Ir al contenido principal
¡Que renuncie “gallito” de pelea!


                                     Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Lo menos que cabría tras la comparecencia del titular de la SEP ante una de las Comisiones Permanentes del Congreso de la Unión, sería congratularse por informar sobre un tema educativo tan discutido y debatido en los últimos meses.
Sin embargo, preocupa el ambiente que se generó, en el sentido de tener o no voluntad de resolver el problema, o de abstener de hacerlo.
En efecto, tras la determinación de la Suprema Corte de Justicia sobre la educación, que ya transcribiremos íntegra dada su trascendencia, queda clara la necesidad de elaborar y actuar con políticas de Estado, a efecto de involucrar a los actores con respeto, pues nada se debe hacer a la fuerza.
Lamentablemente, el sistema educativo se diseñó y funciona para controlar a las escuelas y maestros, mas NO para apoyarlos, por lo que su funcionamiento requiere de una evaluación a la que casi todos acuden, pero ¿tiene la SEP tiene listo el sistema de actualización para corregir los resultados?
¿Atendió el informe que rindió hace poco el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) acerca de la situación de los docentes? ¿Ya empezó a adoptar medidas sobre las escuelas formadores de docentes donde, de las 480 normales de todo el país, sólo 26 cubren los requisitos?
Aunque estos son los problemas de fondo, también preguntaríamos si ha adoptado alguna medidas en torno a los Estados con mayor rezago educativo, pobreza y marginación como los del Sur o qué hará ¿Cómo lo atenderá?
Por otro lado, ¿Recibió ya del INEGI la información sobre las escuelas y sus condiciones de infraestructura y equipamiento? ¿Cuántas son multigrado, cuántas de concentración y de tiempo completo? ¿Y qué está haciendo al respecto?
No se plantearon estas preguntas en la comparecencia de Chuayffet, pero se insiste en satanizar y estigmatizar a maestros y escuelas públicas, y de ahí que por todos lados los condenen, por lo que habría de preguntarse si es lógico ante las condiciones en que se desarrolla la docencia en esos lugares.
Inclusive, en los Estados con más recursos y mejores condiciones económicas existe una buena cantidad de escuelas multigrado, en las que uno o dos maestros son responsables de todos los grados a la vez. Por lo general, se encuentran en poblaciones pequeñas o comunidades rurales pobres, donde no existen la más elemental infraestructura o equipamiento.
¿Cómo atender esto? No existen respuestas, pero mientras que no se atienda, como debe ser y se resuelva de fondo; no haya actitud distinta de la autoridad educativa frente a ese fenómeno nacional ni voluntad del gobierno de poner a profesionales y gente con sensibilidad y compromiso al frente de una dependencia como la SEP, NUNCA se va a resolver.
En vez de haber comparecido, Chuayffet debió renunciar para dar paso a alguien que concilie y genere un ambiente distinto para entrarle a la solución de los problemas reales, y no seguir generando pleitos como gallito de pelea saliendo en las fotografías como cualquier ave entrenada en algún corral.
Desde hace mucho se plantearon diversas medidas. ¿Por qué no han funcionado? Se hicieron propuestas del programa para elevar el compromiso social de elevar la calidad de la educación y no resultó. Se colocó la calidad en el centro del asunto, pero hoy se pide despedir a los maestros por faltar tres días consecutivos.
No se ha podido ¿Y sabe por qué? Porque los encargados de levantar las actas de abandono participan con los maestros. La estructura administrativa viene con ellos, y no hay quien las levante, por lo que no existe testimonio sobre su asistencia o no a las escuelas.
Cuando la revuelta ocurre en el DF se podrían levantar actas de abandono, pero no había quien lo haga porque están involucrados directores, supervisores, jefes de sector, etc., tal y como ocurre en los Estados.
La verdad es que no se puede encontrar solución de fondo al problema lanzando retos y amenazas. Lo que se requiere es resolver de fondo y con claridad.
¿Para qué se quiere evaluar? ¿Cómo corregir las debilidades que surjan de la evaluación? ¿Cómo fortalecer al magisterio y reivindicar su función? Y ¿Cómo fortalecer la escuela pública para servir a los retos y necesidades que demanda la sociedad?
Pero además, con todo, seis de cada 10 aspirantes a convertirse a profesores en México no son aptos para enseñar; siete de cada 10 jóvenes leen un texto sin comprenderlo; siete de cada 10 realizan operaciones matemáticas que no saben aplicar en la vida cotidiana; y uno de cada 10 alumnos con el mejor aprovechamiento en México, no supera el 10% con el peor de Canadá.
En efecto, nuestro sistema educativo le apostó más a la cantidad que a la calidad educativa, y se comprueba exactamente lo mismo.
La evaluación era uno de los pocos datos positivos de una reforma educativa que, en realidad, era una reforma laboral que pretendía controlar al Sindicato de la Educación y sus agremiados; pretendía controlar a los maestros y probablemente a organismos como la CNTE, cuya relación con el gobierno no ha quedado muy clara.
¿Es culpa o no del Subsecretario de Gobernación que continúen las manifestaciones “poco amigables” de la CNTE?
En realidad, lo que debe estar en discusión es la evaluación y cómo debe ser un sistema de evaluación. Creemos que transparente, democrático, basado en el mérito, sin tintes políticos, que evalúe las capacidades y no se base en compadrazgos o la presión de unos cuántos.
De poco o nada ha servido la reforma educativa, excepto para que unas mafias suplan a otras, y hoy vemos un Secretario de Educación, dicen los que lo conocen, muy diferente o muy extraño en su ordinario proceder, sobre todo cuando dijo con mucha firmeza que habría evaluación llueva, truene o relampaguee.
Fue una firmeza tal, que debió tener hace algunas semanas, cuando de un plumazo violentó la Constitución y el dicho del presidente Peña Nieto, al señalar que quien dudara que la evaluación ofendía a éste. Él fue el primero en hacerlo.
No queda claro si este gobierno quiere o no la evaluación, aunque de uno u otro modo habrá que garantizar que sea verdaderamente democrática y que no la utilicen en su beneficio Chuayffet o Peña Nieto, ni los gobernadores, sindicatos o mafias de maestros.
Que los méritos de los maestros independientes sean lo único que sirva para esa evaluación, ya que mientras el Secretario envía mensajes de firmeza, la realidad es que los maestros independientes son presionados, movidos de sus escuelas o mandados a sentarse a oficinas sólo por la presión política de no pertenecer a un grupo u otro.
Chuayffet se lavó las manos en relación con al pago que, dijo, hicieron los gobernadores a los maestros que no cumplieron su responsabilidad, aunque no respondió cómo están aplicando los gobernadores esta evaluación ni los pasos de la SEP para mejorar la educación en México.
No se trataba de echar culpas o de “galladas”, sino de la educación de los niños, y con la educación y el interés superior de éstos no se debe lucrar, ni electoralmente.
         Si como “primer funcionario” de la educación conoce realmente el significado de la palabra “dignidad”, ¡Chuayffet debe renunciar!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco residente de Chetumal, Quintana Roo, con más de 38 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 
luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad