miércoles, 15 de junio de 2016

¡Resbala el primer “pez gordo” de  Q. Roo!


                                    Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
En circunstancias normales, a nadie extraña la renuncia de algún funcionario por el nombramiento de un nuevo jefe, sea cual fuere su jerarquía, no así en el caso muy especial del titular de la Auditoría Superior del Gobierno de Quintana Roo, Emiliano Novelo Rivero, primero de la que se espera una larga lista, tras la expulsión del PRI de la gubernatura y el relevo de la oposición como primera fuerza política del Estado.
Con todo, puede estar Usted seguro de que no fue el gobernador electo Carlos Joaquín González quien le pidió abdicar a ese controvertido cargo, en el que se había eternizado como “vigilante” vitalicio de las cuentas públicas, aunque sí le facilitó las cosas al nuevo mandatario, en el sentido de cumplir con la demanda generalizada de sanear las finanzas estatales.
Designado titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación desde el 5 de abril de 2013, Juan Pablo Guillermo Molina, quien renunció de manera provisional apenas en marzo último -le sustituyó Alejandro Marrufo Roldán- para ir infructuosamente por la diputación federal que ostenta José Luis Toledo Medina, de quien es suplente, sería el siguiente “pez gordo” en la mira.
Guillermo Molina, quien buscaba como segunda opción buscar la presidencia municipal de Solidaridad, fue readmitido por Roberto Borge como titular de Finanzas 5 meses después de su “renuncia” tras perder Toledo Medina la candidatura del PRI a la gubernatura, pese a que se vio involucrado en el escándalo por el despojo de terrenos en Yucatán por parte de su hermano Manuel Alberto.
    El aún titular de Finanzas relevó en 3013 en el cargo al derrotado candidato del PRI a gobernador, Mauricio Góngora Escalante, quien fungió en el cargo desde fines del sexenio de Félix González, pero apenas buscaba ser alcalde de Solidaridad, por lo que entre ambos está el hilo de la madeja en el sobreendeudamiento de Quintana Roo.
En este sentido, el propio Mauricio Góngora sería otro de los “peces gordos” para el gobierno de Carlos Joaquín, y no precisamente por venganza ante la “guerra” cochina que le armó durante las campañas, sino por el antecedente de las finanzas públicas del Estado, y del propio municipio de Solidaridad, al que también sobreendeudó sospechosamente.
En todos los casos anteriores, la ciudadanía no se conforma con las “naturales” renuncias como el de Novelo Rivero, sino que se les investigue a fondo y finquen las responsabilidades del caso, aunque, con todo, las “cabezas” que exigen los quintanarroenses y que deberá ser los principales objetivos de Carlos Joaquín son las del ex gobernador Félix González y el sucesor de éste Roberto Borge, repetimos, no por cuestión de venganza.
 Ahora bien, el papel del incondicional Novelo Rivero, quien hubiera confirmado su función de auditor superior “vitalicio” del Estado de haber triunfado Mauricio Góngora -como si no hubieran más contadores en todo Quintana Roo-, fue la de encubrir los malos, sospechosos y evidentes manejos irregulares de recursos públicos estatales y municipales, así como solucionar cualquier “entuerto” que se presentara en las administraciones amigas.
Sin embargo, ese no era el caso con los “no amigos”, como fue el caso de la ex alcaldesa de Tulum, Edith Mendoza Pino, detenida por supuesto desvío de 42 millones de pesos en diciembre de 2012, cinco meses después de haber solicitado licencia al cargo, aunque obtuvo su libertad bajo fianza en julio 2014.
Para no pocos, la detención de la política fue una venganza personal de Roberto Borge contra Carlos Joaquín, ya que éste la habría propuesto para el cargo tras que ambos disputaran la candidatura del PRI para gobernar Quintana Roo en 2010, y desde ese entonces habrían asumieron posiciones irreconciliables.
Una de las pruebas más marcadas del servilismo de Novelo Rivero hacia los priístas “amigos” es el caso del ahora dirigente de Encuentro Social y virtual diputado local por la vía proporcional, el mitómano Carlos Mario Villanueva Tenorio, a quien la Auditoría Superior pidió reintegrar la irrisoria suma de 400 mil pesos tras concluir su vergonzoso trienio en Othón P. Blanco, al que dejó en bancarrota y “desapareció” cientos de millones de pesos.
Impuesto en el cargo  el 16 de marzo de 2005 por ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz y después ratificado por Félix González el 15 de abril de 2010 para endilgárselo a Roberto Borge en abril de 2011, el eterno responsable de la vigilancia de los recursos públicos de Quintana Roo se había convertido en el más priísta de los priístas y el más “ciego” de los ciegos, claro para eso le pagaban.
         Otra prueba de sus complicidades es el mismo Mauricio Góngora, quien, al igual que la mayoría de los priístas que formaban una larga lista de aspirantes a la candidatura a la gubernatura de Quintana Roo, estuvo a punto de sumarse a los que se quedaban en el camino, en su caso al ponerse de manifiesto su nuevo, escandaloso ardid publicitario el 15 de noviembre.
         Ampliamente documentado por Noticaribe, la denuncia también demostró nuevamente la complicidad del Cabildo playense, así como de las demás autoridades de la Comuna, particularmente la Contraloría, aunque también salió a la luz el encubrimiento de Novelo Rivero, gran encubridor de  millonarios desvíos de los dineros públicos de los 10 municipios priístas.
         Hasta ese entonces todo le había favorecido al aspirante, sobre todo que Novelo Rivero se haga de la “vista gorda”, con lo que contribuye a la falta de transparencia en Quintana Roo, con la anuencia cómplice del Congreso del Estado, que encabeza Pedro Flota Alcocer, y antes que éste, José Luis Toledo.
El eterno pretexto de Novelo Rivero para tolerar la abierta, inexistente vigilancia por parte de  la Auditoría Superior era no poder revisar cabalmente el gasto por carecer de suficientes recursos humanos, materiales y financieros.
Como dijera nuestro amigo Carlos Cantón, “buen  pretexto para hacerse de la vista gorda ante el desbarajuste (y robo) en el manejo de los dineros del pueblo, ya que buena  parte de la millonada que cada año envía  el Gobierno Federal y que debería ser aplicada para mejorar las condiciones de vida de las familias quintanarroenses, se va a los bolsillos de funcionarios”.
Lo cierto es que ante su renuncia, el próximo martes 21 al mediodía el Congreso nombraría a su sucesor en sesión extraordinaria, aunque hasta el momento ni el Legislativo, del que depende la Auditoría, ni el Gobierno del Estado han manifestado una opinión sobre Novelo Rivero, cuyo periodo concluía a fines de junio.
Información “amiga” sugiere que tenía problemas de salud, producto de fuertes presiones en el trabajo, pero lo cierto es que fue reiteradamente criticado por su parcialidad en la revisión y señalamientos a las cuentas públicas, en las que favorecía a los gobiernos priistas, mientras ante los de oposición fungía como instrumento de control político y represión.
De 10 municipios, sólo a Cozumel, Bacalar y Benito Juárez había calificado con finanzas claras este año, mientras que a Othón P. Blanco, Carrillo Puerto, Isla Mujeres, Morelos, Cárdenas, Solidaridad y Tulum las emplazó a solventar deficiencias.
Ahora bien, si la renuncia de Novelo Rivero fue “por motivos de salud” no se explican las intensas movilizaciones previas, al grado tal que apenas el  27 de mayo se sorprendió a un grupo de sujetos sustrayendo cajas de archivo de las oficinas de la Auditoria en Playa del Carmen, donde se ocultarían las evidencias de corrupción del ex alcalde Filiberto Martínez Méndez y del propio Mauricio Góngora, cuyo principal cómplice desde la Tesorería sería el ahora diputado federal Toledo Medina.
Tal y como opina el periodista Pedro Canché Herrera, en su columna “La Auditoria Superior de Fiscalización, cueva de cómplices ladrones”, no sería extraño que en todas sus oficinas del Estado estén operando para “desaparecer” documentos comprometedores que exhiban el gigantesco y burdo robo a los dineros del pueblo.
Uno de sus ejemplos más claros es el nuevo municipio de Puerto Morelos, donde, se simuló una entrega formal, a la nueva administración municipal, y sin ninguna justificación se omitieron los planos y datos sobre los terrenos de la nueva jurisdicción territorial, como tampoco en Benito Juárez, aparentemente porque toda la información se clasificó para guardar fuera de las instituciones y entregarle a Mauricio Góngora de haber triunfado para operar negocios de tierras con el nuevo municipio.
Lo cierto es que, al menos hasta hoy, podemos decir que “resbaló” el primero de los “peces gordos”, aunque lo que quiere el pueblo es verlos en la cárcel, para lo cual, es triste reconocerlo, como en política, lo posible no es sinónimo de deseable.
Sin negarlo o confirmarlo, un escrito de Gonzalo Hermosillo refiere que Novelo Rivero tenía un sueldo superior a los 100 mil pesos mensuales, que en plena contingencia financiera del año pasado, cuando se despidió a más de 2 mil trabajadores, se compró, con cargo a la Auditoria Superior, una camioneta de más de un millón de pesos.
Asimismo, refiere que viaticaba diariamente 2 mil 500 pesos por un pequeño error en su tabulador, que nunca pagó una comida, desayuno o cena de su bolsillo, y mucho menos de sus invitados a sus cotidianas pachanguitas; y pregunta si se sabe en cuántas ocasiones salió del país con cargo al erario y viaticando 350 dólares diarios.
Añade que el año pasado se la pasó viajando a diferentes partes del país, en especial a la Ciudad de México, donde sus hoteles favoritos están en la avenida Reforma, que la dependencia mantiene en su página Web documentos borrosos, ilegibles o distorsionados de sus presupuesto de egresos, y que casi nunca daba entrevistas, escudándose en el sigilo e investigación de las cuentas públicas.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco residente desde hace 29 años en Chetumal, Quintana Roo, y más de 39 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, ha sido Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                      
leg_na2003@yahoo.com.mx                                 
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 
http://luisangelqroo.blogspot.mx