electorales, sobre todo en Benito Juárez.
         Así las cosas, el sentido común -por parte de quienes lo tienen- indica que el PRI debió practicar una “limpia” completa en el Estado con miras a los procesos del 2018, antes de que todos los priístas abandonen el barco y, ahora sí, el resultado sea una verdadera debacle para ese partido, por lo que ya deberían dejar los brazos cruzados y comenzar a trabajar a la voz de “ya”.
Quiérase o no, salvo en el caso particular de Luis Torres Llanes en OPB, existe un marcado desencanto con la alianza PAN-PRD que postuló a Carlos Joaquín González a la gubernatura, por lo que descartamos de antemano que la mayoría opte por repetir en 2018 con alguna coalición similar, o bien por alguna de esos partidos en solitario.
Precisamente de ahí surge la cada vez más fundada posibilidad de que la mayoría vote por Morena y su candidato Manuel López Obrador, salvo que, de último momento, surja algún “gallo” independiente que convenza ser mejor opción, por ejemplo el ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos en el DF, y ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humano, el sociólogo Emilio Álvarez Icaza Longoria.
Fuera de ellos, quien abandere al PRI, que seguramente se aliará al Verde, puede descartar de antemano su triunfo en Quintana Roo, por lo que, ante la recién descartada alianza PAN-PRD, cada vez resulta más factible que se alíe al blanquiazul en la lucha por la Presidencia de la República, ya que con el PRD mantiene intereses irreconciliables.
Así las cosas, el mensaje de Mendicuti Loría, cuyo registro con el PAN parecía inminente tras su renuncia a la Secretaría de Gobierno, inclusive como abanderado a la presidencia municipal de Solidaridad, resulta un llamado de atención ante lo que parece ser una venganza de los electores quintanarroenses ante el gris desgobierno de Enrique Peña Nieto.
Desde luego que nadie llegaría a la presidencia del CDE del PRI con “varita mágica”, pero, por lo menos, deberá trabajar con miras a las elecciones del no muy lejano 2018, cuando, por lo menos, podría aspirar a recuperar terreno con las alcaldías perdidas, lo que, por supuesto, vemos sumamente difícil si surgen atractivos candidatos independientes.
Por lo pronto, puede Usted jurar que la serie de yerros del alcalde de Benito Juárez, el “ecologista” Remberto Estrada Barba, les facilitará las cosas a éstos últimos en ese municipio tan polémico como inseguro, aunque, llegado el momento, habría que analizar los perfiles de unos y de otros.
 Así las cosas, vale la pena mencionar las principales consideraciones del comunicado de Mendicuti Loría, con lo que, de una vez por todas, puso en claro que, pese a los sinsabores de la pasada contienda interna electoral, sigue fiel a las fiel del tricolor.
Tal y como razonaría cualquier mediano conocedor de política, dice que “es injustificable que no se haya realizado ningún ejercicio institucional de evaluación de las causas de la derrota y menos aún, que esas causas, se hayan puesto en evidencia para que no se repitan nunca”. A nadie le importó.
Asimismo, indica que resulta insensato que, “ante nuestra nueva perspectiva como oposición en el Estado”, no se haya realizado un análisis institucional de la realidad del partido y de sus estrategias para recuperar su papel protagónico y propositivo en el desarrollo de la vida social y económica de Quintana Roo”. Vuelve a repetir el término “institucional”.
Finalmente, condena que en la antesala de una nueva contienda, “no se haya realizado un ejercicio institucional de análisis del contexto político estatal que nos permita diseñar la propuesta política, atraiga a los priistas leales que esperan el llamado de su partido y permita la identificación de los cuadros más competitivos, a los que debamos impulsar en su posicionamiento social para lograr mejores resultados electorales”.
Independientemente de su compromiso partidista, Mendicuti Loría dice tener “un compromiso mayor con mi Estado”, y que seguirá trabajando para que cada día sea más grande y que los quintanarroenses vivan mejor.
Hacer caso omiso a estas consideraciones sería tanto como colocar un nuevo clavo en la tumba del PRI en Quintana Roo y descartarlo en la lucha por recuperar la gubernatura que le arrebató un ex militante al que despreció, Carlos Joaquín, quien parece comulgar con la misma práctica de su cercano pasado, ahora como mandatario…con sus propios simpatizantes.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx