Ir al contenido principal

¡Las “razones” de Miguel Ramón!


                                             Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Si bien no tenía toda la razón en el análisis-reproche de su derrota del 1º  de julio, el ex candidato de Movimiento Ciudadano a diputado federal por el I Distrito, Miguel Ramón Martín Azueta, por lo menos SÍ tendría gran parte de ella, al responsabilizar de su derrota al gobierno de Carlos Joaquín.
         No pocos coinciden con el ex Jefe de la Oficina del Gobernador, aunque algunos difieren en torno a lo que realmente quiso decir. Así, algunos opinan que se refirió al gobernador, mientras que otros sugieren que habría acusado al Gobierno del Estado, que no es lo mismo.
         Como quiera que fuera, lo cierto es que, falto de honestidad, al ahora ex funcionario, que pareció decir verdades a medias, le faltó un “mea culpa” y admitir que él mismo tuvo parte de responsabilidad, aunque también le faltó reconocer que la ganadora tenía lo suyo y la impulsó el “efecto Morena”.
         Como bien sugiere el colega Armando Batum, desde el inicio de su proselitismo había rechazo a su imagen ante sus antecedentes, lo que ratificó en los comicios el triunfo de la “morena” Adriana Teissier Zavala, hija del afamado periodista y analista político Ernesto Julio Teissier.
         Ahora bien, por el lado de Carlos Joaquín, la derrota de Miguel Ramón y de otros candidatos a manos de Morena, tan sólo fue un cobro de “facturas” del electorado quintanarroense que, como todo mundo, anticipó desde mucho antes su reclamo del “cambio”, que nunca llegó tras despedir al PRI del poder.
         En efecto, ante los constantes yerros de sus colaboradores, los reclamos al mandatario fueron pan de cada día desde sus primeros meses de gestión, aunque éste parecía ignorarlos, o bien estaría atado de manos por su pago de “facturas” al PAN y PRD por avalar su candidatura.
         Las públicas denuncias por corrupción en su contra, que algunos medios intentaron matizar infructuosamente, terminaron por ahogar al “buey en la barranca” y hacer explotar la paciencia de Carlos Joaquín, quien terminaría por reclamar y exigir cumplir compromisos a sus colaboradores, tal y como daríamos a conocer apenas el 3 de mayo último:
         El reclamo provocó un record de visitas a nuestro blog, sin embargo, pocos resultados se dieron en los meses siguientes, cuando eran visibles el odio y rencor contra todo lo que “oliera” a Carlos Joaquín, tales que abundaron públicas exigencias por redes sociales y en los propios eventos públicos, tal y como ocurriría unos días después:
         Hasta ahí las cosas, ésta sería la “culpa” de Carlos Joaquín, ya que a la de Miguel Ramón se suma una serie de traspiés que reseñó el portal “Punto sobre i”, que le restriega corrupción, quiebra de empresas y violaciones, como algunos elementos que rodearon su trayectoria, entre ellos los siguientes:
-La construcción del Muelle de Ultramar en el 2001 sin aval de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cuando era alcalde de Solidaridad.
-El abandono del proyecto de creación de un rastro, lo que provocó que los carniceros de Solidaridad le compraran a proveedores de Cancún.
-Una denuncia por violar a una empleada suya, con expediente 529/2000 que, sin embargo, no procedió.
-La creación del periódico “El Quintanarroense” (2004), con el que obtuvo onerosos convenios, pero que cerró con rumores de “lavado de dinero” y desentendió a unos 300 ex trabajadores.
-El atentado carretero del 4 de octubre de 2011 en carretera, en el que falleció su contador Rolando Gómez Carrillo.
-La violación de una compañera de escuela que acudió a una tarea de equipo por parte de cuatro jóvenes, dos de ellos sus hijos, según Averiguación Previa 713/10/2011.
-El secuestro de un mecánico por parte de su hijo Jorge Miguel, entonces regidor del alcalde Filiberto Martínez Méndez, tan sólo para evadir el pago de un servicio.
-Nulos resultados en el Consejo de la Juventud y el Deporte de Quintana Roo, donde fue enviado, y tres años después entregaría al puesto a su hermano Jorge Alberto Martín.
-La quiebra de la pasteurizadora de leche y queso de Bacalar, donde el “gobierno” de Félix González habría invertido 10 millones de pesos para procesar 30 mil litros de leche diarios, pero cerró y los ganaderos nunca pudieron cobrar su producto.
Hasta ahí las cosas, otra “culpable” de su derrota sería Adriana Teissier, de quien sus críticos se mofaban como la “candidata invisible de AMLO”, pero que terminaría arrasando con Miguel Ramón (PRD-PAN-MC) y Leslie Hendricks (PRI-PVEM-PANAL)
Ahora bien, ¿Quién es esta nueva diputada federal de Quintana Roo? Nada menos que ex cónyuge del ex delegado del ISSSTE, el cozumeleño priísta Carlos Hernández Blanco, presidente del PRI en la isla y suplente de Pedro Joaquín Delbouis en la planilla ganadora.
Adriana Teissier, en cuyo último cargo fue subsecretaria de Desarrollo Social en la Zona Norte -sustituyó a Susana Hurtado Vallejo en mayo de 2013- trabajó en los gobiernos de Félix González y Roberto Borge, con quienes tiene relación personal, aunque su principal vinculación política es con el PAN, no con el PRI.
Como aparentes datos extraños en su candidatura, surgió de Cozumel, donde menos votos obtuvo Morena en 2016, e incluso carece de regidores, por lo que hubiera sido más “normal” que se abanderara a alguien de Playa del Carmen, o hasta de Tulum, donde AMLO tiene mayor fuerza.
Directora del Sub centro de Control, Cómputo y Comunicaciones (C4) en Cozumel, titular del Comité para la Prevención del Suicidio y síndico en el Ayuntamiento de Cozumel, militó muchos años en el PRI, pero renunció “porque los grupos de poder se apoderaron de todos los espacios”.
Así las cosas, el 24 de marzo de 2016 la registraría el PAN en Cancún como precandidata a la diputación por el Distrito de Cozumel, y horas después de volver a  la isla, al intentar abordar su vehículo, sería extrañamente atacada con un objeto metálico por el cancunense Luis Humberto Pat Chan, quien fue sometido por vecinos y entregado a la policía,
Por cierto, durante el paso de su ex esposo en al ISSSTE, el entonces líder del sindicato de trabajadores, Tarquinio Ortega Otero,  enfrentaría a la subdirectora administrativa, Magda Eugenia de Jesús Lozano Ocman, a quien acusaría  en mayo de 2014 de despedir trabajadores para colocar a parientes y amigos.
No obstante, Carlos Hernández siempre la defendió ante señalamientos por desvíos de recursos e irregularidades financieras, hasta que Cora Amalia Castilla Madrid asumió como nueva delegada y nombró en lugar de aquélla a Sonia Leticia Elías Coral, en octubre de 2016
(En octubre de 2017, el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial, que encabeza el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Antonio León Ruiz, la nombró secretaria de Administración del Poder Judicial, y se le ligó sentimentalmente con Carlos Hernández, “ahijado” político de Pedro Joaquín)
         Con todo, frente a esta maraña política, Miguel Ramón cree que su derrota del 1º de julio “sólo” fue un voto de “castigo” contra Carlos Joaquín, o contra el gobierno de éste, según la teoría del vaso medio lleno o medio vacío.
         En fin, lo único cierto es que las últimas elecciones de Quintana Roo, incluso la del propio Carlos Joaquín, dejaron como lección que los votantes han aprendido a cobrarse “facturas” en las urnas, por lo que NADIE en absoluto puede estar seguro de triunfar, como otrora ocurría, cuando podían darse el lujo de echar todos los huevos en la misma canasta.
         En este sentido, podemos hablar de “focos rojos” en el gobierno de Carlos Joaquín, quien probablemente aprenda la lección, y ponga las barbas a remojar, o en los próximos comicios, las “intermedias”, terminará por perder su acotado espacio y muy debilitado capital político.
         Algo parecido deberá asimilar el propio Morena, la otrora oposición que hoy festeja como Carlos Joaquín lo hizo el 5 de junio de 2016, aunque el mandatario está a tiempo de tratar de recuperar terreno, primero con ajustes necesarios en su pobre, débil, cuestionado gabinete, donde, todos saben, ya no caben amiguismos ni compromisos, sólo el bien de Quintana Roo.
         ¿Qué hará con Miguel Ramón? Sólo Dios y él lo saben, aunque muy probablemente haya aprendido la lección.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 41 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales y publicar cuatro libros.
Titulado en la Universidad Autónoma de Yucatán como Licenciado en Derecho, cuenta con cuatro Diplomados en Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, y en Juicio de Amparo, así como con más de 15 Seminarios, Talleres y Cursos diversos. 

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les