lunes, 22 de agosto de 2016

¿“Golpeteo” a posible vicegobernador?


                                    Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Nombrado por el gobernador electo de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, como enlace en la Secretaria General de Gobierno para efectos de la entrega-recepción con la administración de Roberto Borge, el ex alcalde perredista de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña, ofreció el jueves último a este servidor responder “con gusto” a lo que calificó como un “golpeteo” de tres años en su contra.
Vayamos por partes. El 5 de agosto último, con el título “Responde Julian Ricalde a periodistas diseñados en la fabrica PRI” (sic), amplia columna de Pedro Canché refiere que “los ataques de una prensa al gabinete de transición que arrulló y regaló los oídos a dos gobernadores-los peores- en Q, Roo, y los dejó sin calidad moral para señalar, provoca una respuesta de Julián Ricalde, nombrado Enlace General de la Secretaria de Gobierno del equipo de Carlos Joaquín”.
 Entre otros, el funcionario opinó que “Quintana Roo necesita de prensa, de buena prensa. De una prensa crítica pero objetiva y equilibrada, que investigue con rigor periodístico y que enarbole valerosamente la razón. Que denuncie con pruebas, que contribuya a tener mejores gobiernos en beneficio del pueblo y no malos gobiernos en beneficio de sus dueños o sus gerentes”.
Ignoramos si el isleño convertido en cancunense habrá leído una columna que publicamos el 27 de julio con el título “¡Colaboradores incómodos de CJG!”, pero el caso es que, ante su cuestionable autodefensa, el 5 de agosto comentamos en Twitter que la suya era “excelente retórica política de Julián Ricalde, pero ninguna respuesta a los señalamientos en su contra”. 
¡Catorce días más tarde!, el 19 de agosto, respondió al mensaje: “Dígame cuáles y quienes los hicieron? y con gusto le respondo. Más de 3 años de golpeteo del sistema y ninguna prueba. Gracias”, apuntó.
Nuestra columna sobre “incómodos” decía, entre otros, “nos referimos sobre todo a los ex presidentes municipales de Benito Juárez y Solidaridad, Julián Ricalde Magaña y Miguel Ramón Martín Azueta, respectivamente, a quienes el nuevo Jefe del Ejecutivo presentó como sendos enlaces en la Secretaria General de Gobierno y de Agenda Legislativa”.
Añade: “Aunque en menor grado, la clase política también cuestionó al coordinador general del equipo de transición. Francisco López Mena, y al responsable de la gestión de recursos federales, Gerardo Mora Vallejo, así como al coordinador de eje ambiental y urbano y enlace de desarrollo urbano, Eduardo de Jesús Ortiz Jasso”.
Finalmente, dice que se incluye en esa nada honorable lista de “non-gratos” al ex priista Jesús Pool Moo, y el ex director jurídico y ex secretario general del Ayuntamiento de Cancún, Rafael Del Pozo Dergal.
Así, hoy le tomamos la palabra al funcionario sobre los señalamientos que inquiere, uno de ellos, el más sonado, fechado 20 de junio de 2013, se refiere el video-escándalo que recorrió el país en redes sociales, cuando se le observó el 10 de diciembre de 2010 recibiendo fajos de billetes de manos del ex alcalde interino de Benito Juárez, Jaime Hernández Zaragoza.
Con subtítulos, y publicado en YouTube, el video lo mostraba en unas oficinas mientras recibía el dinero. Dura 2 minutos y 28 segundos, y Ricalde era alcalde electo, mientras Hernández ocupaba el interinato tras que el también perredista Gregorio Sánchez renunciara por supuestas irregularidades.
Se observa a Hernández tomar de su escritorio un sobre amarillo, se sienta y saca de él dos paquetes grandes con fajos de billetes, que coloca frente a Ricalde. “Son tres”, se escucha decir a Hernández, a la espera de la aprobación de Ricalde Magaña.
Un nuevo escándalo se desató el 15 de diciembre 2011, cuando su afición por los relojes desató una polémica por destacar entre su colección un “reloj espía”.
Se trataba de un “Lominur Marina”, de la casa italiana Officine Panerai, “sin lugar a dudas, la estrella en términos de curiosidad y uso utilitario entre la colección de relojes de Ricalde Magaña. Es de un verdadero gadget, pues su uso principal no es el de dar la hora y los minutos, o la fecha”, afirmaba el reportaje “Los relojes espía y terrorista del presidente municipal de Benito Juárez”, que escribió Antonio Callejo Anzures en la revista Vórtice.
Lo peor del caso es que, apenas dos días después, policías municipales detuvieron a Antonio Callejo, el periodista que lo exhibiera, al revelar la afición del ex alcalde por los relojes finos, entre ellos ese modelo fabricado para la práctica del espionaje.
La detención del periodista, quien publicó la revelación de los relojes en su revista Vórtice, se produjo cuando policías municipales detuvieron el vehículo en el que se transportaba, mismo que era conducido por otra persona.
Ahora bien, En primera fila” del el 27 de julio también habla sobre las fallas de algunos colaboradores de Carlos Joaquín, aunque explica que de quien habría más tela de dónde cortar es de Ricalde Magaña, ex alcalde (2011-2013) con el que “desaparecieron” 229 millones de pesos de un préstamo que la Comuna gestionó al término del trienio de Gregorio “Greg” Sánchez y que aquél mismo reconoció como desfalco y se comprometió a desenmascarar y consignar a los responsables, lo que nunca cumplió.
Ampliamente documentado el “extravío”, Noticaribe se refirió al caso el 1 de noviembre de 2011:
Asimismo, los medios dieron cuenta de que Julián Ricalde creó la empresa para-municipal recolectora de basura “Siresol”, que le habría servido para desviar millonarios pagos que los anteriores prestadores del servicio ya no pudieron cobrar a partir de su creación.
Este jugoso negocio lo operaría y aprovecharía un funcionario de su extrema confianza, Wílberth Esquivel Zanoguera, expulsado del cargo en su oportunidad por la opacidad en el manejo de millonarias sumas derivadas de negocios vinculados al manejo de los desperdicios, y quien durante la campaña de Carlos Joaquín saltó a las redes sociales como “periodista” con el “blog” llamado Redes Cancún.
Cancún rebosó en basura en el ocaso de la administración de Ricalde Magaña, cuando no pocas zonas comerciales, entre ellas la avenida Yaxchilán, agonizaron con su desmedida avaricia y elevadas cuotas a los empresarios de esa zona para operar.
Por otro lado, el ex munícipe, a quien una “factura” de PRD habría obligado a Carlos Joaquín a incluirle en su equipo, al menos el de transición, permitió en su momento el alza irracional de las tarifas de estacionamientos sin aviso previo, como en Plaza “Las Américas”, aunque mintió con investigar el caso.
La larga lista de irregularidades de su administración incluyó, entre otros, una “agenda roja”: Deuda pública, inseguridad, alcoholismo, negocios en familia, peculado, falta de transparencia, nepotismo, corrupción, giros “negros”, cierre de negocios, recursos para el PRD, compra de caballos, silencio ante acusaciones, “baches”, comercio informal, fraude, etc., etc.
Por otro lado, recordamos que el portal Expediente Quintana Roo señaló que Julián Ricalde autorizó permisos para el inicio del frustrado “Dragon Mart” de Cancún, aunque se “lavó las manos” con que el permiso se habría tramitado en fin de semana y por eso no se enteró. Del caso también dieron cuenta otros medios nacionales.
Asimismo, en “¡Colaboradores incómodos de CJG!” mencionamos que, “conocida por todos y prolongada durante el trienio del priísta Paul Carrillo, la inseguridad y demás delitos siempre estuvieron al alza, así como los conflictos internos en la Policía Municipal ante la inconformidad de los uniformados hacia sus mandos, que exigían cuotas demasiado elevadas”.
Concluimos que, por si fuera poco, apenas en junio último, con ocasión de las elecciones locales, los cancunenses le dieron la espalda cuando trató de reelegirse alcalde apoyado por la coalición PAN-PRD -primero lo intentó abanderado por Morena-, ya que al concluir su trienio, ante el abierto rechazo popular, renunció al PRD, del que salió hablando pestes.
Como colofón, el no menos cuestionado gobierno priísta, que encabeza aún Paul Carrillo, recibió la administración perredista con una deuda de más de 2 mil millones de pesos.
         Ante todo este panorama, que suponemos le permitirá a Julián Ricalde aclarar lo que él llama “golpeteo”, supuestamente sin ninguna prueba, su defensa inicial es una serie de conceptos entre los que, reiteramos, no existió ninguna respuesta a los señalamientos que nos pidió mencionar:
         Esperamos le sirva de algo toda esta información al funcionario, ya que, de ser ciertos nuestros temores, tendría que explicarla a fondo de ganarle la carrera a Francisco López Mena como titular de la llamada “vicegubernatura”, la Secretaría de Gobierno, aunque -ojo para ambos- ya existe un tercero en discordia, sobre quien nos referiremos en otra oportunidad. Servido caballero.

Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 29 años, con más de 39 años como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, ha sido Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com                                                   leg_na2003@yahoo.com.mx                                 
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 
ttp://luisangelqroo.blogspot.mx