Ir al contenido principal
“Nativismo”: De Mario Villanueva a Borge


                                     Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Independientemente del propósito de la polémica, controvertida declaración del gobernador, Roberto Borge, en torno al quintanarroísmo -con ocasión del último informe de Raymundo King-, el caso obliga a remitirnos a los antecedentes del nativismo en Quintana Roo, un movimiento al que nos referimos hace 14 años en nuestro primer libro, “La última oportunidad del PRI: Vida de tres gobiernos”.
 Curiosamente, uno de los principales involucrados en este movimiento fue el tío del mandatario, el ex gobernador Miguel Borge Martín (1987-93), quien, recordamos, luchó ferozmente contra el nativismo, ya que su favorito para la sucesión era un NO-nativo, el veracruzano Joaquín González Castro, “El Quino”, un político de amplia trayectoria ante el que competía el entonces senador quintanarroense Mario Villanueva Madrid.
Para ese efecto, éste último organizó y patrocinó un no menos polémico grupo, llamado Movimiento de Unificación Quintanarroense (MUQ), con el que buscaba enfrentar la inminente candidatura de González Castro en el PRI, al que se impuso de última hora, se hizo su amigo, y el MUQ perdió esencia y objetivo junto con el término de quintanarroísmo.
Según relatamos en nuestro libro, uno de los últimos Territorios convertidos en Estado, Quintana Roo sufrió antaño la imposición de delegados que, con equipos conformados de “caza-fortunas”, saquearon prácticamente nuestras riquezas, sobre todo forestales, sin que los quintanarroenses pudieran remediarlo ante el riesgo de agresiones, cárcel, persecución o exilio.
Ello motivó la conformación de grupos nativistas que reclamaban el autogobierno, en una inquietud que culminó cuando -durante el sexenio de Luis Echeverría-, el gobernante David Gustavo Gutiérrez (1971-75) propició que Jesús Martínez Ross (1975-1981) se convirtiera en primer Ejecutivo electo constitucionalmente, con un gabinete con mayoría quintanarroense.
La lucha por evitar que algún desarraigado o de otro Estado gobernara en el futuro, comenzó a generar inquietud entre quintanarroenses radicados en la metrópoli que, en un principio, exigían cambios constitucionales para que la condición para aspirar al Ejecutivo fuera elevar su residencia de 5 a 25 años, de donde nació prácticamente lo que en un principio se le llamó “nativismo”.
Con los años también se habló de que los nativistas ocuparan los principales cargos, para lo cual los hermanos Mario y el desaparecido Arturo Villanueva organizaron reuniones con algunos sectores para conformar lo que se llamó Movimiento de Unificación Quintanarroense (MUQ) a principios de la administración de Miguel Borge Martín.
Posteriormente dividido entre grupos que encabezan Luis Ramón Villanueva García “La Pelusita” y Arturo Fernández Castro -éste de reciente ingreso-, entre los pioneros “muquistas” se incluía Héctor Esquiliano Solís, primer diputado federal durante la transición de Quintana Roo de Territorio a Estado, y de ahí que el ex legislador -Mario Villanueva logró que repitiera como tal- siempre considerara “padrino” a Chucho Martínez.
Pioneros también fueron el segundo presidente municipal de Othón P. Blanco, Hernán Pastrana Pastrana, y el desaparecido periodista Juan Manuel Domínguez Estrella, ex diputado local con el PARM, y muchos otros, que también ocuparon algún cargo.
Sin embargo, la pública aparición del MUQ en la escena política tuvo por objeto convertir en gobernador a Mario Villanueva y frenar a González Castro, para lo cual se constituyeron en Asamblea Cívica Quintanarroense en mayo de 1988 y 20 días después solicitaron los cambios constitucionales a la V Legislatura, que presidía el ex gobernador ahora preso.
Firmaron el documento -no se aprobó-Domínguez Estrella, Manuel Quintal Pérez, los desaparecidos Alejandro Salgado Valencia, Abraham Sosa Rodríguez y Felipe Castillo Martínez; Cristóbal Pelayo Ku, Reynaldo Blanco Baeza, Rosario Alpuche Villanueva, Aída Daniela Cervera, Minerva Medina Orozco, María Jesús Pelayo, Gerardo Amaro Betancourt, Jorge Alpuche Villanueva, Villanueva García y Martha Contreras Golib.
También estaban en la lista -pero no firmaron- Josefina Simón, Víctor Terrazas Cervera, Abraham Sosa Sosa, Pastrana Pastrana, Susano Guerrero Polanco y Raymundo Tamay P.
El 17 de agosto de 1990 Castillo Martínez convocó a elecciones como candidato, con una planilla que incluía a Blanco Baeza, Medina Orozco, Alberto España Novelo, Apolinar Gorocica Moreno, Fidel del Ángel Castro, Addy Alpuche Peraza, Gerardo Amaro, Alpuche Villanueva, María Elena Montalvo Briceño, Jorge Pelayo Ku, Gabriel Gómez Tox, Edgar García Campos y David Álvarez Cervera.
