Ir al contenido principal
“Herencia” del gobernador para 2020


                                                 Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Conforme a la percepción ciudadana, sobran razones faltan para pensar que, en los últimos sexenios, el “neopanista” Carlos Joaquín González es el gobernador que peor herencia ha dejado para Quintana Roo en su primer trienio de administración, particularmente en el año que recién concluye y, particularmente también, para la capital Chetumal.
Aunque no pocos lamentan que aun falte la mitad del periodo para confirmarlo, lo cierto es que razones sobran también para los múltiples “adelantados” a la candidatura de su partido para aspirar a sucederlo, irónicamente luego de que todo mundo  creía -entre ellos sus servidor- que el yucateco avecindado en Quintana Roo superaría a sus antecesores.
En efecto, tras las reprochables, tristes experiencias que dejaron sus antecesores, los cozumeleños Félix González y Roberto Borge, no pocos creíamos que el ex correligionario de éstos superaría con creces los 11 opacos años de quienes implantaron récords de endeudamiento público y gastos en “imagen”, ambos ahora más oscuros y sospechosos que nunca.
El peor de ambos fue el reciente “financiamiento” por más de 19 mil millones de pesos que, por lo  menos -si Pitágoras no se equivoca-, se sumaron a los más de 10 mil millones, primero, y 23 mil millones que alcanzó la deuda pública hace poco más de 3 años y que, a decir de las “aclaraciones” de Carlos Joaquín en el sentido de que, gracias a su mágica administración”, no habrían aumentado.
Asimismo, los propios del  mandatario -sobre todo los legisladores locales- insistieron contra viento y marea en asegurar que no se trataba de un nuevo endeudamiento. Ah, caray, nos preguntábamos, ¿entonces será que las instituciones que les otorgarán los recursos lo harán en calidad de donativo,  sin aumentar el endeudamiento público?
Y conste que eso es que, pese a que los señalamientos son en el sentido de que la deuda real de Quintana Roo ascendía a más de 60 millones de pesos, jamás se ha explicado a cuánto asciende realmente y en  cuánto quedará con el nuevo empréstito, que insisten en NO llamarle deuda, aunque signifique justo lo  mismo. Cuestiones de “imagen”, diríamos, o bien técnica para marear a la gente con números y nombres.
Lo cierto es que debió transcurrir por lo menos un año más para que la Secretaría de Finanzas diera la cara en torno al endeudamiento, y eso que no le quedó más remedio ante la falta de liquidez para justificar millonarias erogaciones que, “gracias” a nuestros medios de información, o jamás trascienden a la opinión pública, o bien se ocupan de “maquillarlos” a la medida de las necesidades del mandatario.
Para ese efecto, se pintó sola la titular de la Dirección de Comunicación Social, Hayde Serrano Soto, quien se incluye en la lista de los funcionarios más cuestionables de gobierno, ya que, muda como se caracteriza -pase lo que pase y dígase lo que se diga-, se ha encargado de mantener ciegos y engañados a los quintanarroenses, amén de llevar agua a $u molino.
Lo más triste del caso es que, además de los pobres cancunenses y playenses, los que sufrimos más del errático y fallido desgobierno “joaquinista” somos los chetumaleños, los que vivimos en la otrora capital del Estado más turístico del  país, ya que, además de la cada vez más cuestionada seguridad en manos de Alberto Capella, padecemos de una deplorable imagen física.
Claro que no nos referimos a  la falta de alimentos, lo que no sería nada raro con un gobierno errático en política económica que ahoga y persigue a la iniciativa privada, además de ahuyentar al escaso, nulo turismo y provocar un  galopante desempleo. No, nos referimos al feo, horrible rostro de Chetumal, irónicamente sede de los Poderes.
Lo que vino a dar con el traste con esa imagen fue el programa de entubado de la Comisión de Agua Potable, y conste que no decimos reciente porque, digan lo que digan, NO ha concluido, pese a que su titular, el perredista  Gerardo Mora Vallejo, juró y perjuró que los trabajos concluirían hace un mes, en noviembre, lo que nunca ocurrió.
Y es que, a decir verdad, hasta hoy ignoramos si realmente eran necesarios esos trabajos, ya que, siempre hemos señalado, hasta antes de concluir el periodo de Borge o que Mora Vallejo tomara posesión, eran muy contados los días que faltaba agua o presión en las tuberías. El líquido subía con facilidad a  los tanques de almacenamiento de nuestros hogares…y eso que se hablaba de corrupción.
Apenas en cuanto tomaron posesión Carlos Joaquín y Mora Vallejo, cuando “desapareció” esa corrupción, como por arte de magia comenzaron los problemas con  el agua de los miles de usuarios de Chetumal. Suponíamos que sería cuestión de semanas o meses, pero transcurrieron hasta dos años y persistía el problema por todas las colonias, la mayoría de ellas abastecida por pipas de agua.
A decir de los entendidos en la materia, el problema real no eran ni las fugas ni  la tubería, sino el sistema de trabajo de Mora Vallejo, quien, en busca de ahorro en el pago de energía, sólo bombeaba en una o dos ocasiones al día pero el líquido llegaba prácticamente por goteo a las tuberías domiciliarias porque al encender bombas demora en distribuirse por toda la red.
Así las cosas, de nada servirá el cambio de tuberías de mayor grosor, excepto para eliminar el sarro que distribuye el agua “potabilizada” por todo el sistema, si persiste la práctica de bombear dos o tres veces por día para ahorrar pago de energía que, curiosamente, nos lo traslada Mora Vallejo a los usuarios, pues debemos usar bomba propia para llevar agua a los tinacos.
¿Y sabe que fue lo peor del programa de CAPA? Ciertamente fueron también los más de 178 millones de pesos que costó, pero más lo fueron los miles y miles de problemas que causó a las adoloridas calles de Chetumal,  los desperfectos de vehículos que cayeron en hoyancos, daños a amortiguadores y suspensiones; miles de baches, problemas de salud pública, etc.
Las únicos, verdaderas beneficiadas fueron las empresas encargadas de tanto daño, la mayoría de ellas foráneas que, se sabe, subrogaron parte de sus obligaciones a algunas empresas locales CONSENTIDAS de Mora Vallejo que, o bien hicieron un deplorable trabajo o bien como y cuando les pegó la gana, como es el caso de “Chactemal Construcciones, S.A. de C.V.”
No es que seamos “malinchistas”, pero esta circunstancia nos obliga a darle la razón, por ejemplo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que este 2019 dejó sin trabajo a varias empresas locales. De los 73 contratos de obras carreteras entregados en el primer cuatrimestre, 44 lo fueron a proveedores foráneos y sólo 29 a empresas de Quintana Roo.
Con todo, aunque Usted no lo crea, sospechosamente, incluyó entre las beneficiadas a Chactemal Construcciones, propiedad de Francisco Alejandro Uc Rivas y Nidia Rosalía Noh Flores, que obtuvieron tres contratos por cerca de 47 millones de pesos, uno de ellos de manera conjunta con la firma campechana Marley’Is, S.A. de C.V.
Lo cierto es que, “gracias” a Chactemal Construcciones, a Mora Vallejo -por cierto, hermano de la diputada local perredista Iris Adriana-  y a Carlos Joaquín, las ahora maltrechas calles de la capital chetumaleña ya nunca serán las de antes y el sistema de distribución de agua potable, la más cara de todo el país -haya o no haya agua- seguirá siendo el mismo de antes, con el mismo desabasto.
Ah, pero eso sí, le costó al pueblo más de 178 millones de pesos, aunque sabrá Dios cuándo terminarán oficialmente -y de hecho- los trabajos, o cuándo se concursaron éstos, ya que, de la intervención del Ayuntamiento, ni fu ni fa, y aunque el tema da para más, esta fue la despedida del 2019 para Carlos Joaquín y un mal, ¡pésimo presagio para el 2020!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 43 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres ex presidentes municipales, y escribir cinco libros, uno de ellos pendiente de publicar.
Titulado como Licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma de Yucatán, cuenta con cinco Diplomados, dos de ellos en materia de Juicio de Amparo, Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; y Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, así como con más de 20 Seminarios, Talleres y Cursos diversos. 

luancaba@hotmail.com                                                      
leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les