Ir al contenido principal
Bota militar, ¡a la cabeza del pueblo!


                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*
En la mira de 10 organizaciones internacionales a través de un Observatorio Internacional sobre México, la Ley de Seguridad Interior, que representa un grave error histórico y una profunda regresión en la muy incipiente democracia, se pretendió simplificar y reducir su dimensión con visiones que no corresponden a su contenido.
Las organizaciones que conforman el Observatorio son Amnistía Internacional, Centro por la Justicia y el Derecho Internacional; Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, Fundación para el Debido Proceso, Latin American Working Group, Oficina de Washington para América Latina, Open Society Justice Initiative, Organización Mundial contra la Tortura, Peace Brigades International y Centro de Derechos Humanos Robert F. Kennedy.
Según La Jornada, la aprobación de la Ley, concretada la semana anterior por el Senado, implica un grave retroceso para un país que enfrenta niveles de violencia sin precedentes y una situación generalizada en la violación de los derechos humanos.
Con todo, los “legisladores” afines redujeron su debate a favor o en contra de las fuerzas armadas, aunque, en realidad, ocurrió entre quienes consideramos que éstas deben cumplir la ley, apegadas a las facultades y competencias constitucionales, sin invadir las competencias de la autoridad civil, como en las tareas de seguridad pública, y cuando exista una situación de excepción.
En este sentido, es necesario que las fuerzas armadas estén sujetas a controles políticos y parlamentarios que rindan cuentas y no gocen de ninguna situación de excepción.
Sin embargo, dice el senador Alejandro Encinas, tras 10 años en tareas de seguridad pública, que competen a la autoridad civil, no han informado de su desempeño en el combate a la delincuencia organizada, sus deserciones o elementos incorporados  a los grupos delictivos, corrupción y penetración de las organizaciones criminales en los mandos y tropas, así como tampoco de sus violaciones a derechos humanos y sanciones impuestos.
¿Qué controles propone la nueva ley? Ninguno, salvo un informe del Secretario de Gobernación sobre la aplicación de la declaratoria de protección a la seguridad interior que decrete el presidente de la República a la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional que, en realidad, no es un órgano de control por carecer de fuerza, facultades y competencias reales para considerarse control parlamentario.
Salvo la discusión de la Agenda Nacional de Riesgos, todos los debates e información de la Comisión Bicameral son insustanciales, más aún la Agenda se publica en los periódicos nacionales. Más allá de los problemas fronterizos, la delincuencia organizada se considera factor del anarquismo, como si una corriente  ideológica fuera peligro a la seguridad nacional, tal como se consideró a los comunistas  en los años 50’s,  60’s y 70’s, cuando se les persiguió por su forma de pensar.
Ante este panorama, el debate debió estar entre quienes buscaban respeto a las Fuerzas Armadas y los que querían que les tengan miedo, frente al viejo consejo de El Príncipe de Maquiavelo: “Prefiero que me teman a que me amen”.
Por otro lado, es falso que el debate exista entre quienes buscan resolver los problemas de inseguridad y violencia en que se encuentra la mayoría de los mexicanos y quienes no quieren, ya que todos queremos recuperar esa paz que nos robaron  los malos gobiernos, la corrupción y la delincuencia organizada que se ha enquistado, incluso en el mismo gobierno. 
La militarización provocó contradicciones entre los propios voceros de Peña Nieto en el Senado, ya que mientras “su” presidenta de la Comisión de Gobernación, la priísta María Cristina Díaz Salazar, decía que el país no se militarizaría, “su” presidente de la Comisión de Defensa Nacional, el también priísta Fernando Torres Graciano, decía que ya está militarizado, con el Ejército en operaciones en 29 Estados.
¿La militarización de las tareas de seguridad pública resolverá la violencia e inseguridad? Claro que no. En más de 10 años no pudo, y este año será el más violento de las últimas décadas y primeros cinco años de Peña Nieto, donde el Ejército ha estado en calles y comunidades, ¡pero se han cometido unos 96 mil homicidios! Tres mil más que todo el sexenio anterior.
Se ha demostrado el fracaso de militarizar las tareas de seguridad pública, y ha fracasado el Estado mexicano en su función sustantiva de garantizar la seguridad de las personas y protección de su patrimonio, por lo que NO se debió discutir como una ley que conculque libertades, sino toda la estrategia de combate, inseguridad y crimen. 
Nunca se había visto tanta oposición a una ley. Ni la propia reforma energética mostró tanta inconformidad, al grado tal que organismos nacionales e internacionales demandaron NO aprobarla, junto con la  Comisión Nacional de Derechos Humanos, 25 comisiones estatales de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos de la OEA, el Alto Comisionado para Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, rectores de la UNAM, las Universidades de Guadalajara, Iberoamericana, el Premio Nacional de Derechos Humanos, la galardonada con la Medalla Belisario Domínguez, Amnistía Internacional, decenas de organizaciones de la sociedad civil, defensoras de derechos humanos, académicos e intelectuales.
Todos expresaron su preocupación e inconformidad, en particular, en un hecho sin precedente, seis mandatos de la ONU en materia de derechos humanos, que manifestaron su desaprobación.
Todos, absolutamente todos, excepto los gobernadores llevados a la metrópoli a aprobar la ley en una sumisa actitud, todos le decían, le gritaban al “soberano” Peña Nieto que caminaba desnudo, pero el soberano no escuchaba (cuento del danés Hans Christian Andersen)
¿En realidad, nuestro “soberano” no escucha, no atiende, no le importa esta inconformidad generalizada? Creemos que sí escucha, pero no le importa porque tomó una decisión política que representa un “volvido” al pasado, con la legalización de facultades meta-constitucionales a su favor para utilizar las Fuerzas Armadas para dirimir los asuntos de política nacional.
En reunión con el ahora senador Alejandro Encinas, siendo gobernante del Estado de México, Peña Nieto diría al primero en 2011, según recuerda éste: “El arte de la política es saber conservar el poder, sea como sea”.
La lista de agravios a los mexicanos en el abuso del poder por parte del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, es larga, muy larga, y a lo largo de la historia este abuso del poder ha atentado contra la población civil, por ejemplo en los años 50’s, con la represión al Movimiento Ferrocarrilero y la intervención del Ejército, así como al romper éste la huelga de los petroleros en la Refinería de Azcapotzalco en 1963.
A esas intervenciones militares se suman los asesinatos de dirigentes sociales, como el de Rubén Jaramillo y su familia (1962) en Morelos, a pesar de haber acordado éste con el presidente López Mateos incorporarse a la vida institucional.
Asimismo, por mandato presidencial, el Ejército intervino contra los movimientos estudiantiles de 1966, en la Universidad Nicolaita, Michoacán, que tomó, así como en 1968 no sólo con la masacre de Tlatelolco, sino con las tomas de las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional y de la UNAM.
Tampoco se olvida cómo el Campo Militar Número Uno se convirtió en espacio de detenciones arbitrarias y tortura contra estudiantes, mientras en 1970 intervino la “bota” militar en la Universidad de Chapingo, en 1976 en la escuela de agronomía de la Universidad de Chihuahua, en Ciudad de Delicias.
Otras manchas: En los años 70’s, a partir de 75, la Operación Cóndor, en el noroeste de la República, en Oaxaca, Guerrero y Michoacán, enfrentó a la población civil arrasando a comunidades campesinas completas, generando homicidios y ejecuciones extrajudiciales, vejaciones y violaciones profundas a los derechos humanos, al igual que en la década de los 70’s durante la Guerra Sucia, además de perseguir al Movimiento Guerrillero y reprimir la disidencia.
Por si fuera poco, no olvidan las desapariciones forzadas, tortura y ejecuciones extrajudiciales, como las cometidas desde la base militar de Pie de la Cuesta en Coyuca de Benítez, en Guerrero, cuando desde naves de la Fuerza Aérea Mexicana se arrojaban vivos a los opositores.
¿Cuándo cambió esta situación? En los 80’s, cuando se rectificó la forma de hacer política, con un cambio que debemos reivindicar en la relación con las fuerzas armadas y el desempeño de sus funciones institucionales, y cuando, tras una reforma política, se dieron espacios de participación legal y electoral a la oposición, principalmente de izquierda.
Esto demuestra que la salida debe darse con medidas democráticas, y no con endurecimiento. La “mano dura” ha fracasado, y hay que asumir que la militarización de las tareas de seguridad pública ha fracasado también.
Nadie quiere que la historia se repita. Nadie quiere una nueva “guerra sucia” en el proceso electoral del 2018, ni a las fuerzas armadas interviniendo en la vida y asuntos políticos de la nación. El Ejército no quiere involucrarse en política.
En 2006 el Gral, Clemente Vega fue factor fundamental, no evitar que interviniera el Ejército frente a un “plantón” de Reforma y se buscara una salida pacífica al proceso postelectoral de ese año.
La nueva Ley es inconstitucional, violenta los tratados internacionales suscritos por México que, conforme a la Constitución, tienen rango de ley y es obligatorio su cumplimiento. La ley socava los derechos y libertades de los mexicanos, confunde los conceptos de seguridad nacional e interior desde la vieja visión de seguridad del Estado con los asuntos vinculados a la seguridad ciudadana.
Por otro lado, somete a la población civil a la autoridad militar, al permitir que las fuerzas armadas realicen investigaciones con apoyo de los órganos de inteligencia del Estado mexicano, lo que, con orden de un juez, les permitirá allanar domicilios de particulares, intervenir comunicaciones telefónicas y electrónicas, decomisar equipos o detener a civiles sin mediar la autoridad judicial.
Por si fuera poco, invadirán el derecho a la privacidad y la protección de daños personales, al obligar a todas las autoridades a entregar información particular que requieran, además de violar el derecho a la información, al pretender reservar toda la información vinculada con las fuerzas armadas en materia de seguridad interior, por considerarlas “de seguridad nacional”.
Así, subordina a la autoridad civil, federal, porque no solo a la autoridad estatal y municipal, sino a la Policía Federal Preventiva y Gendarmería Nacional, que se subordinarán a su mandato, al establecer la declaratoria de protección a la seguridad interior al momento que el Presidente decida un comandante para coordinar los operativos.
En síntesis, esta ley, según dijo claramente Torres Graciano, legalizará una situación de excepción, convierte la excepción en ley, y se entrega al control político y mando territorial a las fuerzas armadas, es una nueva modalidad de totalitarismo que se ha aplicado en otros países de América.
Estas medidas son las que hace varias décadas llevaron los gobiernos dictatoriales de Centro y Sudamérica, ahora con nuevas modalidades, la totalitaria y autoritaria, con un golpe de estado Legislativo, pese a que no queremos vernos en el espejo de Honduras.
Debemos defender nuestras libertades. NO a la militarización de la política, NO al fortalecimiento meta-institucional de las facultades discrecionales del presidente de la República, y NO a la pérdida de nuestras libertades y derechos. Queremos vivir en paz.
Y para vivir y recuperar la paz, necesitamos democracia, enfrentar la desigualdad, corrupción e impunidad y entender que este pueblo está ávido de cambios, que es necesario otro régimen político.
Según el nuevo Observatorio Internacional, durante los pasados 10 años la estrategia de militarización ha aterrorizado a la población civil mediante ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, tortura y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos, en casos plenamente documentados que permanecen en absoluta impunidad, mientras los índices de violencia continúan escalando, y 2017 se perfila como el año más letal de la historia de México.
Es de esperarse que recapacite “el soberano que camina desnudo” para vetar la ley, o bien rezar para que sean más inteligentes los conservadores y progresistas Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación -algunos bajo las órdenes de Peña Nieto- al resolver una eventual controversia constitucional. 

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con crédito para el autor)

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 31 años, con más de 41 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les