viernes, 22 de agosto de 2014

En primera fila
                        ¿Quién engaña al gobernador?
                                                           Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Después de casi un mes con temas de interés nacional, retornamos a los de casa con un asunto obligado y que mantiene prácticamente en psicosis a la población. Nos referimos a la inseguridad que tiene en vilo todos los chetumaleños, casi, casi encerrados en jaulas con candados, perros y una y mil medidas más para evadir a los amigos de lo ajeno.
         Relatar los casos más recientes o alarmantes sería poco menos que inútil para proteger nuestro patrimonio, a merced de los ladrones desde el inicio de este sexenio, cuando en mala hora el ex gobernador priísta Félix González presionó contratar al tristemente “célebre” norteño Bibiano Villa Castillo, hoy convertido en un triste y doloroso recuerdo para la región.
A dos meses y medio de lo que denominamos una estrepitosa caída, de unánime beneplácito por la desaparición de este oscuro personaje norteño que surgió de la nada y sólo presumía ser supuesto familiar de Francisco Villa, tal parece que resultó peor el remedio que la enfermedad, ya que las cosas no tan sólo NO cambiaron, sino empeoraron.
Pese a que desde un principio se manejó la posibilidad de que Juan Ignacio Hernández Mora relevara al innombrable Bibiano Villa, aquél resultó finalmente Comisionado federal del Órgano desconcentrado del Sistema Penitenciario, y el gobernador Roberto Borge Angulo nombró el 4 de junio a Juan Pedro Mercader Rodríguez como nuevo encargado del despacho en la Secretaría estatal de Seguridad Pública.
Ex Subsecretario de Infraestructura y Transporte, ex subsecretario de Desarrollo Político y ex director General del desaparecido Infovir, entre otros, el nuevo funcionario, en teoría, sólo se desempeñaría en tanto se nombraba al titular, aunque, para mala fortuna de la población, desde un principio se hicieron mal las cosas, ya que sólo se retiró la manzana podrida de la canasta, pero permanecieron las contaminadas.
Sobre el particular, apenas un día después de su nombramiento, e ignorantes de que permanecería en el cargo más de lo previsto, con el título “Nuevo titular de SSP, ¡en camino!” sugerimos que Mercader Rodríguez cambiara de urgencia “a TODA la gente de Villa Castillo, comenzando por el Comisionado de la Policía Estatal Preventiva en la Zona Sur, Mayor Paul Armando Hernández Ruiz”.
Asimismo, dijimos, “deberá cortar por lo sano con los subsecretarios de Seguridad Pública y de Readaptación Social, Tte. Cnel. Julián Juventino Toscano Mendoza y Ricardo Tejeda de Luna, respectivamente y, de no encontrar mayores obstáculos, con el Subsecretario de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad, Jesús Armando Liogon Beltrán, aunque, sobre todo, con el vocero de la Secretaría, Gerardo Alberto Campos López, quien hundió al periódico La Crónica de Cancún, y huyó”.
Hermano de uno de los mejores políticos que ha tenido el Estado y hoy dedicado al ramo de la construcción -el ex secretario de gobierno, Juan Manuel Mercader-, Juan Pedro no sólo no hizo cambios de funcionarios en la corporación, sino que tampoco les dio de baja a los múltiples agentes que Villa Castillo trajo de Coahuila y que, con exageradas canonjías, formaban parte de su escolta o eran su personal de confianza.
Durante tres años y dos meses Villa Castillo mantuvo engañado al gobernador Roberto Borge sobre la inseguridad pública, y a dos meses de su “renuncia” lo siguen engañando desde otros niveles, ya que apenas el 1º   de julio se anunció: “Confirma el Sistema Nacional de Seguridad Pública que Quintana Roo y la Península de Yucatán se mantienen como la zona más segura del país”.
Entre otros conceptos, leíamos que “destaca el gobernador que, de acuerdo con información del SNSP, los Estados más seguros, con el menor número de delitos de alto impacto, son Campeche, Yucatán, Nayarit, Quintana Roo y San Luis Potosí”, y que, gracias al apoyo, la estrategia regionalizada del presidente Enrique Peña Nieto y la creación del Mando Único Policial, en su administración hay una tendencia a la baja en delitos como el homicidio culposo, secuestro y robo de vehículo.
Queremos pensar que esa información se refiere precisamente a delitos “de alto impacto”, ya que habla de homicidios culposos, secuestro y robo de vehículos, pero NADA sobre robos a casa-habitación y asalto de negocios de todo tipo, principalmente gasolineras, farmacias y tiendas de autoservicio, sobre todo Oxxos, su principal cliente, a algunos de ellos hasta en varias ocasiones.
Los “cristalazos” de vehículos también están a la orden del día, principalmente en el Boulevard Bahía y plazas comerciales, así como los hurtos por medio de motocicletas a plena luz del día. Apenas ayer vimos cómo, pistola en manos, dos sujetos asaltaron a clientes y encargado de un cyber, mientras otros más hicieron lo propio en un laboratorio de la avenida Juárez.
No menos “extraños” resultan ahora los asaltos de autobuses de visitantes de la Zona Libre de Belice -ahora ya no sólo por agentes de Aduanas o Migración-, los más recientes a las salidas de Chetumal y de Chunhuhub, en el primer caso por delincuentes en dos motocicletas y una camioneta.
En todo caso, resulta inútil particularizar sobre estos casos, ya que, aunque Usted no lo crea, los robos también ocurren en plenas narices del titular de la Policía Municipal Preventiva, el simpático Gumersindo Jiménez Cuervo -sólo eso-, en la colonia ubicada justo enfrente de la corporación, la Pacto Obrero, donde la moda es la “desaparición” de tinacos de agua de los techos. Sí, leyó Ud. bien.
Ignoramos hasta cuándo permanecerá Juan Pedro al frente de la corporación, aunque es claro que, dígase o que se diga, podrá ser muy buen funcionario o presumir de capacidad, pero lo suyo no es precisamente la actividad policiaca, de la que, por lo que se ve, carece de la mínima capacidad para enfrentar uno de los renglones más estratégicos de gobierno para la población: El cuidado de su seguridad y patrimonio.
Queremos creer en la preocupación del Gobierno del Estado tras la entrega de 27 patrullas nuevas para reforzar la seguridad en Benito Juárez, con lo que, en 10 meses, suma 44 camionetas, 13 automóviles y 45 motopatrullas, con lo que se ha abatido casi 20% el índice de delitos como robo a casa habitación en ese municipio ¡Ya lo quisiera Chetumal!
Una buena señal fue el martes último, cuando, encabezados por el secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loría, los 10 directores de Seguridad Pública Municipal asistieron en Solidaridad a la Reunión de Análisis Delictivo y Coordinación Operativa de Seguridad que, como parte de la estrategia Plan Quintana Roo 2011-2016, tuvo por objeto reforzar la prevención y establecer mecanismos para disminuir los índices delictivos.
No menos cuestionado que Juan Pedro, también asistió el procurador general de Justicia, Gaspar Armando García Torres, cuya permanencia en el cargo pende de un hilo, aunque algunos consideran que, de darse ese movimiento, iría a parar precisamente a la cabeza de Seguridad Pública, en un nuevo yerro por tratar de componer las cosas, ya que existen policías de carrera con muchas, muchas más “tablas” que él u otros que nacieron para ser funcionarios administrativos, más no operativos.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba2003@hotmail.com                                                     leg_na2003@yahoo.com.mx                     
luisangel.cabanas@facebook.com                                 
luancaba.qroo@gmail.com                                                                   
@legna2003