Ir al contenido principal
¡Mintió Peña Nieto a México!


                                     Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*
Durante la creación del mundo, Dios instruyó a San Pedro dotar de riquezas a cada país, aunque al tocarle el turno a México le benefició con un sinnúmero de recursos, entre ellos pesqueros, plata y petróleo, a lo que San Pedro preguntó si no eran demasiados para México, a lo que El Señor dijo que SI, pero aclaró: “Ah, pero también le daremos un PRI”.
La novelesca ironía pareciera concretarse hoy, cuando, pese a sus innumerables recursos, entre ellos los hidrocarburos, México atraviesa por una de las peores crisis de su historia y ésta tiende a agravarse y prolongarse, conforme advirtió el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, al anunciar que “debemos prepararnos para escenarios (más) desagradables”.
   En efecto, al cumplirse el miércoles último 77 años de la expropiación petrolera, que recuperó para la nación la propiedad y control de la riqueza en hidrocarburos e inició la edificación de Petróleos Mexicanos, como institución esencial para el aprovechamiento del petróleo y el gas, el 18 de marzo ocurre al momento que el gobierno federal se apresta a entregar la explotación de los hidrocarburos a empresas privadas.
El presidente priísta Peña Nieto por fin realizará lo que por más de 70 años añoraron las empresas extranjeras expropiadas: Recuperar para su lucro los yacimientos de los mexicanos.
Se trata de las mismas empresas por cuyos malos resultados expropió el presidente Lázaro Cárdenas, pero regresan porque Peña Nieto les ofrece casi como regalo la explotación de las áreas que por décadas desarrolló PEMEX y que les asegura una elevada rentabilidad, pese a la disminución de los precios internacionales.
Sin embargo, a un año de promulgada la reforma, las circunstancias del país y de la industria petrolera, han cambiado radicalmente, ya que desde la segunda mitad de 2014, el mercado internacional experimenta una severa caída de sus precios, arrastrando la estabilidad económica de los exportadores, entre ellos México.
En junio pasado la mezcla mexicano se vendió en 100 dólares el barril, pero inmediatamente comenzó a descender hasta llegar a 39 dólares en enero de este año, lo que parece indicar que estamos frente a un cambio de tendencia en el mercado, con niveles de precios inferiores a 35 o 40%.
El drástico debilitamiento de la rentabilidad, no sólo reduce el atractivo de la privatización de nuestro petróleo, sino también la capacidad del gobierno a negociar ante las empresas que considero idóneas para su nuevo desarrollo.
Se supone que en tiempos de precios bajos, la virtud de los directivos de las empresas privadas es resarcir las utilidades de sus accionistas a expensas de las rentas fiscales de los Estados, y se engaña quien piensa que la coyuntura actual será pasajera y que nada tiene que ver con un proceso de largo plazo como la reforma energética.
Empero, la contratación de empresas internacionales para explotar los hidrocarburos mexicanos tendrá implicaciones, al menos para las próximas tres décadas, y coloca al gobierno mexicano en una disyuntiva con consecuencias de altísimo riesgo para el presente y futuro del país.
Con la tramposa Ronda Cero, el gobierno pensó equivocadamente que PEMEX podría sostener su nivel de producción y flujo estable de aportaciones fiscales durante los años siguientes, con tiempo para que los nuevos operadores incorporaran y se hicieran cargo del desarrollo de la industria con la incorporación de 500 mil barriles diarios, y el país pudiera producir más de 3 millones hacia el 2018.
Sin embargo, esto no ocurre y el país está a las puertas de una severa crisis económica de alto impacto.
Vera Usted. Se diseñó una ruta crítica para la Ronda Uno, de manera que de manera inmediata hiciera migrar los nuevos contratos de producción compartida, contratos de servicios que había asignado PEMEX en campos marginales, integrando asociaciones con empresas particulares, y se anunció que licitarían 169 bloques de todo el país, sobre un total de 28 mil 500 kilómetros cuadrados.
Para Plegado Perdido serían 11 bloques, lutitas (8), Chicontepec (89), aguas profundas sur (17), y terrestres y aguas someras del Golfo de Campeche (44), lo que desencadenaría una inversión de 8 mil 500 millones de dólares anuales en un proyecto tan ambicioso y rápido, sin precedentes en el mundo.
No obstante, la caída de los precios modificó la expectativa, porque, además se descubrió que las petroleras internacionales mantienen un nivel de endeudamiento extraordinario que limita sus planes de inversión en un escenario de precios menores.
Hasta hoy se han publicado dos convocatorias, una para licitar 14 bloques en costas de Veracruz, Tabasco y Campeche, para 4 mil 200 kilómetros, con una inversión requerida de mil 500 millones de dólares, muy lejos del estimado en la promoción de las “bondades” de la reforma.
En la segunda, se licitan nueve áreas en cinco contratos en la misma región anterior, con una extensión de 280.9 kilómetros cuadrados. Parte de la oferta, el campo Amoca, se ubica prácticamente en la playa tabasqueña, a un kilómetro de Villa Sánchez Magallanes ¿Y no que sólo se explotaría lo que PEMEX no podría? ¿Y no que sólo sería para aguas profundas?
La segunda convocatoria incluye reservas probadas que, junto con las probables y posibles, significan mil 169 millones de barriles, son recursos que PEMEX descubrió y donde el país ha invertido un mundo de dinero, y hoy simplemente pasará a manos de particulares.
Durante la discusión de la reforma, el gobierno sostuvo que no se trataba de hacer a un lado a PEMEX, y que los particulares participarían donde no tuviera experiencia por la complejidad de yacimientos, pero engañó a todo mundo porque dará a empresas privadas recursos ya desarrollados de una elevada rentabilidad y de la menor dificultad técnica.
Las áreas ofertadas están en medio de la región más productiva del país, donde se ubica el 80% de las reservas probadas, con abundantes trabajos prospectivos y un riesgo relativamente bajo para inversionistas, con costos similares a los de PEMEX: Menos de 16 dólares por barril en su producción, lo que permitirá obtener proyectos muy rentables.
Habrá que ver si en los contratos finales también se otorgan plazos mayores para el inicio de trabajos y estímulos fiscales adicionales, lo que integraría un generoso paquete que permitiría a los inversionistas adquirir derechos legales sobre recursos con altas probabilidades de aprovechamiento sin estar obligados a invertir de inmediato, sino hasta tener certidumbre.
Este probable arreglo, obliga a preguntarle al gobierno sus motivos REALES para negociar en condiciones evidentemente adversas para el país.
En efecto, Peña Nieto defendió la hipótesis de que la multiplicación de la extracción aumentaría los ingresos del país, aunque la proporción de la renta fuese menor, pero hoy que los precios han perdido el 30 o 40% de su valor, el esfuerzo de extracción para compensar la pérdida elimina la hipótesis
¿Cuál es el beneficio de los contratos de utilidad compartida que se ofrecen? México obtendrá menor proporción de la renta, con menor ingreso ¿Dónde está el negocio a largo plazo? Es difícil creer que la operación de PEMEX resulte menos lucrativa para la nación que la de un particular.
Es tan evidente la inconveniencia de negociar del gobierno mexicano, que en la reciente visita de Peña Nieto a Gran Bretaña -su principal objetivo era convencer a las empresas inglesas de participar en las licitaciones-, que los principales dirigentes coincidieron con la opinión de Occidental Petroleum Corporation, que calificó de “RIDICULOS” los contratos que ofrece México, en una maniobra por debilitar más la postura mexicana.
El calificativo de “ridículos”, recogido por la prensa internacional, y callado por la prensa mexicana, no amilanó al gobierno mexicano, ya que el Secretario de Hacienda cedió apresuradamente, en el sentido de que revisaría todas las condiciones económicas de los contratos.
La negociación es inconveniente, no sólo desde el punto de vista económico, sino también para la seguridad energética del país, pues desde años atrás se discuten las dificultades de PEMEX en compensar la acelerada declinación de sus principales yacimientos, como resultado de su ineficiente inversión, aunque, en lugar de apoyarla, se le busca vulnerar para que los inversionistas privados tomen su lugar.
Como fruto de la primera reforma, en 2008, se asignó contratos a particulares para producir yacimientos maduros de 11 bloques, y a la vuelta de cinco años existe una producción de apenas 49 mil barriles diarios. Otro tanto ocurrió con los contratos de servicios múltiples en la Cuenca de Burgos, lo que demuestra que los operadores privados no son la panacea que se ha publicitado… mientras se descuida la operación de PEMEX.
Al declinar la extracción nacional el gobierno debió aumentar recursos para revertir su tendencia, pues no sólo ha disminuido su producción total, sino que existe desequilibrio en su calidad.
Como siempre, se volvió a cometer el error de creer que es mejor incorporar bienes estratégicos que producirlos localmente: El recorte de 60 mil millones de pesos a PEMEX lo debilitará justo cuando debería ser fortalecida ante la competencia.
Su presupuesto de gasto programable original para 2015 era de 540 mil millones, que significaba un aumento del 3% y le permitiría actualizar su gasto respecto a la inflación, pero, tras el recorte y separar el gasto corriente de 28 a 30%, sólo contará con unos 344 mil millones, insuficiente para sus metas productivas.
Así, se arrincona a la empresa pública a reservas con 9 años de vida, cuando mucho, con una estructura industrial estancada en refinación, petroquímica y transporte.
Así, el proyecto de la expropiación, que aspiró a hacer convertirse en una de las principales palancas de la industrialización y desarrollo social de los mexicanos, terminará vendido en breve al mejor postor, sin ninguna ambición de integrar un verdadero proyecto de bienestar.
El gobierno y los partidos que apoyaron la reforma no hicieron un verdadero diagnóstico de la industria petrolera internacional, con lo que llevarán al país al fracaso y destrucción de instituciones que tanto costaron al pueblo mexicano.
A un año de la contrarreforma neoliberal de los hidrocarburos, las evidencias están presentes, pero pueden ser peores de no apelar a la cordura al gobierno federal para detener la licitación de las reservas y la entrega del patrimonio de los mexicanos a intereses extranjeros.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco residente de Chetumal, Quintana Roo, con más de 37 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.


luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                
@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Nuevo, sonado escándalo en la Fiscalía!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Mientras la gobernadora de Quintana Roo, la verde-morenista Mara Lezama, está más preocupada por la supuesta posibilidad de ser nombrada una de las últimas colaboradoras de la virtual nueva presidente de México como próxima Secretaria de Turismo, sus propios colaboradores siguen haciendo de las suyas, principalmente en la Fiscalía General del Estado.          No sabemos qué tanto esté involucrado el titular de la dependencia, Raciel López Salazar, no así el Fiscal del Distrito Zona Norte, Sergio Iván Cruz Ledezma, a quien el sábado acusaron desde el portal Noti-Ulin , de tener un  “Edén” y habla de una “red de corrupción y poliamor en la Fiscalía”, según sugestivo título que aparece en redes sociales.          Ignoramos si la propia Mara Lezama lo nombró o si sería “chanchullo” de Raciel López, como lo han sido sus demás
  Poder Judicial de Q. Roo, ¿Junto al narco?                                                                                Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO*          Publicado por el portal Cancún Al Desnudo, y reproducido, sin embargo, mucho después por Adolfo Conrique con el título de Justicia del bienestar, el caso de un abogado asesinado presuntamente por el crimen organizado de Quintana Roo, pone en duda el papel del Poder Judicial del Estado, sobre todo hoy que están en boga el análisis del proyecto nacional de reforma integral de ese Poder.          Ahora bien, el homicidio que nos atañe es el del abogado Daniel Castro Rendón, de 48 años de edad, quien pertenecía a la Defensoría Pública de Quintana Roo, era originario de Ayutla, Guerrero, y recién había perdido una apelación, por lo que el Cartel de “La Barredora”, con el que estaba al servicio, habría decidido su ejecución. Lo anterior habría puesto de manifiesto una aparente corrupción al interior de la dependencia “autónom
¡Lluvia... de millones de pesos en la SCJN!                                                                                  Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO* Mientras nosotros preocupados por el huracán “Beryl”, una lluvia de millones de pesos gozan los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y de ahí su “indignación” en que se reforme el Poder Judicial, según se puso de manifiesto el martes, con ocasión del tercer foro para la reforma que, bajo el título “Austeridad, fideicomisos y derecho laboral de los trabajadores”, se realizó en Toluca, Estado de México. Ante el presidente del Tribunal en el Estado de México -también del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de esa entidad-, a quien el senador Ricardo Monreal Ávila dijo :  “¡viva también la austeridad para usted!”, el tema de este foro tuvo que ver con la austeridad, fideicomisos y derechos de los trabajadores del Poder, posición jurídica y política. Según se explicó, los derechos laborales de los trabajad