Ir al contenido principal
En primera fila
                        ¿Pecado de Pedro Joaquín?
                                                           Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
         Considerado único político quintanarroenses que ha logrado no sólo ascender en la difícil política nacional sino mantenerse desde sus inicios, el cozumeleño Pedro Joaquín Coldwell se convirtió la semana anterior en uno de los priístas más controvertidos del gabinete presidencial tras ser involucrado en un escándalo por supuesto conflicto de intereses como empresario y funcionario.
         Para su fortuna, el escándalo no pasó más allá de ser pólvora en infiernitos para sus aparentes detractores, que lo habrían vinculado en un manejo irregular como Secretario de Energía con gasolineras de su propiedad en la isla de Cozumel, donde su familia -llámese don Joaquín Nassim Ibarra-, además de política influyente, es conocida propietaria de envidiable, aunque desconocida fortuna.
De hecho, el escándalo inició desde junio del año anterior, cuando se publicó que por lo menos tres de seis gasolineras aparentemente suyas en Quintana Roo habrían sido multadas por negarse a ser verificadas por la PROFECO y que desde hacía seis meses, coincidentes con el inicio de encargo de Pedro Joaquín, no habían sido revisadas.
A un año de distancia, la senadora perredista Dolores Padierna Luna exigió la semana anterior su destitución de Energía para ser investigado por probable conflicto de intereses y actos de corrupción como accionista de varias empresas beneficiadas por Pemex, del que funge como presidente del Consejo de Administración, además de violar la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos como accionista de franquicias de gasolineras.
Ex gobernador de Quintana Roo (1981-87), ex presidente nacional del PRI, ex Senador de la República y muchísimos otros envidiables “ex”, Pedro Joaquín, uno de los principales promotores de la Reforma Energética del presidente Peña Nieto, poseería, según la denuncia, 60% de las acciones de Servicio Cozumel; 40% de las de “Planta de Combustibles Cozumel”, y 40% ciento de las de “Gasolinera y Servicios Juárez”, en tanto participa desde 1994 en el capital social de varias empresas.
Conforme a resultados de una aparente auditoría externa, no sólo Pedro Joaquín participaría en irregularidades, ya que se trataría de un negocio familiar que incluyen al padre e hijos del funcionario, ahora de 63 años de edad, que, con buenas o malas relaciones, por siempre ha estado vinculado con los gobernantes de su Estado, en el peor de los casos con Mario Villanueva Madrid.
Lo cierto es que desde que nos enteramos de los cuestionamientos, de antemano le dimos toda la razón al que fue primero de los cuatro cozumeleños en gobernar Quintana Roo, quien confirmó ser accionista de cinco estaciones de servicio y venta de gasolina y una planta de distribución en esa isla, pero negó constituir conflicto de interés ni violar la ley por haber adquirido esos derechos durante los años 1994, 1995, 2001, 2008 y 2009, lógico, antes de su encargo en Energía.
El comunicado de esta dependencia plantea que Pedro Joaquín proporcionó la información en marzo de este año y del año anterior, misma que se envió a Pemex, con la solicitud, en cumplimiento de la normatividad vigente, de que se hiciera lo propio a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y a la Securities and Exchange Commission, y de ahí que se tratara de documentación pública que Pemex difundió el año anterior.
Al igual que el director de Gestión Social y Cooperación, Alejandro González Arreola, consideramos válidos los argumentos de la Secretaría, en el sentido de que no viola la ley, ya que sus negocios datan de antes de estar frente a la dependencia, en diciembre de 2012, aunque el caso refleja que la legislación mexicana tiene “lagunas” en otros posibles escenarios similares, como cuando un funcionario con intereses económicos en cierta área encabeza al mismo tiempo la política gubernamental del rubro.
En todo caso, el responsable de la cuestionada participación del ex mandatario sería el gobierno de Peña Nieto -llámese Secretaría de la Función Pública-, que debió investigar a fondo el currículum de Pedro Joaquín antes de su nombramiento para evitar “malos entendidos”, aunque, en honor a la verdad, y cualquiera lo sabe, con o si malos manejos, hubiera servido para lo mismo que la carabina de Ambrosio: Para nada y para nada.
Incluso, la investigación sobre las gasolineras, de estar legalmente constituidas y si ninguna sombra de duda, debieron realizarse desde su apertura a través de la entonces Secretaría de la Contraloría, que “sirvió” para lo mismo que su sucesora, aunque estamos ciertos que de nada hubieran servido los resultados, ya que, por siempre han operado “en lo oscurito”, para una sola persona: El gobernante en turno.
De nada sirven la Función Pública y las Contralorías de los Estados o municipios -como los de Quintana Roo- si los funcionarios se siguen enriqueciendo descaradamente y empobreciendo al pueblo, según pueden dar cuenta el ex gobernador Félix González y los ex alcaldes de Othón P. Blanco, Andrés Ruiz Morcillo y el mitómano Carlos Mario Villanueva Tenorio, respectivamente, en ambos casos, asómbrese Usted, con todo el cinismo del mundo, en busca de la diputación federal.
Mientras la declaración patrimonial de los servidores públicos siga siendo un secreto para la sociedad y mientras la dependencia encargada de fiscalizarlas -la Función Pública- dependa del Poder Ejecutivo, seguirán las sospechas y lamentos de los legisladores que lo permiten y que, en su momento, permitieron que el propio Peña Nieto ocultara su declaración patrimonial. Perdón: que declarara lo que le vino en gana y como le dio la gana, cuando que debieron y pudieron obligarlo a poner el ejemplo.
Luego entonces, diputada Padierna Luna, ¿Por qué no hicieron nada o no hacen ustedes algo para transparentar el patrimonio de los servidores públicos a través de su difusión? ¿O es que, acaso, tampoco les interesa por tener “algo” que ocultar? Aunque sabemos de antemano que no habrá respuestas, ¡Ojalá existieran los milagros!    

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba2003@hotmail.com                             elquintanarroense@hotmail.com                               leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                              luancaba.qroo@gmail.com                                                                                     @legna2003                                                                  http://luisangelqroo.blogspot.mx/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad