Ir al contenido principal
“Chamaqueo” de SEP a maestros


                                      Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Bien dicen que en política lo que parece es, y que no hay casualidades, sino causalidades.
La suspensión indefinida de la evaluación magisterial, anunciada el 29 de mayo en escueto comunicado de la SEP, fue mera estrategia electoral para convocar a los maestros disidentes a la reforma educativa para que votaran por el PRI y los aliados de éste, pero ahora vemos cómo se le desploma a Emilio Chuayffet, quien comparecerá este martes al mediodía ante el Congreso.
En efecto, apenas un día después de la jornada electoral, y de un sólo “plumazo”, la Secretaría de Educación decidió que siempre sí se realizarían esas evaluaciones, previstas para casi 400 mil profesores, a los que se “chamaqueó” con que ya no serían calificados, y al final les tomó el pelo.
La decisión de no evaluar, a cargo del titular de la SEP, era contraria al interés superior de la niñez por no garantizar una educación de calidad, un derecho que consagran la Constitución y distintos tratados internaciones, además de una invasión a la competencia del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, cuya autonomía se vulneró flagrantemente.
Es tal el grado de cinismo y descaro del gobierno de Peña Nieto en torcer la ley, que este frenesí fue propicio de alguien incluso teóricamente más severo en la práctica que el legislador ateniense Dracón, tras que Chuayffet dijera con voz engolada que ofenden al presidente quienes están contra la evaluación
Pareciera decir “que nadie toque a su alteza copetísima”, aunque debe recordar que él es un ministro de Educación, que ocupa el escritorio de José Vasconcelos y que en esa silla se sentaba Jaime Torres Bodet.
El Rabí de Galilea enseñó que los ministros vinieron a la tierra a administrar, es decir, a servir, no a servirse. Ya pasaron los tiempos en que los secretarios se decían, o los funcionarios de la vida pública y privada hacían profesión de fe como soldados del presidente.
Nadie se atreve a negar la desmoralización y decadencia del sistema educativo mexicano ante la ausencia de estadistas que lo conciban no sólo como derecho, sino como instrumento para la convivencia social armónica, el desarrollo económico globalizado, el enriquecimiento cultural de la población y la estabilidad política de la nación, más allá de un instrumento de jaloneo y negociación política a cambio de intereses político-electorales.
Así como es inaplazable la comparecencia de Chuayffet ante el Congreso, también lo es la de los consejeros de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Evaluación para rendir cuentan sobre un tema tan importante como la evaluación educativa.
En esta administración es norma que el cumplimiento de la ley aliente a quienes detentan el poder para constituirse en déspotas que sustituyen el imperio de la ley por la incontrarrestable voluntad.
En este sentido, es necesaria una gran cruzada por la educación y la cultura del país, ya que éstas no crecerán si la educación de niños y jóvenes sigue sin rumbo claro, y el secretario de Educación, como la “Chimoltrufia”, un día dice una cosa, y otro día otra.
Necesitamos un Secretario que mida resultados e instrumente planes y programas de educación claros, tales que respondan a las carencias de los educandos y a los tiempos que vivimos.
México requiere de un académico que ocupe dignamente ese escritorio de Vasconcelos y, preocupado por la educación y cultura, empiece a encaminar al sistema educativo hacia una auténtica sociedad de conocimiento, capaz de enfrentar los retos y desafíos que plantean el mundo moderno y nuestro tiempo.
Todo el año pasado, cuando senadores y diputados discutían las reformas estructurales, tema recurrente en los debates era la implementación de controles democráticos cada vez más exigentes y acuciosos entre los poderes Legislativo y Ejecutivo.
Dichos controles se referían a pedir que los funcionarios estuvieran presentes y comparecieran sobre sus funciones, acciones y omisiones ante el Pleno del Congreso, pero existe una cultura muy arraigada en el sentido de proteger al partido en el poder, evitar tocar a los funcionarios y jamás exponerlos al escrutinio de los legisladores.
¿De dónde nace ese miedo, temor, necesidad de seguir escondiendo a los funcionarios y sus ideas, y dejarlos sólo en el espacio de los medios de comunicación a rendir cuentas y no en las Cámaras? De la simbiosis entre las bancadas del partido en el poder y el Ejecutivo Federal, que no abona al desarrollo democrático del país.
Curiosamente, Chuayffet se negaba a comparecer. Curioso, porque hablamos de la evaluación de profesores, pero el funcionario no quería ser evaluado, mientras el de Gobernación dice que ahora sí se hará, pero él no quiere someterse a la evaluación del Legislativo ¿A qué le temen?
Quizá sepan de antemano que están reprobados, que no pasarían la evaluación de un Congreso plural listo para hacerle las preguntas que quiere la sociedad. Quizá, lo que sabe el Secretario es que a pesar de saber las preguntas que le harán, no está en condiciones de responderlas.
Están pasando cosas muy curiosas. Por ejemplo la semana anterior el periódico La Jornada publicó a ocho columnas pronósticos meteorológicos, en el sentido de que llueve o truene, como dijo Chuayffet sobre la evaluación. Muy difícil de creer en una verdadera disposición y voluntad política.
¿Cómo pronosticar el comportamiento de un político? ¿Cómo predecir un comportamiento? Observando el comportamiento pasado sentimos una altísima decepción de sus responsabilidades constitucionales.
Dice que no habrá evaluación, después que siempre sí, y luego sale a hacer el pronóstico de lluvias, huracanes y tormentas. Eso es lo único que hemos estamos escuchando: Pronósticos meteorológicos.
Si supiera Usted lo que hay que hacer para que un Secretario acuda al Congreso, contra lo que, por ejemplo, ocurre en las sesiones de control en el Parlamento Español, donde los representantes del Ejecutivo acuden prestos a rendir cuentas sobre diferentes temas.
En México, por el contrario, habría que preguntarse ¿A qué le temen? ¿A los controles democráticos? ¿Entonces dónde está su vocación y su compromiso por la democracia?
Sobre la comparecencia de Chuayffet, la verdad es que sólo vale la pena para que el hombre que le encargó una de las transformaciones más profundas del país, explique por qué lo echó todo a perder.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco residente de Chetumal, Quintana Roo, con más de 38 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                                 luancaba.qroo@gmail.com                 
http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                @legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad