Ir al contenido principal

El  caso de la cubana, ¡a la historia!


                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Hasta donde tenemos memoria, nunca como antes la sociedad chetumaleña había condenado tan enérgicamente un hecho, aunque tampoco nunca antes había sido tan controvertido un tema que, dadas sus características, fue objeto de los más variados comentarios, inclusive por parte de los más escépticos.
         Nos referimos a la cobarde, artera e incalificable agresión -con evidente tentativa de homicidio- de la que fue víctima la bailarina y cantante cubana nacionalizada mexicana Addisbel Pupo Núñez, de 46 años de edad, de manos de su ex pareja sentimental, el karateca Rolando (supuestamente NO Noel Jesús) Castro Santeliz, “Rolo, quien la puso al borde de la muerte.
         Objeto de una y mil publicaciones, particularmente en redes sociales, los lamentables hechos ocurrieron la mañana del lunes 3 en un predio abandonado del fraccionamiento Las Brisas por calle Lucio Blanco (otros dicen colonia Primera Legislatura y fraccionamiento Del Mar), de Chetumal, donde “Rolo” golpeó hasta el cansancio a la mujer, para arrojarla después desnuda a la calle, donde habría pretendido arrollarla con una camioneta.
         Lo que ocurrió después fue una serie de encontradas declaraciones y controvertidos sucesos en torno al atacante, propietario de la marisquería Bucaneros e hijo del dueño del restaurante Forasteros -ambos de Chetumal-, de quien se conoce un perfil agresivo, sobre todo cuando consume alcohol, y quizás otras sustancias ilegales, pues en diversas ocasiones habría golpeado a sus parejas, con aparente protección de su familia y amigos.
Lo cierto es que Addisbel, quien tiene una hija de 12 años de edad y trabajó durante muchos años en Forasteros, sufrió la rotura de varias costillas y desprendimiento de mandíbula, así como córneas reventadas, piezas dentales y uñas caídas, excoriaciones y otras lesiones, que obligaron a practicarle un estado de coma inducido y su hospitalización en Chetumal y Cancún.
 La Fiscalía Especializada en Atención a Delitos contra la Mujer y por Razones de Género inició varias carpetas de investigación por feminicidio en grado de tentativa, y negligencia en el desempeño de funciones de servidores públicos omisos, ya que las policías estatal y municipal jugaron un papel determinante en la suerte del agresor, contra quien un juez de control oral penal giró una orden de aprehensión por existir elementos fehacientes contra el imputado.
En este sentido, el comisionado de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, Jorge Alejandro Ocampo Galindo, informó que, derivado de los hechos, los policías Marlon Peraza y César Fernández (“Mario N. y César N.”) se encontraban bajo investigación y suspendidos de sus labores, junto con el asesor jurídico de la corporación, Francisco Yáñez.
Por su parte, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, inició una queja de oficio para solicitar a la Secretaría, así como a la Policía Municipal Preventiva (PMP) un informe sobre la actuación de las autoridades por omisiones dentro del caso de agresión física y por no actuar con perspectiva de género.
Sobre este particular, la directora del Centro Integral de Atención a las Mujeres de Cancún (CIAM), Paola Olvera Feregrino, dijo ser inaceptable que en Quintana Roo, donde existe la Alerta por Violencia de Género, las instituciones encargadas de garantizar protección y justicia continúen bajo la operación de funcionarios que no tienen la suficiente capacitación sobre temas de género y permitan liberar agresores sin apegarse a protocolos de investigación por feminicidio.
El caso fue que los agentes que detuvieron al agresor consignaron a éste al Juez Calificador de la PMP en lugar de remitirlo al Ministerio Público, aunque, después de 13 horas, el titular de la preventiva, Osiris de Jesús Ceballos Díaz, cobró una multa y otorgó su libertad al sujeto, que en todo momento estuvo custodiado también por elementos de la Policía Estatal Preventiva, por orden de Francisco Yáñez.

Según versiones iniciales, el Oficial Mayor de Gobierno, Manuel Alamilla Ceballos, habría ordenado NO consignar a la Fiscalía General y liberar a Castro Santeliz, aunque posteriormente se sabría que Francisco Yañez habría recibido dinero por no remitirlo al Ministerio Público, según escribió la activista y periodista Fabiola Cortés.
Asimismo, se pondría en evidencia que Ocampo Galindo habría encubierto a sus agentes y al asesor jurídico, coludidos con el agresor, aunque declararía que fueron suspendidos de su cargo, pero en completa libertad, según él porque aquéllos fueron “engañados” por Castro Santeliz, quien se hizo pasar por la víctima al momento de su detención.
Lejos de condenar el violento hecho y recriminar a los policías que se coludieron con el agresor, justificó la mala actuación de éstos porque, según ellos, cuando llegaron al lugar de los hechos vieron una camioneta manchada de sangre y, a un costado, a la víctima. Momentos después Castro Santeliz les habría dicho que lo asaltaron tres sujetos, que golpearon a su pareja con un palo.
Según el reporte de la policía, el hombre se encontraba alcoholizado y se resistía a declarar, por lo que sólo fue remitido “por alterar el orden público”. No obstante, Francisco Yáñez realizó tres llamadas y ordenó turnarlo “por faltas administrativas”, a lo que se negaba uno de los agentes que recordaba en qué condiciones se llevaron grave a Addisbel.
Entonces los policías habrían recurrido a una agente del Ministerio Público de la Fiscalía de Delitos contra la Mujer y le pasaron el teléfono a Francisco Yáñez, quien le habría dicho a aquélla que “lo turnaremos al juez calificador por faltas administrativas”, pese a que ya estaban preparados los agentes para entregar al detenido y camioneta a la Fiscalía, pero tenía que obedecer a su superior.
Así, llegaron a la conclusión que el detenido es del círculo de amigos del titular del Jurídico, porque éste en ningún momento recibió alguna llamada para recibir órdenes. Le marcó tres veces a alguien y luego tomó esa decisión.
¿Y quiénes pagaron los “platos rotos”? Hasta ese momento, el padre de “Rolo”, contra cuyo negocio se inició una campaña, así como contra el Abogado Raúl Ojeda González, el primero por facilitar la huida de su vástago, y el segundo por pagar supuestamente la multa del agresor y asesorarlo.
No obstante, éste aclaró no ser aun el abogado defensor del agresor de la cantante cubana, y aunque ha dado asesoría legal a la familia, no es todavía el abogado oficial del hijo del dueño de Forasteros.
Lamentablemente, en el primero de los casos, la ley justifica en forma parcial que un padre encubra y apoye a su hijo, padres u esposos delincuentes, amén de que, en el caso de “Rolo”, no tiene ninguna culpa de los actos de éste, excepto la educación que le procuró en su momento, aunque los hijos no siempre se apegan a las enseñanzas de los padres, por inmejorables que sean.
¿Usted es padre o madre? ¿Dejaría de apoyar a su vástago en un caso similar? Cuestión de principios, desde luego, ya que algunos le aconsejarían a éste entregarse a la justicia, pero, eso sí, nadie garantiza que le haga caso.
Sobre el caso de Ojeda González, tampoco es justo cuestionar su eventual participación, ya que, como Abogado, simplemente estaría cumpliendo con su trabajo -como haría un médico con cualquier paciente-, y no sería ético negarse a defender ni al peor de los criminales, además de que, conforme a la ley, todas las personas gozamos de derechos humanos, los mismos que Addisbel, aunque en otras circunstancias.
Aquí el único culpable es el karateca Rolando, a quien habría que aplicarle todo el peso de la ley, ya que, salvo la atenuante de que pudiera haber estado totalmente drogado o alcoholizado, su agresión tiene todas las agravantes de ley -premeditación, alevosía y ventaja-, claro si la Fiscalía hace adecuadamente su trabajo y no convierte el expediente en un “número” más.
Quiérase o no y dígase lo que se diga, lo más cuestionable del caso fue el manejo “amarillista” que dieron del caso los medios de comunicación, sobre todo las redes sociales, ya que no es justo -como tampoco legal- exhibir a la víctima de manera gráfica como se hizo con Addisbel, lo que también es atribuible a la Policía Estatal Preventiva, que permitió fotografías, desnudas inclusive, desde el lugar de los hechos… y hasta llamó a “su” prensa.
Así las cosas, lo único que unos queda en duda es ¿Cuál había sido la ofensa de Addisbel para haber “merecido” tan atroz, encarnizada agresión? ¿Adulterio? (ya no era nada suyo) ¿Insultos? ¿Robo? ¿Qué pudo ser tan “ofensivo” para “Rolo” que la martirizó de ese modo?
¡Sólo podemos pensar que esa tortura formaba parte de un ritual diabólico! Y que el “hombre” -sólo por cuestión de género- estaba totalmente fuera de sus cabales… ¡como si le hubieran arrancado los tanates!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es un periodista con más de 42 años de experiencia como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de comunicación, además de haber fungido como jefe de información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales y publicar cuatro libros.
Titulado en la Universidad Autónoma de Yucatán como Licenciado en Derecho, cuenta con cuatro Diplomados en Derechos Humanos y Sistema Acusatorio; La Familia y los Derechos Humanos; Acceso a la Justicia en Materia de Derechos Humanos, y en Juicio de Amparo, así como con más de 15 Seminarios, Talleres y Cursos diversos. 

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                         
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les