Ir al contenido principal

 Hermanos del diablo, ¡dos ex gobernadores!

                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*

         No cabe duda que, en ocasiones, los quintanarroenses somos apáticos y, lo que es peor, la mayoría de las veces, desmemoriados, y el caso de dos hermanos -o casi hermanos- es la mejor prueba, y peor aun es que se trata de dos ex gobernadores de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell y Carlos Joaquín González.

         Otra cosa que presumen en común es que ambos han corrido con una suerte digna de envidia, el más reciente el obsequio de la embajada de Canadá para el ex priísta y ex panista -ahora se supone que morenista-, aunque nunca se supo que se registrara formalmente en ninguno de los tres partidos. Este es el caso de Carlos Joaquín.

         Ahora bien, respecto a Pedro Joaquín, su mayor fortuna es, sospechosa y misteriosamente, no haber sido tocado ni con el pétalo de una rosa por el millonario desfalco y robo a Petróleos Mexicanos, aunque fuera responsable secretario de Energía en el gabinete del priísta Carlos Salinas de Gortari. Todos los “ex” de la empresa resultaron involucrados, ahora más Emilio Ricardo Lozoya Austin, su ex director general.

         ¿Algún “acuerdo” del quintanarroense con el presidente Manuel López Obrador para hablar sobre Pemex? No lo sabemos, a menos que el paisano haya sido una blanca paloma en la empresa

Lo cierto es que nuevamente se pone en boca de los quintanarroenses con ocasión de la reciente conferencia matutina del mandatario en Palacio Nacional, donde insistió en que su gobierno busca adquirir las 2 mil 400 hectáreas de Calica, productora de materiales de construcción en Quintana Roo, con un pago de 6 mil 500 millones de pesos, en tanto pidió al embajador de México en EE.UU., Esteban Moctezuma, presentar la propuesta a los propietarios. 

Ahora bien, ¿Por qué recordar a Pedro Joaquín con el tema? Porque fue el mandatario que enredó a Quintana Roo con Calica durante su sexenio, de lo que un periodista quintanarroense ya olvidado explicó en su momento detalles ignorados de una sospechosa operación, pero ahora retomado por López Obrador en cuanto al futuro del inmueble.

Durante su conferencia, el mandatario dijo que, si realmente le importa evitar el cambio climático a Estados Unidos, no deberían rechazar la oferta, ya que “les compramos todo y les pagamos de inmediato”, pues de esa superficie, dos mil hectáreas corresponden a la selva declarar área natural protegida, con lo que el muelle usado para transportar los materiales, se transformaría en puerto para cruceros. 

En este sentido, mostró un video dinamitando la costa, cuando se habían comprometido a parar con la extracción de materiales, pero supuso que ellos están esperando a que termine su gobierno, aunque afirmó que “no me voy a ir sin resolver esto y la mejor forma es que se declare área natural protegida; si no hay respuesta, esa va a ser la decisión”, advirtió

Así, reiteró que se mantendrá la oferta de pagar a Vulcan Materials entre 6 y 7 mil millones de pesos por los terrenos que explota en Playa del Carmen, y de acceder a aumentar la oferta se cometería un acto de corrupción.

Lo anterior, se publicó luego de que circulara una carta de la empresa a los embajadores de México y Estados Unidos denunciando una toma hostil de sus instalaciones, así como una valuación inadecuada del predio que quiere recuperar el gobierno mexicano.

Ante ello, López Obrador soslayó que se los compran todo y mandan a hacer un avalúo oficial y resultó “creo que en 6 mil o 7 mil millones que se los pagaríamos, les pagamos, es lo que vale el terreno de acuerdo al avalúo, pero es el que hizo la institución de gobierno encargada de ello. Cómo vamos nosotros a pagar más sin que se haga un avalúo”.

En este sentido, lanzó un nuevo ultimátum a Vulcan, al asegurar que antes que termine su gobierno quedará resuelto el conflicto, aunque, de no haber acuerdo, su gobierno declarará Área Natural Protegida las 2 mil 400 hectáreas y, al mismo tiempo, se les depositará su valor y “no se va a poder construir nada, va a ser para conservar esta reserva”, expresó.

Respecto al papel de Pedro Joaquín, la desaparecido página “Quintana Roo Bárbaro” califica el ex gobernador de traidor, vendepatrias y ecocida, que hace negocios a cambio de la miseria y la devastación de Quintana Roo” y agrega que fortalece su imperio mediante el despojo, devastación y saqueo de la riqueza de Quintana Roo, pues no sólo entregó Punta Venado a Calica, sino que también es socio de la desmedida explotación de materiales pétreos.

Tras señalar que impulsa el negocio de la construcción de la ignominia que pretende Estados Unidos, pues el material de construcción saldrá de Quintana Roo, el escrito, de quien se identificaba como "El Lechero", opinaba que la tiranía empresarial y codicia de Pedro Joaquín se alimentan del despojo de un pueblo de los bienes que le pertenecen y los condena a vivir en la miseria e inmundicia ecológica.

Así, relata que desde la entrada en operación de Calizas Industriales del Carmen (Calica) en Punta Venado, en Solidaridad, en 1986, Pedro Joaquín es socio activo de la empresa, pues, como mandatario, en esa época otorgó todos los permisos a cambio de una buena cantidad de acciones.

Para todos es conocido que Calica es filial de la estadounidense Vulcan Materials Company, de Alabama, cuyo principal objetivo es explotar yacimientos de materiales pétreos tipo calcáreo para producir piedra caliza triturada para exportación marítima a EE.UU. En principio se había delimitado la explotación a 1200 hectáreas del sitio conocido como Punta Iñan y rancho “La Rosita”, en el km. 283 de la carretera Chetumal-Cancún.

En abril de 1986 fue cuando el gobierno de Pedro Joaquín firmó un acuerdo con Calica, y le otorgó por 20 años la concesión para construir y usar una terminal privada marítima en Punta Venado para maniobras de carga de material.

Originalmente estaría en Tulum, en un terreno propiedad de parientes de Pedro Joaquín. Empezó la explotación junto a la zona arqueológica, pero mucha gente protestó, pues se empezó a dañar la zona, así que paró el proyecto y se buscó otro lugar.

El entonces presidente Miguel de la Madrid acordó vender el terreno donde se ubica Calica actualmente, debido a que había una deuda del gobierno federal con Vulcan.

Mayor exportadora de arena y grava a Estados Unidos, Calica tiene una concesión hasta 2037 para operar la terminal portuaria para carga, almacenamiento, manejo y distribución de material pétreo, cuyas instalaciones se ubican en el kilómetro 282+600 de la carretera Chetumal-Cancún, en el recinto portuario Punta Venado.

Entre sus socios capitalistas, en la Riviera Maya desde 1986, están Pedro Joaquín, una parte de “Amigos de Sian Kaan” y el ex presidente de EE. UU., Donald Trump, entre otros, lo que hacía presumir que la mayor parte del material para construir la eventual barda del mandatario norteamericano en la frontera con México, saldría de suelo quintanarroense.

Por cierto, Calica es subsidiaria de Vulcan, empresa con sede en Alabama, de la que Trump posee 300 mil acciones adquiridas en la Bolsa de Valores gringa, pero están a nombre de “prestanombres”, mientras que ex secretaria de Transporte de Estados Unidos, Elaine Chao, era miembro de la junta directiva de Vulcan en 2015 y 2016.

Representantes de Calica cabildeaban con el Ayuntamiento de Solidaridad y otras autoridades cambiar el uso de suelo de más de mil hectáreas de selva del municipio para pasarlas de reserva natural a minero en Punta Venado, ya que la empresa pretende seguir devastando y extrayendo material 17 metros bajo el manto freático, o sea, dos veces más de lo permitido, lo que modificaría la orientación de los bancos de agua.

De acuerdo a Tom Scheck, reportero de APM Reports, Calica habría ofrecido sobornos por cinco millones de dólares a las autoridades mexicanas para cambiar el uso de suelo mediante el Programa Ordenamiento Ecológico Local (POEL), instrumento de política ambiental que regula las actividades productivas para proteger el medio ambiente y preservar y aprovechar los recursos naturales.

Para ese efecto, se escuda con un oficio del 30 de noviembre de 2000, mediante el cual la Secretaría del Medio Ambiente le otorgó autorización de impacto ambiental federal respecto a El Corchalito y La Adelita -con vigencia de 20 años-, aunque hay dos antecedentes jurisprudenciales que señalan que, en materia de medio ambiente, no aplican derechos adquiridos por permiso, ya que el interés particular no puede estar por encima del público, y no aplica la preeminencia de un individuo cuando su estatus afecta de manera ostensible a la sociedad.

Ahora bien, para no alejarse del tema de Pedro Joaquín, otros de sus negocios basados en el saqueo de los bienes nacionales, es precisamente que el ex secretario de Energía admite tener negocios en el sector energético, aunque rechaza estar en conflicto de intereses.

El ex mandatario, quien fungió también como presidente del Consejo de Administración de Pemex, tiene participación accionaria en 4 estaciones de servicio y una planta de distribución de combustibles en Cozumel, de acuerdo con información de Pemex a la Comisión de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

En cuanto a Servicio Cozumel, tiene el 60%, y sus hijos Pedro Oscar Joaquín Delbouis y Nassim Joaquín Delbouis, el 20% cada uno, mientras que, en Gasolinera y Servicios Juárez, él y su difunto padre tienen el 40% cada uno, e Ignacio Nassim Ruiz Joaquín, su sobrino, el 20%.

Siguen Combustible San Miguel, donde el ex gobernador y sus dos hijos y sobrino poseen el 25% cada uno. En Combustibles Caleta, él, sus hijos, su padre y sobrino cuentan cada uno con el 20%.

Respecto a la distribuidora mayorista de combustibles, Planta de Combustible Cozumel, cuenta con el 40% y su padre, el 60%. Según el reporte de la SEC, el ex mandatario también fue miembro de Combustibles Tatich, aunque no precisa si aún tiene participación accionaria en la empresa:

“La participación accionaria de Pedro Joaquín constituye conflicto de interés y viola ordenamiento legal alguno, en virtud de que se trata de derechos accionarios adquiridos durante 1994, 1995, 2001, 2008 y 2009, con anticipación a su nombramiento como titular del ramo de Energía”, diría en un comunicado la Secretaría de Energía.

Sin embargo, a todo esto, ¿qué dice López Obrador?, sobre todo ¿qué piensan quienes consideran que fue el mejor gobernador de Quintana Roo? ¿será que también piensen igual de Carlos Joaquín? ¿será que por ello existen quienes lo consideran potencial candidato del Verde para el Congreso de la Unión? ¿qué será de Calica? ¿qué hizo contra ella en seis inacabables años?

 

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 46 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres ex presidentes municipales, y escribir cinco libros, uno de ellos pendiente de publicar.

       Titulado como Licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma de Yucatán, cuenta con siete Diplomados, tres de ellos en materia de Juicio de Amparo (2017, 2019 y 2021), Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; y Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, así como con más de 75 Seminarios, Talleres, Cursos y Conferencias.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les