         Fracasó el intento, pero el 14 de septiembre resultó presidente Blanco Baeza, cuyo equipo, además de cuatro miembros de la planilla anterior, incluyó a Amalia Mayo Gasca, Felipa Ramírez, Abraham Martínez, Octavio Quiroz Cabañas y al desaparecido Alfredo Barquet Armenteros, fundador de la primera  CANIRAC en Chetumal, quien no aceptó.
Durante la presidencia de Esquiliano Solís, el MUQ se constituyó en Asociación Civil el 29 de junio de 1989, con la siguiente directiva: Castillo Martínez, Blanco Baeza, Gerardo Amaro, Sosa Rodríguez, Villanueva García, Domínguez Estrella, Minerva Medina y Alpuche Villanueva, y su revista, “El pregón”, que dirigía Domínguez Estrella.
Constituido de conformidad con el artículo 432 y relativos del Código Civil del Estado, los “restos” del MUQ se lo disputaron Fernández Castro y Raúl Alonso Tamay con la ex-presidenta Felipa Ramírez, con los objetivos de fortalecer los lazos de amistad, solidaridad y fraternidad entre sus asociados; promover planes de ayuda mutua; pugnar por el fomento y arraigo de la entidad quintanarroense.
Asimismo, el fomento de la cultura y educación, así como, entonces, por crear la Universidad de Quintana Roo; promover la participación en actos cívicos, sociales, políticos y culturales; pugnar porque el Gobernador sea nativo o con residencia mínima de 25 años, y 20 para los otros cargos de elección, para lo cual deberán estar arraigados; que los cargos administrativos se ganen por determinadas circunstancias.
Entre éstas, una conducta intachable, preparación y experiencia, con preferencia al quintanarroense egresado del Estado, de cualquier parte del país o del extranjero. Finalmente, sus objetivos planteaban gestionar “modificaciones... a la Constitución y Leyes del Estado para hacer realidad las esperanzas y aspiraciones quintanarroenses”.
Sus actividades más relevantes incluían reuniones para plantear la problemática del Estado a funcionarios como los entonces Secretarios de Gobierno y Obras Públicas, Arturo Contreras Castillo y Manuel González Coral, respectivamente, y el desaparecido Roberto Coral García, entonces director general del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, en tanto pugnaban contra el nayarita Gabriel Medina Patrón -estaba al frente de la CNC- y el empresario Juan Xacur Maiza, entonces Cronista de Chetumal.
Ese mismo año, durante una “comida de la amistad”, Castillo Martínez refería que esas reuniones “han generado resultados” porque la Procuraduría de Justicia, por conducto de su titular, Joaquín Hendricks Díaz, puso en marcha un programa de visitas domiciliarias en los entonces siete municipios para estar en contacto directo con la comunidad y resolver problemas sin más trámites burocráticos.
Con modesto horario en el CBTIS 214, el entonces secretario general del MUQ solicitaba irónicamente a quien fungía como director de CAPA, Iván Hernández Pacheco, “poner mayor atención al suministro de agua potable a la comunidad; que los problemas que pulse la institución no sean la justificación ante quienes pagan por el servicio”.
A 12 años de distancia manifestaba que otro de los problemas sociales que merece pronta atención son las calles de nuestra capital “Sabemos que hay problemas financieros, pero no podemos seguir mostrando una capital antiestética y llena de baches”.
La responsabilidad estaba en manos del Gobierno del Estado (Manuel Díaz Carvajal), aunque el reclamo popular se le cargaba al Ayuntamiento, al que también  pedía “que la Expofer, que nació al calor de una fecha histórica para los quintanarroense, vuelva a su fecha original del 8 de octubre y se tenga más cuidado en su organización... que no pierda su esencia como verdadero muestreo de lo que el Estado produce; que vuelva a ser escaparate de nuestra cultura y de no intereses mercantilistas”.
En ese entonces, fungía como alcalde interino Efraín Ortiz Yeladaqui, pero el problema no se resolvió ni con la sucesora, su hermana Rosario Ortiz, como tampoco con la Comuna, que después encabezó Moisés Pacheco Briceño, ya que durante la última Expo tuvo como característica la venta indiscriminada de alcohol, choques de pandilleros y excesivo comercio, pero nula exposición.
Respecto a los baches, el primer responsable del gabinete de Hendricks Díaz era Víctor Alcérreca Sánchez, quien había admitido su incapacidad de resolverlos por la escasez de recursos, aunque la parte baja de la ciudad decía no tener solución ni con todo el dinero del mundo. Según Pacheco Briceño, los hundimientos son más frecuentes porque con el dragado de la bahía desapareció el material que cubría las rocas.
El último intento del MUQ por modificar la constitución fue en 1992, cuando el coordinador de la VI Legislatura era Eduardo Ovando Martínez, su presidente, Ángel Alpuche Peraza, y su vicepresidente, Abraham Martínez.
Aunque no pocos especulaban que su verdadero dirigente era Jesús Martínez, entre sus nuevos miembros se incluían Carlos Azueta Villanueva, Manuel Zapata Espinosa, Marcos Antonio Martínez Caballero, Mario Nadal Aranda, Valentín Terrazas Zapata, María del Rosario Poot Pérez, Imelda Torres Vázquez y Rubén Aragón Contreras. En Cozumel ya habían integrado una delegación que encabezaban Javier Zetina García y Javier Aguilar Duarte.
Poco a poco, el MUQ comenzó a reclamar “cuotas” de poder al gobierno que, durante el período de Mario Villanueva, incluyó patentes, nombramientos, compensaciones o placas de taxi, entre otros para Villanueva García y Alonso Tamay, en tanto les pagaba el alquiler de local.
El “objetivo final”, de convertir a aquél en gobernador, se había cumplido, por lo que el Movimiento se dividió en dos fracciones, una de ellas presidida por Fernández Castro -miembro de la sección XXV del SNTE- y la otra por Felipa Ramírez, cada uno de los cuales reclamando el reconocimiento de los gobiernos estatal y municipal.
En el caso del nuevo MUQ, “aborto” del original, se insistió en que lo financiaban Pero Ramón Peña Xicum, Ovando Martínez -éste lo reconoció- y Pacheco Briceño, aunque Hendricks Díaz no reconocía a ninguno. Villanueva García, quien fungiría transitoriamente, se negaba a renunciar, amenazaba con manifestaciones y con quemar públicamente los periódicos que estuvieran en contra suya.
Durante el gobierno de Martínez Ross, Villanueva García estuvo al frente del PIDER, cuando remodeló sus oficinas y ganó tanto dinero que construyó una residencia en la Col. Campestre. Desde ese entonces la Comuna le permitió un negocio de lavado de vehículos en la calle Othón P. Blanco.
El MUQ se consideraba patente de corso para aspirar a un cargo público, por lo que cada vez atraía adeptos, en tanto otros más le utilizaban como plataforma política, para lo cual “habría qué hablar con don Chucho”.
Durante el sexenio de Miguel Borge, un investigador argentino del Centro de Investigaciones de Quintana Roo (CIQRO), César Dachari, publicó un libro en el que hacía ligera referencia del MUQ y resultó fuertemente cuestionado por los nativistas porque “en su calidad de extranjero... no tiene ningún derecho de hablar de los mexicanos, y menos del Quintana Roo que no conoce”.
Si no fuera porque el MUQ contaba con radicales nativistas que repelían todo lo que huela a “extranjerismo” -particularmente yucatecos y jarochos-, probablemente la clase política quintanarroense lo hubieran visto con buenos ojos, tal y como ocurrió con un movimiento similar que, encabezado por Jorge Mézquita Garma, agrupaba a numerosos arraigados en la Liga de Integración Política Quintanarroense que, lamentablemente, pronto desaparecería.
Fuera de ello, no pocos comulgaban con la idea de que las delegaciones federales, tal y como fue una de las primeras promesas del ex presidente Vicente Fox, estuvieran a cargo de habitantes de los Estados, aunque, tradicionalmente, desde el centro del país les imponen funcionarios con ninguna identificación, prepotentes o con el único propósito de hacer dinero.
Entre los cargos más objetados estaban los de los delegados del IMSS e ISSSTE, Francisco Díaz González y Ramón Chávez Valdez, respectivamente, el primero de ellos “cuota” del ex director general del periódico Excélsior, Regino Díaz Redondo, su padre, quien, enemistado con Mario Villanueva, terminó “exigiendo” el cargo para su hijo para dejar de “atacarle”.
En el caso de Chávez Valdez ya había sido cesado, pero su relevo, en demérito de los profesionales en materia de salud, fue un ingeniero, no un médico, pero sí un político que, irónicamente, había apoyado la campaña de Addy Joaquín a la candidatura a la gubernatura: Diego Rojas Zapata.
Con todo, no son pocos los cargos federales que sistemáticamente habían estado vetados para los profesionistas y políticos locales, entre ellos la desaparecida COMAR, el Registro Agrario Nacional (RAN), FIRA, INFONAVIT, la Aduana, BANOBRAS, CNA, SEMARNAT, SCT, Hacienda, ECOSUR, SEDESOL, FONACOT, DGTI-DGETA e INEGI.
Asimismo, se incluían FIRCO, FONATUR, Migración, CECATI, CFE, CONAFE, el Parque Nacional de Punta Nizuc, la Reserva de Sian Ka´an y el Parque Nacional de Isla Contoy, entre otros.
En otra de sus promesas incumplidas, Fox anunció que las delegaciones se transferirían a los Estados, y sólo habría un Coordinador de Delegaciones de la Presidencia para vigilar el cumplimiento de programas y presupuesto.
Nuestro agradecimiento por su paciencia, y disculpas por el espacio.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco residente de Chetumal, Quintana Roo, con más de 38 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad