Ir al contenido principal
En primera fila
                “Guante blanco” contra EPN
                                      Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Polémico por su contenido y por la persona ante quien se dirigió, el presidente Enrique Peña Nieto, un  mensaje del senador del PRD Zoé Robledo Aburto durante la sesión solemne del Senado del lunes último ha sido uno de los más comentados en los últimos días.
En contraste, no existió ninguna represalia como con una socióloga de la UNAM (Erika Barrón), expulsada el miércoles de una reunión del Consejo Nacional Agropecuario por decirle al mandatario en un escrito pedir perdón por el caso de Ayotzinapa y los 43 normalistas desaparecidos en septiembre.
El mensaje de Robledo Aburto, a quien presentó su correligionario Miguel Barbosa Huerta como representante de la Cámara de Senadores, fue con ocasión de la entrega de la medalla “Belisario Domínguez” al escritor chiapaneco Eraclio Zepeda Ramos, “Don Laco”.
Imagínese el escándalo y trascendencia del caso, pues entre los asistentes también se incluían el Ministro Alberto Pérez Dayán, representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el diputado Tomás Torres Mercado, vicepresidente de la Cámara de Diputados; el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello; el jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera; y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
Ovacionado pese al controvertido texto, Robledo Aburto recordó que en 1956, el Senado entregó la Medalla al “Doctor Atl”, seudónimo del destacado paisajista jalisciense Gerardo Murillo Cornado, y desde entonces no se le había entregado a un mexicano, en esta ocasión con un sobrenombre más conocido que el nombre.
Con un texto bastante prolongado, la versión textual del menaje expresa que Eraclio es “Laco” y que así le dicen sus abundantes amigos “y sus lectores que muchas veces terminan convirtiéndose en nuevos amigos. Incluso, se ha llegado a pensar que Eraclio es sólo un invento de Laco.
“Como el personaje Juan Rodríguez Benzulul, el nombre de Laco ha cobrado fuerza literaria y autoridad moral. Los nombres, según este magistral cuentista y cuentero, son importantes, por eso Laco pesa tanto como Eraclio. Para hablar de Laco, Zepeda decidió acudir a diversos amigos y colegas de él para que fueran ellos quienes hablaran de su persona.
“De Laco, dice Octavio Paz: La primera y única vez que vi a Eraclio Zepeda me pareció una montaña. Si se reía la casa temblaba, si se quedaba quieto veía nueves sobre su cabeza, es la quietud, no la inmovilidad un signo fuerte. La tierra áspera que esconde tesoros y dragones, el lugar donde viven los muertos y los vivos guerrean.
“De Laco, dice Juan Rulfo: Quien lee a Eraclio Zepeda siente la ternura que él lleva en su corazón, un hombre que expresa ternura, que sabe desarrollar y desenvolver, y sobre todo expresar la ternura tiene que crear ternura.
“De Laco, dice Rosario Castellanos: En su literatura hay una conciencia vigilante que no quiere quedarse las meras imágenes de las cosas, que quiere tocar raíces, que quiere tocar su testimonio en el sitio que le corresponde dentro del conjunto de datos, que sobre Chiapas se han ido reuniendo.
“De Laco, dice Emmanuel Carballo: Es un joven, bueno, lo dijo en 1961, es un joven que ve con amor y solidaridad los problemas humanos, sus cuentos, además de arte, son documentos.
“De Laco, dice el argentino Mempo Giardinelli: Sus cuentos hay que leerlos de pie.
“De Laco, dice el peruano Bryce Echenique: Eraclio Zepeda, el mejor cuenta cuentos, el más grande y generoso narrador oral que hay en el mundo, y de ellos, de los narradores orales, es el reino de los cielos.
“De Laco Zepeda, dice Vicente Quirarte: Cuando se lo ha exigido México ha ocupado cargos de responsabilidad pública y ha enfrentado esperezas de quienes no recuerdan con la frecuencia y con la intensidad de vidas una frase lapidaria de José Martí: Quienes no tienen el valor de sacrificarse han de tener al menos el pudor de callarse frente a los que se sacrifican.
“De Laco, dice Federico Reyes Heroles: Como mexicano qué orgullo que Eraclio Zepeda, el poeta, el cuentero, el cuentista, el antropólogo, el historiador, el hombre de compromisos reciba el merecido honor, de la presea de su paisano Belisario Domínguez. Don Belisario estaría muy contento.
“Y estamos muy contentos, porque Eraclio le añade bondad a sus ideas. Él es un hombre que convence sin agredir, y convence desde las más diversas trincheras. Bien decía Eraclio Zepeda, que lo único que le faltó en la vida fue ser sacerdote y cosmonauta, y que lo segundo le sería imposible porque él no podría estar lejos de la raza humana.
“A los diez años de edad dirige en Tuxtla el periódico Alma Infantil, y es el único periodista del Estado que consigue una entrevista, y también un beso de la actriz Amanda del Llano.
“A los 20 años escribe Benzulul un libro de cuentos que nació siendo un clásico de su género. A esa edad viaja a Cuba para impartir clases, y estando ahí lo sorprende la Invasión de Bahía de Cochinos. Eraclio se enlista como miliciano y toma parte en el combate, es un privilegiado testigo del momento en el que un tanque cubano lanza un cañonazo sobre el barco de los contrarrevolucionarios.
         “El cañón del tanque era operado por Fidel Castro. El que manejaba el tanque, nos cuenta Eraclio Zepeda, era un taxista de La Habana. Forma parte, junto con Juan Bañuelos, Oscar Oliva, Jaime Augusto Shelley y Jaime Labastida de un grupo poético fresco, lleno de intuiciones, de crudeza y de compromisos, La Espiga Amotinada.
         “Es profesor de español en China, es corresponsal de Prensa en Moscú, amigo y colega de Pablo Neruda. Regresa a México e integra la Dirección Colectiva de la Revista Cambio, junto con Juan Rulfo, Julio Cortázar y José Revueltas. A los 50 años de edad es el único mexicano que se ha convertido dos veces en Pancho Villa para el cine Reed: México Insurgente, y para la película Campanas rojas.
“A los 60 fue Director de radio UNAM y Embajador de México ante la UNESCO; y a los 70 años acude a un nueva trinchera, una trinchera, que es la novela, destino que ya le había sido advertido de joven a él por Alfonso Reyes, y cuya recomendación no puedo repetir en esta tribuna.
“El escrito chiapaneco es un referente como militante de la Izquierda Mexicana, y lo es como legislador, lo es como tribuno, lo es como funcionario y como candidato a la Presidencia. Milita en el partido comunista, funda el Partido Socialista Unificado de México, por ese partido es electo diputado, y con Heberto Castillo da vida al Partido Mexicano Socialista, y apoya la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas. Es fundador y militante del Partido de la Revolución Democrática.
“Laco Zepeda no se ha dedicado a pontificar, ha estado en los tiempos y en las circunstancias de desafío con la entereza y con la buena calidad ética, que es el rasgo característico de todos aquellos que empatan su nombre con el de Belisario Domínguez.
“Ha sido coherente en su apuesta por una izquierda crítica, una izquierda pensante, y sobre todo, una izquierda democrática.
“En él no hay ningún fundamentalismo ni ninguna actitud acomodaticia; es un militante ejemplar y un amigo de la diversidad en las militancias políticas, un poeta, como lo  dijo alguna vez Octavio Paz: ‘…No puede comportarse de otra manera…’.
“Eraclio Zepeda es un prodigio de la charla, y es un gran dialogador. Cree en el diálogo y lo practica de manera transparente y vertical.
“Hace veinte años cuando Chiapas tuvo el desafío de ser la casa de todos o no serlo de nadie, Eraclio Zepeda puso sus sabidurías y sus saberes al servicio de la paz de su tierra.
“Eraclio Zepeda sólo tuvo que seguir el ejemplo de Belisario Domínguez como un hombre  de palabras libres.
“En la obra de laco Zepeda hay un personaje que puede servirnos para reflexionar en torno a las circunstancias actuales de la nación. Se trata de Pacífico Muñoz, don chico, que es el protagonista de una de sus historias; don chico que vuela.
“Don chico era un hombre sencillo y obstinado que se molestaba ante las dificultades para visitar pueblos lejanos. La patria de don chico era una de montañas escarpadas, de ríos traicioneros y de caminos muy angostos. Por eso, don chico pensaba que caminar era inútil, el ir a caballo era simplemente una tontería; lo indispensable en esas tierras, era volar.
“La idea del vuelo se le fue arraigando en la cabeza como un sombrero de ensueños, hasta que un día con la firmeza que da el total convencimiento anunció: ‘…Señoras y señores: Voy a volar…’  Y puso manos a la obra.
“Tras intensas reflexiones y cálculos matemáticos construyó sus alas de carrizo y de palma, cuando quedó todo listo, el navegante hizo saber que volaría al cielo.
“El problema fue que al saber que don chico iría al cielo, comenzaron a hacerle muchos encargos, le pidieron que llevara queso, que llevara trago, que llevara café a los difuntos.
“Rápidamente fue creciendo el volumen de dulces, de tostadas, de sandías, bueno, hasta algún animalito; después de todo, la mayor parte de los amigos, y de los vecinos de don chico tenían por ahí algún alma que se había quedado con el antojo.
“Entonces, llegó el gran día, y don chico subió al campanario de la iglesia para emprender el vuelo; pero la carga excesiva lo evitó, el hombre volador se desplomó, y la tragedia se consumó de inmediato.
“Alguien, de entre los mirones  pronunció una frase misteriosa y lapidaria, lo mató el sobrepeso, si no fuera por los encarguitos, don chico, vuela.  Hasta aquí laco Zepeda”.
         La controversia surge cuando opina que surge una interrogante, no hay una similitud entre nuestro país y don chico, ya que México varias veces ha querido levantarse y volar, pero ha habido mucho sobrepeso, sobrepeso como las instituciones extractivas que han arraigado un estado permanente de desigualdades totales: desigualdad en la concentración de la riqueza; en la distribución del ingreso; ante la ley; en la calidad de los servicios y el ejercicio de los derechos políticos.
Agregó que otro de esos “encarguitos” ante los ojos de la sociedad, uno muy pesado, es nuestra clase política que, como las sandías y quesos en la historia de laco, no nos ha permitido emprender un vuelo histórico digno de nuestra nación.
“Nuestra clase política es la que incluye los integrantes de los tres Poderes, que pocas veces ha estado a la altura por diferentes circunstancias. Nuestra clase política que ha ido acumulando intereses, que, como los dulces y frutas de don chico, constituyen una carga pesada que es necesario y urgente eliminar”.
Hoy, hay una crisis de credibilidad que parece abonar esta propuesta: Que se vayan todos, apuntó.
No obstante, dijo no compartir esa propuesta y ser un convencido de la dinámica creadora de la política, “pero ésta para echarse a andar debe de partir de una autocrítica honesta y rigurosa para remontar las dificultades, el único camino es la política, pero una política como la entendida por don Belisario Domínguez, la práctica cívica por excelencia”, opinó.
         “Por eso, empecemos ya, Más democracia para resolver los problemas de la democracia; una democracia realmente participativa y ciudadana como el mayor contrapeso al abuso de poder.
“Empecemos ya, porque no puede haber democracia sin partidos; pero no puede haber partidos sin confianza ciudadana, y sin representación efectiva.
“Empecemos ya saneando  los mecanismos de acceso al poder para que no se haga política con dinero ni dinero con la política.
“Empecemos ya con funcionarios públicos sensibles, humildes, convencidos de su responsabilidad y de su deber en la rendición de cuentas.
“Empecemos ya entendiendo que el poder no es patrimonio personal de los políticos ni licencia de impunidad ni patente de privilegios. Es hora de ponerle fin al fuero, empecemos en nuestra casa, empecemos por los legisladores.
“Empecemos ya, entendiendo que sin transparencia no hay democracia, asumamos tres compromisos, tres compromisos en los tres Poderes y los tres niveles de gobierno: declaración patrimonial en la  inversión pública; declaración de impuestos de los últimos cinco años; y declaración de intereses, empecemos ya.
“Si no lo  hacemos, si no lo hacemos, abrimos”, concluyó.
         Fue un duro señalamiento con el índice de fuego para Peña Nieto, una cachetada con “guante blanco”. Quizá por ello no fue expulsado a rastras por el Estado Mayor Presidencial como a Erika Barrón.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            
luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad
Infierno de mujeres… ¡paraíso de juzgadores!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Las renombradas reformas al Poder Judicial, donde jueces, magistrados y ministros son los principales cuestionados, en estos tiempos de mujeres, que hace 69 años votaron por primera vez, el reclamo popular es que la justicia está muy lejos de la gente, y existe un reproche constante y permanente, donde, tan sólo en el ámbito penal, ¡el 40% de los reclusos de los centros penitenciarios! carecen de sentencia. Acorde con el tema, lo más grave es que, en la mayoría de los casos, las afectadas son mujeres, la mitad de las cuales, por si fuera poco, tampoco tiene sentencia, y tres de cada 10 de ellas han esperado más de dos años una resolución, sin olvidar casos en los que llevan más de 15 años. Lo cierto es que tan sólo el 4% de las investigaciones de las Fiscalías federales o estatales avanza en los tribunales que, para todo, les