Ir al contenido principal
¡Secuestro y “guaruras” de Chetumal!


                                               Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Disímiles por naturaleza propia, dos hechos acaparan la atención de los quintanarroenses desde ayer, particularmente en el caso de los chetumaleños, donde, de manera sorpresiva, una maestra jubilaba chetumaleña, esposa de un ex funcionario local, fue sorpresivamente secuestrada por dos enmascarados cuando realizaba sus acostumbradas actividades deportivas en el Boulevard Bahía.
         Claro que prácticamente todos los secuestros son de suyo sorpresivos, no en el caso de la capital del Estado más turístico del país, ya que, nos habremos tenido que acostumbrar a los robos con un jefe policiaco que, al igual que Eduardo Ortiz Jasso, fue nombrado contra viento y marea, pero NO a este tipo de actividades delictivas, más frecuentes en otras entidades más conflictivas.
         Este primer caso, que mantiene indignada a la sociedad chetumaleña, no ocurrió precisamente hoy, como tampoco el segundo: Un escándalo que habría protagonizado el viernes último por la noche el joven Carlos Joaquín Rejón “en una zona de antros” del balneario de Chicxulub, Yucatán, a unos minutos de la Blanca Mérida.
         El “incidente”, como algunos le han dado por calificar, hubiera sido menos si se tratase de cualquier Carlos, pero lo cierto es que se trata nada más ni nada menos que del hijo del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, quien, con tanto ajetreo en la preparación de su primer informe de gobierno y la batalla diaria por ver con cuántos asesinatos amanecerá Cancún, ahora tiene que lidiar con los problemas de su vástago.
         Conforme a “versiones bien informadas”, que circulan profusamente por las redes sociales -con razón los funcionarios están contra ellas-, pero que, desde luego, nadie se ocupará de confirmar”, Carlitos Joaquín Jr. intentó subir por la fuerza a su camioneta a una joven que le acompañaba en conocido “antro” de Yucatán llamado “Classico”, suponemos que una discoteca.
El “disturbio”, aparentemente, se habría generado cuando aquélla se negó a subir al vehículo, y la defendió David Mena, uno de sus amigos, por lo que intervinieron violentamente los guardaespaldas del hijo del gobernador, “guaruras”, le llama la mayoría;  ayudantes pagados con el erario público, oficialmente.
La información, de la página “Boletín México”, no señala si la mujer terminó por subirse a la camioneta -¿Usted qué cree?-, aunque sí que, a petición de los “guardaespaldas”. David Mena fue detenido, suponemos que por los “vigilantes” del antro, y sólo consiguió salir hasta que “Carlitos” pudo irse.
La joven, cuyo nombre se omite, es hija de empresario yucateco que ha tenido problemas con la familia de Carlos Joaquín Jr., mientras que su joven defensor lo es de un empresario oriundo de Querétaro, que se desempeña como concesionario de plantas recicladoras de basura de Quintana Roo y Yucatán.
         Como era de esperarse, defensores a ultranza del principal protagonista de los hechos, aseguran que éste no es afecto a las bebidas alcohólicas, sino ejemplar deportista, aunque, claro, también ignoran si ésta habría sido la excepción o si su problema es la prepotencia.
         Ahora bien, para nadie es un secreto que el poder es parecido a un arma en manos inexpertas y que el humo del “incienso” marea a cualquiera, no sólo a quienes realmente detentan el poder, sino también a quienes creen disfrutar de éste por servir a quienes SÍ lo tienen. Nos referimos a los guardaespaldas, “guaruras”, ayudantes o como Usted quiera llamarles.
         Desde luego que no “se tiene la culpa el indio…”, pero quienes resultan “paganos”, en uno u otro caso, son los ciudadanos cuya único pecado es ser simples mortales que tratan de salvaguardar sus derechos, a veces a costa de su trabajo, físico o su propia vida.
         No pocos hemos sido testigos del ejercicio de esta práctica del poder, particularmente del ex gobernador Roberto Borge, por ejemplo, recordamos, cuando al inicio de su gobierno, el 17 de junio de 2011, según fotos, testimonios y docenas de notas, apareció alcoholizado en el restaurante “Barra Bar” de la zona hotelera de Puerto Vallarta, Jalisco, le negaban el ingreso por estar armados sus “guaruras”, pero finalmente logró entrar.
         Lo cierto es que demasiado ocupado ha de estar el gobernador Carlos Joaquín, pero, de ser verdad lo ocurrido en Chicxulub, el gobernador Carlos Joaquín deberá tomar cartas y no minimizar el caso, ya que con toda seguridad le afectara en lo personal más pronto que tarde.
Ya lo decía el politólogo Jesús Reyes Heroles: “No olvidemos que nunca hay ausencia de poder. El poder que pierde el Estado, un partido, una clase o un grupo, lo obtienen casi automáticamente otros grupos, partidos o clases”.
Casualmente, ese poder se pierde en cuestiones tan “banales” como éstas,
Ahora bien, en el tema del secuestro que hablábamos al principio, ocurrió ayer lunes alrededor de las 18:30 horas, a la altura del restaurante “Cocktail” del Boulevard Bahía, en la calle Vicente Guerrero de Chetumal, cuando dos desconocidos encapuchados subieron por la fuerza a una camioneta Toyota color “azul rey” a la profesora jubilada Magaly Antonia Alpuche Solís, quien, al igual que numerosos deportistas, realizaba sus acostumbrados ejercicios
Los delincuentes enfilaron su vehículo por la colonia Barrio Bravo, rumbo a la Calzada Veracruz, sin que hasta el momento se conozca su paradero o el del vehículo, al parecer placas SZ-0790 de Quintana Roo.
La Profra. Magaly Alpuche, tronco de distinguida familia chetumaleña, es esposa del QFB Juan Carlos Azueta Cárdenas, quien fuera titular de la Secretaría Estatal de Salud durante el gobierno de Félix González, y director del Colegio de Bachilleres del Estado, con el de Roberto Borge. Al momento del secuestro, también realizaba ejercicio en el Boulevard
En una muestra de su indignación por lo ocurrido, conocido empresario chetumaleño convocó a una marcha del domicilio del Museo de la Cultura maya al domicilio de la afectada, así como una misa nocturna en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.
         Si bien el secuestro no es un delito frecuente en esta capital, lo cierto es que tampoco se trata de un hecho aislado, ya que mañana el pasado día 8 desapareció la empresaria Itzel Nahaibi Hoil, de 30 años de edad, secuestrada de su minisúper de la calle Francisco I. Madero entre Pípila y Venustiano Carranza, en la comunidad de Nicolás Bravo, municipio de Othón P. Blanco.
El secuestro es un delito que iba a la baja en el sur de Quintana Roo y estos dos casos, podrían ser los primeros de este año, ya que el último –sin aclarar, para variar-, fue el de un joven estudiante, ocurrido en noviembre último.
¿Y el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Rodolfo del Ángel Campos? ¡Bien, gracias! Por ahí “capacitando” policías para defender a hijos de funcionarios…como el del gobernador.

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com            
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad